Ecos del Pleno Municipal: ” Polémica por los sueldos políticos del ayuntamiento”

Lezcano acusa a Somos Alcalá de dar por "válida media jornada del Equipo de Gobierno, a 50.000 euros al año" y Somos Alcalá contesta a Ciudadanos que "no impedimos que se bajen el sueldo"

Grupo municipal Ciudadanos Alcalá de Henares
Grupo municipal de Ciudadanos frente al registro municipal en una imagen de archivo.

Entre otros asuntos del recién celebrado Pleno Municipal ordinario de octubre destaca la polémica por los sueldos políticos que el grupo municipal de Ciudadanos pretendía reducir a un máximo de 36.000 euros y que no encontró respaldo por el equipo de Gobierno que se mostró unido para votar contra la propuesta.

Ciudadanos se encontró antes del pleno con una enmienda parcial a su propuesta, en la que el Ejecutivo Local daba por buena la reducción salarial del 25% pactada en septiembre, aunque la moción ponía en un compromiso a Somos Alcalá, ya que Ciudadanos, como su portavoz reconoció en el Pleno, había copiado la propuesta de 36.600 euros del programa de Somos Alcalá.

Por su parte, la primer teniente de alcalde Olga García, de Somos Alcalá, rechazó la propuesta de Ciudadanos al dar por válidos los acuerdos de gobierno con el PSOE que fijaban las remuneraciones actualmente vigentes.

El Equipo de Gobierno presentó a su vez una enmienda a la propuesta de Ciudadanos en la que invitaba a la formación naranja a que se bajara el sueldo lo que estimara oportuno, igual que hicieron los concejales de Somos Alcalá, e instó “a valorar el actual régimen de asignación de dedicaciones exclusivas, con el fin de valorar si el mismo responde a la representación electoral obtenida por cada grupo político con representación municipal”.

Miguel Ángel Lezcano, portavoz de la formación naranja, argumentó que esta propuesta de rebaja de sueldos “no es ningún órdago” ni “ninguna trampa”, sino una manera de que haya una mayor partida para “fines sociales” en un ayuntamiento que “no sabemos si tendrá que subir impuestos” por “los incumplimientos del Plan de Ajuste”. Lezcano, incluso, llegó a asegurar que si se aprobaba la moción él sólo cobraría por asistencia a plenos y comisiones y pidió a Somos Alcalá que meditase qué pensarían sus bases si votaban en contra.

Desde el gobierno tripartito se consideraba esta iniciativa una manera de querer dividir al Ejecutivo y votó en contra, por lo que en definitiva los sueldos se quedarán como están.

“Guerra”  de notas de prensa : El comunicado de Ciudadanos

Tanto Ciudadanos primero como Somos Alcalá, se han enzarzado en una “guerra” de comunicados en los que se reprochan mutuamente la postura de cada grupo.

El portavoz C’s en el Ayto. de Alcalá critica “el consenso del tripartito, obviando programas electorales y consintiendo sueldos astronómicos”.

“Somos Alcalá, da por válida una media jornada del equipo de Gobierno, a 50.000 euros al año”. Así lo ha dicho el portavoz de Ciudadanos (C’s) en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, Miguel Ángel Lezcano, al finalizar el Pleno Ordinario del mes de Octubre celebrado en el Consistorio alcalaíno. Lezcano ha asegurado que “el engaño y la falta de transparencia exhibida por Somos Alcalá es lamentable” y ha añadido “incluso con la moción, en la que se ha copiado literalmente el texto de su programa, pidiendo la bajada global de sueldos a la corporación a la que también se han negado.”.

El portavoz de C’s ha manifestado “profundo desencanto e incomodidad con Somos Alcalá” y ha abogado “por evitar gastos excesivos que no sólo perjudican a las arcas municipales, sino que además las contaminan”.

Lezcano ha criticado que “se siga haciendo vieja política” y ha afirmado “que actuaciones como esta, manifiestan un claro escaparate para el populismo, en el que incluso contradicen a su líder nacional Pablo Iglesias”. Por eso, el portavoz de C’s ha anunciado que “aún así seguirá en el contexto del esfuerzo y el trabajo, manteniendo la política constructiva como lema para hacer ciudad” ha añadido.

Somos Alcalá contesta a Ciudadanos que “no impedimos que se bajen el sueldo”

Califican de “espectaculo miserable” el ofrecido por la oposición en el Pleno Ordinario y denuncian el uso de la desesperación de los contratados temporalmente por el PIL.

