Pretérito perfecto simple | Por Carlos Cotón

Del “Podemos” al “pudimos”. Del “Somos” al “fuimos”. Muy lejos quedan ya los inicios del año 2014. Muy lejos queda ya la precampaña de las elecciones europeas del año 2014, esas elecciones a las que por primera vez se presentaría Podemos como nuevo partido político del panorama democrático español.

Pleno “ciudadano ” en la Plaza de Cervantes
Asamblea ciudadana de Somos Alcalá en la Plaza de Cervantes. Foto de Pedro Enrique Andarelli

 

  • Carlos Cotón es miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Portavoz en Alcalá de Henares

 

Madrid 12-02-2017 Clausura Asamblea de Ciudadanos de Podemos Vistalegre II En la foto Pablo Iglesias Imagen Juan Manuel Prats

Hay que reconocerles algo. Podemos logró generar ilusión entre la sociedad. Ilusionó a muchos ciudadanos que vieron en la formación morada una nueva forma de hacer política, que vieron en Podemos un rayo de luz entre el histórico bipartidismo de PP y PSOE.

Habiendo pasado cuatro años, esa ilusión ya no existe, los ciudadanos se han desencantado con Podemos y con todo aquello que los de Pablo Iglesias vendieron un día.

Hoy, la imagen de Podemos es la de un partido populista, aliado de los nacionalistas e independentistas que quieren romper España y hasta son vistos como un partido antisistema, como la nueva Izquierda Unida de España.

Sus propuestas incumplibles, sus recetas populistas, sus apoyos a Gobiernos encabezados por partidos nacionalistas, su posición ambigua y amiga con los independentistas que han dado un golpe de Estado en Cataluña, han acabado con toda posibilidad de confianza por parte de los ciudadanos para ver en Podemos un verdadero partido de Gobierno distinto de PP y PSOE, como una verdadera alternativa política al bipartidismo.

Los concejales de Somos Alcalá, durante la campaña electoral. E. M.

Además, las marcas blancas de Podemos en el ámbito autonómico y municipal, también han ayudado a desgastar esa confianza de los ciudadanos que un día lograron conseguir. En Alcalá de Henares lo conocemos bien por la marca blanda de Podemos, por Somos Alcalá y por todo lo que han hecho, y también por lo que no han hecho, desde que en 2015 llegaron al Gobierno de la ciudad de la mano del PSOE y de una candidata repudiada por Izquierda Unida.

Somos Alcalá, tras las elecciones municipales que se celebraron en Alcalá de Henares en el año 2015, consiguió 18.081 votos, el 20’17% del total del voto emitido, lo que se tradujo en un total de 6 concejales que fueron claves para desterrar al Partido Popular del gobierno de la ciudad tras doce largos años y enviarlo a la oposición.

Como digo, ha pasado ya mucho tiempo desde aquellos momentos de ilusión y soplos de aire fresco. Hoy, de los seis concejales con los que cuenta Somos Alcalá, cinco están investigados, lo que anteriormente se conocía como “imputados”, por la justicia. Y no lo están por cualquier asunto o por cuestiones menores, sino que lo están por presuntos tratos de favor para con amigos de su partido político, por presunto clientelismo. En definitiva, por presunta corrupción.

La última noticia que ha salpicado a Somos Alcalá y que por tanto, ha dañado la imagen y el prestigio de nuestra ciudad, son los presuntos tratos de favor que desde la Concejalía de Vivienda, controlada por Somos Alcalá, se habrían tenido para con una asesora de la marca blanca de Podemos y que fue en las listas electorales con las que Somos Alcalá concurrió a las elecciones del año 2015.

Lejos de actuar como un partido que verdaderamente venía a cambiar las formas en política, Somos Alcalá ha decidido escudarse en el oscurantismo, ha decidido tomar el silencio como respuesta, incluso, ha decidido situarse detrás de los técnicos municipales para desprenderse de cualquier tipo de culpa o responsabilidad que se les pueda achacar a sus concejales. Esto no es nueva política. Esto no son nueva formas de hacer las cosas. Esto, sencilla y llanamente, es hacer lo mismo que se hacía antes pero con caras nuevas.

Y podrán usar esa retórica tan característica de todos los cargos públicos y dirigentes de Podemos, pero lo cierto y verdad es esta, los hechos. Y ante los hechos, no hay palabras que puedan alterar la realidad.

Además, internamente, parece que también se comportan como los llamados “viejos partidos”. Se purgan entre ellos y se castiga a los disidentes, es decir, la democracia interna brilla por su ausencia.

UPYD ha pedido la celebración de un Pleno extraordinario que tenga como único punto del orden del día, las explicaciones de los concejales de Somos Alcalá ante todas las informaciones que han ido apareciendo en los medios de comunicación. Creemos que es en el Pleno, allí donde reside la soberanía y la voluntad de todos los vecinos, donde los concejales a los que se les imputan y se les adjudican comportamientos nada decorosos a su cargo deben dar las explicaciones que demandan los alcalaínos. No en las redes sociales o en los artículos de opinión donde nada se puede replicar o preguntar, sino en el Pleno, en la casa de todos.

Me temo que va a ser muy difícil que Podemos, y en consecuencia sus marcas blancas autonómicas y municipalistas, recuperen la confianza y la ilusión en su proyecto que de verdad un día lograron generar entre la sociedad. Me temo que ya se han quitado la careta, se han descubierto y no hay posibilidad de volver atrás.

Más de lo mismo. De la ilusión a la desilusión y a la desconfianza. Presente, pero pretérito perfecto simple.

 

Carlos Cotón es miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Portavoz en Alcalá de Henares

publicidad
B-visiorama728x180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

1 Comentario

  1. De verdad con todo el respeto, no echemos la culpa a la clase política, mirémoslo por el lado contrario, si llega cualquier político o política y te dice, vótame que te prometo y te garantizo que a partir de ahora cuando yo esté en el gobierno, vas a empezar a ver todos los días los billetes de 500 euros.
    Y como te lo han prometido, te lanzas y le votas, y resulta que luego no ves en tu bolsillo ningún billete de 500 euros.
    ¿Quién tiene la culpa? Las personas que van y depositan su voto a favor de cualquier político o política.
    Así que no nos quejemos de la clase política, y sigan depositando su voto cuando a ellos y ellas se les antoje, porque seguro que ellos y ellas, si ven los billetes de 500 €.
    ¡¡¡NO HAY QUE VOTAR HAY, QUE BOTARLOS!!!

    Posdata.- Esperamos que los medios de comunicación sean imparciales y lo publiquen.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.