De banderas, banderolas, pancarta y símbolos institucionales | Por Javier Moreno de Miguel

Las banderas, pancartas y simbología del LGTBI constituyen la reivindicación de tan solo una parte de los ciudadanos, habiéndonos manifestado contrarios a su colocación y exhibición en espacios públicos que son de uso común y que representan una opción ideológica, excluyente y electoralista contraria a los principios de objetividad y neutralidad institucional de las Administraciones Públicas y al interés general.

Foto del ayuntamiento
  • Javier Moreno de Miguel Portavoz G.M. VOX Alcalá de Henares Vocal Comité Ejecutivo Provincial VOX Madrid.

El titular del Juzgado del Contencioso-administrativo nº 3 de Madrid ha dictado Auto denegando la medida cautelarísima interesada por la Asociación Abogados Cristianos para la retirada de la “pancarta” que figura en la fachada del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, de mucho mayor tamaño que las tres banderas juntas que figuran justo en la parte superior de dicha pancarta: la de la Comunidad de Madrid a la izquierda, la de España, en el centro, y la del Excmo. Ayuntamiento.

Al considerarla no bandera, sino “pancarta” permite que siga colocada en la fachada de la Corporación. Tendrá no obstante que entrar en el fondo del asunto y resolver en forma de Sentencia la demanda planteada por dicha Asociación.

Al margen de la interpretación que dicho Juez haya hecho de la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de 26 de mayo de 2020 que prohíbe la colocación de banderas no oficiales incluso ocasionales en el exterior de espacios públicos aun cuando no sustituyan a las banderas oficiales, no cabe sino acatar las decisiones judiciales.

En la línea de lo que nos recuerda el Tribunal Supremo en dicha Sentencia, recogiendo la reiterada doctrina del Tribunal Constitucional, a diferencia de los ciudadanos, las instituciones públicas no gozan del derecho fundamental a la libertad de expresión que proclama el art. 20 CE, concurriendo un deber de objetividad y neutralidad de todas las Administraciones Públicas, entre ellas, los Ayuntamientos.

Cabría preguntarse si la colocación de la bandera o pancarta del LGTBI colocada en la fachada del Ayuntamiento de nuestra ciudad representa a todos los alcalaínos y si es necesario su colocación cuando a muy pocos metros de distancia y, concretamente, en la torre de Santa María también hay colocada otra bandera o pancarta del LGTBI de enormes dimensiones que cubre toda la torre.

Cabría preguntarse también si es una práctica correcta imponer, como ha hecho el Ejecutivo socialista, la colocación de la bandera o pancarta del LGTBI que cubre el balcón del Ayuntamiento sin haberse pedido la opinión de todos los grupos políticos que representan a los ciudadanos de Alcalá.

Cabría preguntarse asimismo por los motivos por los que, a posteriori, ya colocada la pancarta o bandera, se convoca a los grupos políticos para que se adhieran a un manifiesto en defensa de la colocación de la misma en el balcón del Ayuntamiento cuando la decisión ya había sido tomada unilateralmente por el gobierno de Alcalá, manifiesto no apoyado lógicamente ni por el Partido Popular ni por VOX.

También cabe preguntarse por los motivos por los que se manipula o adultera unilateralmente el escudo oficial de Alcalá de Henares en el Twitter oficial del Ayuntamiento de Alcalá de Henares que nos representa a todos, y que aparece estos días con los colores del arcoiris y si esto es lícito.

Hemos manifestado reiteradamente nuestro respeto por la orientación sexual de cada cual y por el principio de igualdad del Art.14 de la CE que prohíbe toda discriminación por razón de sexo, pero lo cierto es que no hay ninguna necesidad de colocar en dichos espacios dos banderas del arcoíris de enormes dimensiones a pocos metros de distancia que no representan ni a todos ni a la mayoría de los alcalaínos.

Las banderas, pancartas y simbología del LGTBI constituyen la reivindicación de tan solo una parte de los ciudadanos, habiéndonos manifestado contrarios a su colocación y exhibición en espacios públicos que son de uso común y que representan una opción ideológica, excluyente y electoralista contraria a los principios de objetividad y neutralidad institucional de las Administraciones Públicas y al interés general.

No negamos que la banderas, pancartas o simbología LGTBI constituyan un símbolo para una parte de los ciudadanos, pero carecen de reconocimiento legal válido como símbolo oficial y, desde luego, no representan a la mayoría de los alcalaínos que no pertenecen a ese colectivo o no se alinean con esa opción, por lo que rechazamos su uso partidista desde una Institución, como es nuestro Ayuntamiento, que pertenece a todos los alcalaínos, sea en forma de bandera, banderola o pancarta, sin que tampoco pueda aplicarse la mayoría socialista para adulterar o manipular unilateralmente el escudo de Alcalá como ha hecho desde el Twitter oficial del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, porque  pertenece a todos.

La respetable condición sexual de cada cual, que tiene reflejo en todos los partidos políticos, debería quedar al margen de la toma de decisiones políticas y de espacios públicos y, en todo caso, no nos encontrarán participando en celebraciones políticas o ideológicas dirigidas por lobbies o colectivos de izquierda o extrema izquierda al servicio de una agenda ideológica que se pretende imponer y que se financia con dinero público.

 

 

 

 

 

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.