Los pensionistas y sus pensiones de “mierda”

En una de las más famosas novelas de García Márquez el personaje principal acaba pronosticando que comerán mierda si nadie se digna escribirle para comunicarle la concesión y cuantía de la paga que cree tener bien merecida como servidor de la patria. Una historia que podría haber servido como inspiración para esos dirigentes de UGT que han diseñado y lanzado la campaña de lazos marrones contra la subida “de mierda” aprobada por el Gobierno para la paga de los pensionistas en 2018.

 

  • Santiago López Legarda es un periodista alcalaino que ha ejercido en diferentes medios nacionales.

En una de las más famosas novelas de García Márquez el personaje principal acaba pronosticando que comerán mierda si nadie se digna escribirle para comunicarle la concesión y cuantía de la paga que cree tener bien merecida como servidor de la patria. Una historia que podría haber servido como inspiración para esos dirigentes de UGT que han diseñado y lanzado la campaña de lazos marrones contra la subida “de mierda” aprobada por el Gobierno para la paga de los pensionistas en 2018.

El lenguaje un poco montaraz elegido por los compañeros ugetistas se corresponde, según han explicado ellos mismos, con la indignación que crece entre los jubilados como un mar de fondo que acabará golpeando con furia a los culpables de esta afrenta. De hecho, la Coordinadora Estatal por la defensa del Sistema Público de Pensiones tiene convocada una gran movilización para el próximo 22 de febrero. Son cinco ejercicios ya – cómo pasa el tiempo – con subidas anuales del 0,25%. Así que es comprensible que uno pueda encontrar en el periódico cartas de alguno de estos indignados que vienen a decirle al señor Presidente del Gobierno que, puesto que la subida mensual no da ni para un café, puede meterse  por donde le quepa esa subida “de mierda”.

La indignación, o las indignaciones que se alimentan unas a otras, son como aquella poderosa palanca ( con su correspondiente punto de apoyo, claro) que reclamaba Arquímedes para mover el mundo. Pero debo reconocer que no comparto, al menos por ahora, esta indignación. Quizás se deba a que me emocionan más las grandes cifras de la macroeconomía que las pequeñas miserias que uno puede ver cuando pone al día la cartilla de ahorros en el cajero automático.

Pero antes de aportar alguna de esas grandes cifras, permítaseme exponer algunos ejemplos de otras subidas. Una cajera de un hipermercado a la que le suben el 1% y, en limpio, eso no le da ni para comprar las entradas del cine; un conductor de autobuses interurbanos que ve “crecer” su sueldo en menos de 15 euros al mes; un cirujano de la Seguridad Social que obtiene una subida – la prometida por Cristóbal Montoro – con la que no tiene ni para sacar a su chica a cenar una noche. Menudo mundo de mierda. Tal vez deberíamos llegar a la conclusión de que un mundo sin inflación – o con inflación muy baja – es el infierno y que el verdadero mundo divertido y emocionante está en Argentina, por ejemplo, donde los precios crecieron un 25% en 2017.

También en España hemos conocido períodos de inflación muy alta que estuvieron muy cerca de acabar en ruina total: recuerden los  Pactos de La Moncloa y la inflación de un 28% que habíamos sufrido el año anterior. Y quizás lo que nos pasa es que no hemos adaptado aún nuestras mentes a un contexto de estabilidad. Por eso tenemos que repetírnoslo una vez más: la estabilidad de precios es una bendición. Imaginen un mundo en el que los ahorros de toda una vida se deterioran a un ritmo del 25% anual. El turco Orhan Pamuk, Premio Nobel de Literatura, relata en una de sus novelas cómo sus compatriotas de Estambul  lo primero que hacían cada mes era acudir a una casa de cambios para obtener marcos alemanes en lugar de sus depauperadas liras. Por algo sería, puesto que no cabe poner en duda el patriotismo de los turcos.

Cinco años ya con el 0,25%, es cierto, pero mientras escribo estas líneas me tomo un té por el que me cobran prácticamente lo mismo que me cobraban  cuando empezaron a circular los billetes del euro. Entre diciembre de 2013 y diciembre de 2017 los precios han subido en España, según el Instituto Nacional de Estadística, un 1,6%. Y entre enero de 2014, primer ejercicio en que se aplicaron las subidas “de mierda”,  y enero de 2018, las pensiones han subido un 1,256%. No me parece que esa pérdida de poder adquisitivo, que podemos cifrar en unas 35 centésimas, sea para rasgarse las vestiduras. Y más si tenemos en cuenta que en los años peores de la crisis hubo pequeñas ganancias de poder adquisitivo, puesto que en algunos ejercicios el IPC tuvo una variación negativa.

Por otra parte, pese a las subidas “de mierda”, el gasto en pensiones sigue creciendo a tasas de nada menos que el 3% anual, según los datos facilitados por la Seguridad Social. Un incremento manejable cuando el PIB también crece por encima de esa cifra, pero piensen por un momento en qué pasa cuando la actividad económica se estanca o retrocede, como pasó a partir de 2008.

En conclusión, yo sugeriría a los líderes sindicales y políticos que se fijen menos en la cuantía absoluta de la subida y más en el contexto de estabilidad de precios que tenemos la fortuna de disfrutar. Mi impresión es que tenemos unas pensiones en consonancia con el país que tenemos, que desde luego no es un país de miseria, como atestiguan los 6,2 billones de riqueza financiera e inmobiliaria acumulada por las familias españolas, aunque esté tan desigualmente repartida.

 

Santiago López Legarda fue periodista de Radio Nacional de España

 

publicidad
B-Navidad2018
B-Quadernillos-Navidad2018
B-mas-octubre18
B-tuktuk-728×180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

1 Comentario

  1. Esto de las pensiones va en consonancia con lo que pasa con la Clase Política, solo que al revés, los pensionistas cada día somos más pobres, y los políticos cada día son más ricos.

    Es desesperante que a un jubilado que cobra 675 euros de pensión, le suban un 0,25%, o sea 1.68 euros al mes, o sea que el referido jubilado cobraría 676,68 al mes, y encima tienes que mantener a un hijo o hija que está en el paro.

    Claro como hoy afortunadamente la mayoría de las personas sabemos leer, pues resulta que nuestros políticos que cuando se acercan las elecciones solo se aprenden una frase que siempre dicen ‘vótame, vótame, que yo te solucionaré tus problemas.

    Y cuando salen elegidos lo primero que hacen es subirse sus sueldos, y cuando están gobernando dicen, la cosa va muy mal, pero pronto se solucionará.

    Y para demostrar que los políticos todos mienten, dejamos lo que ellos y ellas cobran a cuenta de los impuestos que pagamos.

    Ejemplo de los que cobran en Alcalá de Henares las personas que están en el Ayuntamiento:

    https://www.alcalahoy.es/2017/07/07/decenas-y-decenas-de-salarios-supervip-en-el-ayuntamiento-de-alcala-de-henares/

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.