El paisaje de Alcalá sufre un severo impacto con la construcción del alcamacén de Lidl

La mole, a pesar de ser “transparente” a través de la gigantesca estructura metálica que la sustenta, impide disfrutar de la visión del cerro de San Juan de El Viso, una seña de identidad fundamental en el paisaje de esta comarca del Henares. En relación con esta pérdida irreversible de una parte importante de nuestro paisaje, cultura y patrimonio, lanzamos públicamente una petición a las autoridades municipales para que el planeamiento urbanístico local no siga permitiendo estos lamentables hechos.

Foto de Noel Viñas

Ecologistas en Acción de Alcalá de Henares

A pesar de que España está adherida desde el año 2007 al Convenio Europeo del Paisaje, Ecologistas en Acción advierte, que la construcción del almacén automatizado que construye la multinacional Lidl en Alcalá de Henares, afectará gravemente a la calidad paisajística local, un patrimonio colectivo que no es atendido por las autoridades municipales.

Desde hace unos meses las personas que se desplazan por la M-300, A-2 o en ferrocarril han podido observar cómo ha crecido rápidamente, a escasos 100 metros del río Henares, una estructura metálica de gran dimensión y altura. Se encuentra ubicada en la zona posterior de lo que queda en activo de la antigua fábrica de electrodomésticos de Electrolux.

De hecho, la construcción referida se alza sobre los antiguos terrenos de esta empresa, adquiridos en 2014 por la multinacional alemana de la distribución, Lidl. La mole, a pesar de ser “transparente” a través de la gigantesca estructura metálica que la sustenta, impide disfrutar de la visión del cerro de San Juan de El Viso, una seña de identidad fundamental en el paisaje de esta comarca del Henares.

Es cierto que la pérdida de la calidad del paisaje local y comarcal se inició en la década de los años 60, cuando decenas de industrias se asentaron sobre el dominante paisaje agrícola que había caracterizado a la zona durante los siglos anteriores. Esto supuso un grave daño al paisaje tradicional así como la pérdida irreparable de muchas hectáreas de terrenos agrícolas de alta calidad y elevada productividad de alimentos. Pero también es cierto que los edificios no alcanzaban grandes alturas por lo que, a pesar de la grave afección mencionada, se pudo seguir contemplando algunas de nuestras referencias geográficas: el Ecce-Homo, El Viso y, en general, toda la línea de los cerros situados entre ambos cerros testigos.

El cerro de El Viso, con una altitud máxima de 748 msnm, ha sido un lugar muy vinculado a la historia local. Lugar muy próximo al castro íbero del Salto del Cura; primer asentamiento romano, previo a la construcción de la posterior Complutum; sitio en el que fue construida la ya desaparecida ermita de San Juan Bautista; mencionado por Cervantes u objeto de las primeras repoblaciones forestales en la época del Cardenal Cisneros.

Ahora, este almacén que enriquecerá aún más a las pocas personas que controlan la empresa, empobrecerá nuestro paisaje. Los pinares de pinos “halepensis” y los contados robles quejigos que aún resisten en sus laderas de caliza, arenisca y margas ya no podrán ser contemplados. El derecho al paisaje ha sido ignorado en pos de una manera de entender el progreso de la que muchas personas no participamos. Un derecho al paisaje refrendado por España cuando en el año 2007 se adhirió al Convenio Europeo del Paisaje, considerado un bien común vinculado a la historia, la cultura, la naturaleza y que puede ser, bien cuidado, un motor económico de primer orden.

Ecologistas en Acción-Alcalá de Henares señala que el modelo de economía que representa Lidl, el de la comercialización de productos a grandes distancias, el de la gran logística, es profundamente negativo para el medio ambiente por el gran impacto que genera la contaminación en el transporte, producción y almacenamiento de los diferentes productos que comercializa, agravando el deterioro que sufre el planeta y las consecuencias derivadas. Además, socialmente tampoco es un modelo deseable pues representa la acumulación de la riqueza en unas pocas manos así como el control de una parte importante de algo tan básico como es la alimentación.

A esto, hay que añadir que éste tipo de empresas generan muy poco empleo en relación a la gran superficie que ocupan, hasta el extremo de que el almacén automatizado de LIDL será gestionado desde un lugar distante, probablemente desde Alemania, no generando empleo local permanente para su mantenimiento y gestión. Estos suelos ocupados suelen quedar sepultados para siempre, haciendo imposible su recuperación como suelo de producción agrícola, su verdadera vocación por la calidad de los mismos.

La inercia colectiva que nos arrastra nos dificulta entender que este modelo basado en el transporte de ingentes toneladas de productos a lo largo y ancho del planeta no será viable en el momento en el que el petróleo barato, que es el que lo sustenta, deje de existir. Y eso, inevitablemente sucederá. Tal vez, en ese momento, echemos en falta terrenos agrícolas, ahora sepultados bajo el asfalto, el cemento y el ladrillo de lo que fue un espejismo de pocas décadas en la larga historia del ser humano.

Por todo lo expuesto, necesitamos unas políticas que se centren en garantizar la sostenibilidad del planeta, también desde el ámbito local, en consonancia con la necesaria justicia social. Necesitamos superar la gestión política centrada exclusivamente en el corto plazo para trabajar en profundidad el largo plazo.

En relación con esta pérdida irreversible de una parte importante de nuestro paisaje, cultura y patrimonio, lanzamos públicamente una petición a las autoridades municipales para que el planeamiento urbanístico local no siga permitiendo estos lamentables hechos.

Señor, Javier Rodríguez Palacios, como Alcalde-Presidente del ayuntamiento de Alcalá de Henares, ¿va a hacer algo en este sentido? ¿Considera relevante en el ámbito cultural, histórico, económico y patrimonial, la conservación y protección de nuestro paisaje complutense? Esperamos impacientes su respuesta pública.

Ecologistas en Acción de Alcalá de Henares solicita que la protección y conservación del paisaje sea un elemento fundamental en la política municipal, especialmente en la urbanística, económica, turística, ambiental y cultural, como uno los pilares básicos de nuestro patrimonio, historia y cultura.

Necesitamos que la gestión municipal de la ciudad cambie, con claridad, el rumbo actual para avanzar en la mejora de lo local y lo global.

Ecologistas en Acción de Alcalá de Henares

 

publicidad
B-media-mark-black
B- Navidad-2017-MS
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir