Jornada de defensa personal para repeler una violación en la semana contra la violencia de género

Una veintena de mujeres participaron en esta actividad que se desarrolló el sábado 17 de noviembre por la mañana en el pabellón municipal de deportes del Val, impartida por Santiago Jiménez, policía nacional del Grupo de Participación Ciudadana de la comisaría de Alcalá.

Foto de Ricardo Espinosa
  • La concejala de Igualdad, Yolanda Besteiro, asistió a la Jornada de defensa personal femenina celebrada en el marco los actos del Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres.
  • Crónica gráfica de Ricardo Espinosa Ibeas para ALCALÁ HOY

Al inicio de la jornada, la edil deseó que fuese más fácil cambiar la estructura “para que las mujeres no tengamos que defendernos, pero cambiarla es complejo y mucho me temo que las que estamos aqui no lo consigamos, porque se baraja que la igualdad real no llegará hasta dentro de 400 años”.

Debido a ello animó a todas las mujeres en general a “aprender a querernos y tener una vida autónoma y con independencia” y a las más jóvenes, a “tener cuidado y estar atentas a todas las señales de alarma” como por ejemplo si el novio te vigila el móvil, te dice que no le gusta como vistes, o que vayas con otro chico. “No hay que ser una prolongación de nadie. Y el amor no duele, tiene que ser algo que te gratifique. Además, si sientes que algo no va bien, hay que pedir ayuda a la familia, profesores….”, reiteró la edil.

Besteiro, a la que acompañaron dos de las profesionales del Punto de Violencia de Género, instó a seguir tomando conciencia del maltrato, tanto psicológico como físico, el cual puede llegar a ser mortal. No obstante, “España es uno de los países donde más desarrollado está el sistema de protección para las víctimas”, concluyó.

Mejor gritar “fuego” que “socorro”

A continuación el monitor explicó y ensayó con las participantes algunas técnicas básicas de defensa personal para repeler una agresión sexual.

Uno de los consejos más llamativos fue que es preferible gritar: “fuego”, que “socorro” o “auxilio”, para conseguir ayuda e implicación por parte de quien pueda oir a una mujer en esa situación de peligro.

Y aunque no es fácil, la víctima debe procurar relajarse para que el agresor se confíe, y entonces realizar mejor las técnicas de defensa personal. “El pataleo solo sirve para cansar a la víctima y que el agresor, que tiene más fuerza, consiga su objetivo”.

El monitor y las participantes practicaron varios ejercicios para escapar del agresor cuando intenta coger a su víctima por un brazo para llevársela por la fuerza. Y también cuando la tiene acorralada contra una pared, bien de cara o por la espalda, e incluso cuando la ha tirado al suelo y está a punto de agredirla sexualmente. “Necesitará una mano para quitar la ropa a su víctima y en ese instante puedes quitártelo de encima y huir, y si está tumbado, correr para escapar por donde tiene las piernas para que con los brazos no te pueda agarrar”, aconsejó el instructor durante la sesión.

Jiménez enseñó a las mujeres a aprovechar la fuerza con la que el agresor tira del brazo a su victima para llevársela para que ésta sea capaz de coger impulso y golpearlo a él en el cuello, y asi lanzar al agresor hacia atrás. A zafarse de un violador cuando sujeta por el cuello a la mujer. A apartarle e incluso quitárselo de encima empujándole con los pies a la altura de las rodillas y las ingles. Y también a hacerle daño en puntos estratégicos para que el violador se vea obligado a soltar a la mujer a la que pretende agredir sexualmente.

publicidad
B-Navidad2018
B-Quadernillos-Navidad2018
B-mas-octubre18
B-tuktuk-728×180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.