Ante distintas informaciones aparecidas en algunos medios de comunicación en las que se asevera erróneamente que en el Pleno Ordinario celebrado en la tarde de ayer nuestro grupo “impidió” la bajada de sueldos para todos los concejales, deseamos dejar meridianamente claro que ese enfoque informativo es rotundamente falso, tendencioso y no se corresponde, en absoluto, con la realidad.

Somos Alcalá ha mantenido, mantiene y mantendrá sus compromisos con la ciudadanía. De hecho, nuestra formación sigue siendo la única que ha rebajado sus percepciones salariales de forma lineal a todos los miembros que conforman el Grupo Municipal en el Ayuntamiento hasta los 36.600 euros brutos al año.

Y no sólo eso. Además, hemos garantizado el cumplimiento de los acuerdos alcanzados con el PSOE previos a los actos de investidura y composición del nuevo gobierno municipal que cifraban, además de nuestra asignación económica mencionada hasta la saciedad, una reducción de la masa salarial total de los cargos electos y asesores correspondiente a un 20% del presupuesto (que finalmente se elevaría hasta un 25%, lo que representa un ahorro a las arcas municipales de 900.000 euros con respecto del Presupuesto 2013 -prorrogado- y 550.000 euros con respecto de los salarios reales de 2014).

Resulta especialmente preocupante que desde el máximo órgano de representación municipal se intente confundir a la ciudadanía con sucias maniobras laberínticas dirigidas a convertir el Pleno en un circo en el que algunos grupos políticos de la oposición parecen entender que todo vale.

Este es el caso del Grupo Ciudadanos que puso de manifiesto su clara escasez de ideas y propuestas para Alcalá de Henares, ya que presentó una enmienda plagiada del programa electoral de Somos Alcalá aunque de modo torticero, cuya única pretensión, como quedó claro, era crear división en la coalición de gobierno. Más aún cuando desde nuestro grupo se brindó por escrito ante el público asistente y las cámaras que retransmitían en directo el pleno, la posibilidad de que todo aquel concejal que lo quisiera pudiera rebajarse el sueldo en la cantidad que considerase oportuna.

Las bravuconadas cuarteleras del Señor Lezcano quedaron desenmascaradas y su excitado interés por animar a rebajar todos los salarios de la corporación no fueron predicadas con el ejemplo, a pesar de su arrebatador alegato en el que llegó a ofrecer su trabajo gratis al Consistorio aunque, eso sí, guardándose en la manga la posibilidad de acogerse a su pensión como ex Guardia Civil.

Mención aparte merece el lamentable espectáculo planificado tanto por el Grupo Ciudadanos como por el Partido Popular. Ambas formaciones, al unísono y en repetida sincronía, no tuvieron ningún pudor en servirse de la desesperación de las personas que perdieron su trabajo tras ser contratados temporalmente en el marco del Programa de Inserción Laboral (PIL) en diciembre de 2014. La utilización miserable y repugnante de los sentimientos y necesidades de estas 193 personas, que en algún momento llegó a rozar la impostura melodramática por parte algún portavoz de la oposición, representa un ejercicio de indignidad e hipocresía difícil de digerir por la ciudadanía, que asistió perpleja a esta verdadera exhibición de desvergüenza política.

Ambas fuerzas políticas son plenamente conocedoras de las condiciones en las que el Partido Popular, dirigido por el exalcalde no electo e imputado por presuntos delitos económicos Javier Bello, había realizado esas contrataciones temporales y claramente electoralistas. Ambos grupos, perfectamente coordinados, saben que esos contratos tenían una duración máxima de 9 meses. Las dos formaciones son conscientes de que esos contratos dependían de una subvención de la Comunidad de Madrid, gobernada en aquel momento en solitario por el Partido Popular y actualmente con el apoyo de Ciudadanos.

Sin embargo, no tuvieron ningún pudor en manipular los sentimientos de ese grupo de personas pretendiendo erigirse en adalides de la defensa de sus puestos de trabajo, aún a sabiendas de que estos se habían planificado con fecha de finalización previamente establecida.

Pocas actuaciones resultan tan rechazables como la utilización política de la desesperación humana. Un ejercicio practicado hasta marcas record por estos dos partidos.

Y todo ello mientras ambas formaciones se abstenían en la votación de una propuesta de ILP impulsada por los sindicatos UGT y CC.OO, dirigida a establecer una prestación de ingresos mínimos en el ámbito de protección de la Seguridad Social. Y mientras votaban en contra de una propuesta del equipo de gobierno relativa a solicitar a la Comunidad de Madrid el desarrollo de un Plan de Empleo Garantizado, lo que da una idea certera de la doble moral practicada continuamente tanto por el Grupo Ciudadanos como por el Partido Popular.

publicidad
B-media-mark-black
B- Navidad-2017-MS
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir