Tomarnos la historia en serio | Por Carlos Cotón

Creo que hay razones más que respetables que justifican la exhumación de Franco y también, la legitimidad del Gobierno para tomar tal decisión. Al fin y al cabo, fue un Gobierno –el de Arias Navarro- el que decidió llevar los restos mortales del dictador al Valle de los Caídos, por lo que no parece muy descabellado que sea un Gobierno el que decida tomar la decisión de exhumarlo.

Valle de los Caídos. Fuente: José Luis Roca (El Periódico)

 

  • Analista político y colaborador de ALCALÁ HOY

 

Pedro Sánchez. Fuente: José Luis Roca (El Periódico)

Soy una persona que no suelo pronunciarme sobre situaciones que no he vivido en carne y hueso, pero si tengo que dar una opinión sobre algo que no he vivido, me cuido muy mucho de hacerlo con respeto y prudencia.

Les quiero hablar de historia. La exhumación de Franco está a la orden del día de todos nosotros. Personalmente, no estoy de acuerdo con que un dictador, el exponente de un régimen autoritario y antidemocrático, tenga un mausoleo a su figura pagado con los impuestos de todos los españoles. Creo que hay razones más que respetables que justifican la exhumación de Franco y también, la legitimidad del Gobierno para tomar tal decisión. Al fin y al cabo, fue un Gobierno –el de Arias Navarro- el que decidió llevar los restos mortales del dictador al Valle de los Caídos, por lo que no parece muy descabellado que sea un Gobierno el que decida tomar la decisión de exhumarlo. Otro motivo por el que creo que no tiene mucho sentido que el dictador descanse en el Valle, es que dicho lugar lleva por nombre “Valle de los Caídos” y es evidente que Franco no es un caído de la Guerra Civil. Cosa distinta es que allí descansen los cuerpos de personas que integraron uno y otro bando, pero comprendo que sus familiares no entiendan la razón –histórica o no- que justifique la presencia de los restos de Franco en el Valle. Incluso muchas son las voces que afirman que el dictador no quería ser enterrado ahí.

Con lo que no estoy de acuerdo es con el cómo ha afrontado el Gobierno este tema y especialmente el Presidente, Pedro Sánchez, que parece tener más interés en desenterrar al dictador para poder usarlo como munición electoralista que en hacerlo realmente por una cuestión de compromiso democrático. ¿Y por qué digo esto? Pues porque, en mi opinión, creo que se ha hecho deprisa y corriendo. Arrastrando al país a un escenario de inseguridad jurídica inexplicable. ¿De verdad era necesario aprobar un Real Decreto Ley en la manera en la que lo aprobó el Gobierno? ¿En qué se basa el requisito de urgencia que alegó el Gobierno para sacar adelante un Decreto Ley carente de todo consenso político? ¿Y el conflicto con la familia Franco? ¿Es que por ser familiares de un dictador, automáticamente han perdido todos sus derechos legales?

Homenajes a etarras. Fuente: Gorka Estrada (EFE)

Yo pienso que, hoy día, en la España democrática, hay cuestiones de compromiso democrático más recientes que urgen resolver. Por ejemplo, hoy día, en la España democrática, insisto, en las instituciones se sientan los voceros políticos de ETA, esa banda terrorista que tanto daño ha hecho a la historia de nuestro país. Ahí, en las instituciones democráticas, hay un partido político llamado EH Bildu que no condena la trayectoria de odio y criminal de ETA. Y no es ya que no la condene, sino que la legitima justificando los ríos de sangre y dolor inocente que ETA trajo consigo. Y no estoy diciendo que la cuestión de dónde deben reposar los restos del dictador no sea importante, sino que creo que se podría trabajar en ambas cuestiones de forma paralela porque ambas son cuestiones de compromiso ineludible con nuestra Democracia.

A todo esto, algunos están más preocupados por el hecho de que una televisión privada, que no se financia con el dinero de los ciudadanos como sí ocurre con Radio Televisión Española -que entrevistó al terrorista Otegi en prime time-, otorgue cobertura mediática a Santiago Abascal, líder de VOX.

Más de 300 son los crímenes de la banda terrorista que siguen sin resolverse. Más de 300 familias que siguen sin poder encontrar justicia para sus seres queridos. Qué pasa, ¿que eso no es Memoria Histórica? Y qué decir tiene, para vergüenza de nuestra Democracia, que se sigan permitiendo los homenajes a etarras asesinos cuando salen de prisión. ¿Acaso el Gobierno no considera prioritario y urgente aprobar una Ley, por Real Decreto si lo prefiere, que prohíba homenajear en espacios públicos a asesinos y demás calaña humana? Pues no, a Pedro Sánchez solo parece preocuparle cómo se cuelga la medalla de que él, y nadie más que él, desenterró al dictador Franco.

Desconozco cuál es el baremo democrático y moral del señor Sánchez, pero yo quiero que todas las víctimas, las del franquismo y las del terrorismo, puedan encontrar y tengan justicia. Y creo que como yo pueden pensar lo mismo miles y miles de españoles.

Todos, ideologías aparte, deberíamos respetar y tomarnos más en serio la historia. Nuestra historia. Dejar a un lado el cinismo, la sobreactuación y pensar sosegadamente lo que se dice y lo que se hace. Y el cómo se hace. Fundamental. Desgraciadamente creo que aún nos queda mucho camino que recorrer a ese respecto.

 

 

 

publicidad
B-UAH-2019
B-Hotel-Bedel-R-Catedra
C-elaguaesvida-sorbe2019
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.