Sueños truncados: más de la mitad de los solicitantes para estudiar Formación Profesional en la Comunidad de Madrid se quedan sin plaza

En la Comunidad de Madrid, este curso 2022/23 la mayoría de los solicitantes de una plaza pública para cursar Formación Profesional se han quedado sin ella, siendo truncando su sueño de formarse y estudiar en aquella profesión que habían elegido. Estamos hablando de más de 30.000 personas, en su inmensa mayoría jóvenes que, cumpliendo los requisitos para estudiar Formación Profesional de Grado Medio o Grado Superior, se ven en la calle.

IES Mateo Alemán. Foto de Pedro Enrique Andarelli
  • Tener una educación pública de calidad y al alcance de todas las familias no entra en el obtuso, vacío y trilero concepto de libertad que esgrime el PP.
Foto de Pedro Enrique Andarelli

Quizá usted recuerde haber vivido los días previos a la publicación de las listas de admitidos para estudiar una carrera universitaria. O, tal vez, para cursar un ciclo de Grado Medio o Grado Superior. Esos días de nervios, con incluso alguna dificultad para conciliar el sueño, viviendo con cierto desasosiego e incertidumbre esa espera hasta conocer si hemos sido admitidos para cursar los estudios que hemos elegido. Es posible que usted no haya vivido esto en primera persona, pero puede que sí haya sido testigo de ello, siendo una hermana o un hijo quienes aguardaban con evidente ansiedad a conocer si aparecían en el listado de alumnos admitidos.

Pues bien, en la Comunidad de Madrid, este curso 2022/23 la mayoría de los solicitantes de una plaza pública para cursar Formación Profesional se han quedado sin ella, siendo truncando su sueño de formarse y estudiar en aquella profesión que habían elegido. Estamos hablando de más de 30.000 personas, en su inmensa mayoría jóvenes que, cumpliendo los requisitos para estudiar Formación Profesional de Grado Medio o Grado Superior, se ven en la calle, con sus planes de futuro patas arriba y, en muchos casos, con la educación privada como única opción para recibir la formación deseada.

Más de la mitad de los jóvenes madrileños que querían estudiar Grado Superior se han quedado sin plaza / Foto de CCOO

Según un estudio realizado por el sindicato CCOO, harían falta al menos 33.000 plazas de Grado Medio y Grado Superior de Formación Profesional en la Comunidad de Madrid; plazas presenciales y de educación a distancia. Nada apunta a que el PP tenga intención de cubrir esta necesidad.

La Comunidad de Madrid es la que menos invierte en educación por alumno. De esa falta de medios se desprenden múltiples necesidades no cubiertas, de las cuales salen económicamente beneficiadas las empresas privadas de educación.

Una de las principales reivindicaciones de los movimientos obreros y sociales durante el periodo previo al fin de la dictadura franquista era que los hijos e hijas de familias trabajadoras humildes tuvieran las mismas oportunidades de acceder a una educación profesional y/o universitaria. Esta igualdad de oportunidades es destruida si no existen plazas suficientes en lo público y si sólo aquellos que puedan pagárselo tienen acceso a determinada formación.

No dotar económicamente lo suficiente a la educación pública no sólo genera más beneficios en la educación privada, que también; además acrecienta las diferencias sociales en el momento en el que miles de esos alumnos se ven imposibilitados a formarse como quieren y merecen de cara al mundo laboral.

Ya no sólo se contenta el PP con gestionar mal, de forma premeditada, los procesos de construcción de centros educativos públicos, como ejemplo de ello es el IES Francisca de Pedraza de Alcalá de Henares. No le es suficiente con precarizar la educación mediante la falta de personal docente y escasez de medios. Van muchos pasos más allá, pues la Comunidad de Madrid está ejerciendo represión de clase al gestionar la educación pública de modo que miles de hijos e hijas de familias trabajadoras se ven sin plaza de Formación Profesional, expulsados de la educación reglada, desintegrando sus planes de futuro y robándoles su derecho a tener una formación adecuada para enfrentarse al mundo laboral en las mejores condiciones posibles.

Cuando decimos que desmantelan la educación pública hay mucha gente que no nos entiende. Hablen con alguno de esos más de 30.000 alumnos que se han quedado sin plaza de Formación Profesional en la Comunidad de Madrid. Pongan oídos a su decepción, tristeza, frustración, a esos momentos en los que, simplemente, la brújula que marca sus pasos ha dejado de señalar a ningún sitio y tienen que tomar decisiones desde la completa desorientación de quien ve cómo zarpa sin ellos un barco en el que tenían previsto viajar a su destino. Hablen con ellos y perciban su pena, su rabia o, quizá, el conformismo de a quien ya todo le da igual. Todo ello, precisamente todo ello, es la consecuencia que representa el desmantelamiento de la educación pública.

  • David Cobo García Portavoz Asamblea Izquierda Unida Alcalá de Henares  y concejal por UP-IU en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

1 Comentario

  1. El problema es que estos chicos, que podrían haber sido unos magníficos profesionales, se ven abocados a estudiar a disgusto el bachillerato sin vocación, en ocasiones sin aptitudes -ojo, me parece tan digna y respetable una opción como la otra, pero no todo el mundo sirve para cualquier cosa-, saturando las clases porque los políticos que nos ¿gobiernan? llevan años practicando una política cicatera de inversiones y profesorado y, al estar desmotivados, creando problemas de convivencia y disciplina que acaban afectando a todos.
    Pero es lo que tenemos, y disfruten de lo votado… al menos aquéllos gracias a los cuales padecemos ahora lo que estamos padeciendo.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.