Día Mundial del Trabajo | Por Laura Pérez

"Es importante celebrar este día. Valorar lo que otros hicieron por nosotros, por tener lo que hoy tenemos ...ya que seguramente sin esa lucha, hoy día nuestras condiciones laborales serían muy diferentes. Pero también es verdad que tenemos que desarrollar más nuestra capacidad de empatía con quien nos proporciona la posibilidad de trabajar y entender que además de exigir es necesario aportar con el mismo ardor".

 

De todos es sabido que el 1 de mayo se celebra el Día Mundial del Trabajo, pero pocas personas saben la historia que hay detrás de este día. Para ello nos tenemos que remontar al año 1886 en Estados Unidos.

En aquella época los trabajadores el único derecho que tenían era a no trabajar más de 18 horas seguidas, y cansados de esta situación decidieron unirse y luchar para conseguir una jornada laboral digna.

Por aquel entonces, el sindicato con más fuerza que había, decidió que a partir del 1 de mayo de 1886 la jornada laboral máxima sería de 8 horas diarias, y amenazó a la patronal con una huelga si no accedían a su petición. En algunos países esta amenaza funcionó, pero en otros no, por lo que decidieron comenzar esa huelga que se extendió tres días y se convirtió en una lucha sangrienta en la que murieron cinco personas. En honor a ellas se declaró este día, el 1 de mayo, como el Día Mundial del Trabajador.

Cualquier organismo se defiende de la agresión, está diseñado para el máximo bienestar y el ser humano no es menos pero, además, tiene capacidad de utilizar su mente, de saber lo que hace y porqué lo hace, de pedir argumentando y de insistir hasta llegar a una solución. Eso es lo que hicieron nuestros antecesores y lo que se celebra y reivindica.

El ser humano, por encima de cualquier otro organismo, sabe que el bienestar está en el equilibrio, que toda demanda ha de estar compensada por una contraprestación equivalente.

En general no trabajamos por diversión, sino por necesidad pero, el bienestar o malestar que tengamos en nuestro trabajo se prolongará bastante en el resto de nuestra vida, es por ello necesario no sólo “exigir” sino “disfrutar” y ese “estar bien”, como decimos, sólo se consigue en el equilibrio. El trabajo, como cualquier otra relación, sólo estará equilibrada si se juega en el campo del “ganar-ganar” y eso implica, por supuesto, exigir nuestros derechos pero, también, ser conscientes de nuestros deberes.

Es importante celebrar este día. Valorar lo que otros hicieron por nosotros, por tener lo que hoy tenemos …ya que seguramente sin esa lucha, hoy día nuestras condiciones laborales serían muy diferentes. Pero también es verdad que tenemos que desarrollar más nuestra capacidad de empatía con quien nos proporciona la posibilidad de trabajar y entender que además de exigir es necesario aportar con el mismo ardor.

Este día esta para disfrutarlo, para apreciar lo que poseemos, brindar por las personas que lo hicieron posible y para luchar contra las injusticias. Pero también es momento de hacer una pequeña reflexión y preguntarnos, ¿doy todo de mi en mi puesto de trabajo?, ¿hago todo lo posible por conseguir que mi empresa mejore o siga creciendo?¿existe equilibrio en ese dar y recibir?

Laura Pérez, Responsable de Comunicación de AB Minerva Psicólogos

 

 

publicidad
B-Quadernillos-muestrafotos
B-alcalaymas
B-AmigoDigital
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar