Los aplausos de Javier Rodríguez Palacios a Pedro Sánchez | Por Judith Piquet

Hace unos días veíamos en Getafe a un entusiasmado alcalde de Alcalá, el socialista Javier Rodríguez Palacios, romperse las manos aplaudiendo a Pedro Sánchez. Mientras que otros barones socialistas evitan hacerse una foto con el que saben peor presidente del Gobierno que puede tener España y en uno de sus peores momentos, Rodríguez Palacios se ha convertido en su mayor fan.

Foto remitida por el PP
  • Pero lo realmente sangrante del aplauso de Javier Rodríguez a Sánchez es la falta de lealtad hacia la ciudad de la que es alcalde y a nuestra región.
Imagen remitida por el PP

¿Y qué es lo que le atrae tanto a nuestro alcalde de Pedro Sánchez? ¿Su gestión?  Veamos; la factura de la luz ha subido un 500% desde que Sánchez es presidente, el combustible es ahora un lujo hasta para los suertudos que tienen trabajo y en la cesta de la compra, muchos productos básicos alcanzan los precios del caviar…

Pero quizá lo que le admire el alcalde a Sánchez sea su coherencia: Un presidente que nos dice que se acerca un invierno duro y nos pide que bajemos la calefacción en nombre de la paz y la ecología mientras él se va a Torrejón en helicóptero, le acompaña un séquito de 18 coches y es usuario premium del Falcon.  Uno que aprueba grandes subidas de impuestos a las puertas de una recesión para, dice, sanidad y educación, mientras multiplica el número de cargos y asesores y riega de dinero público a sus socios. Un presidente que aseguraba que le quitaría el sueño pactar con independentistas y con los herederos de ETA y ahora comparte con ellos pacto, mesa y mantel. Un presidente cuya palabra cotiza ya en negativo.

Pero lo realmente sangrante del aplauso de Javier Rodriguez a Sánchez es la falta de lealtad hacia la ciudad de la que es alcalde, y a nuestra región; Pedro Sánchez desprecia a Alcalá de Henares y a todos los madrileños, y no tiene reparos en demostrarlo. Y es que el líder nacional del PSOE ha vuelto a castigarnos rebajando las inversiones en la Comunidad de Madrid y, por tanto, a Alcalá de Henares en favor de otras comunidades como Cataluña, que ha visto multiplicada su financiación desde la Administración del Estado. Paga así el peaje necesario a sus socios para agotar la legislatura durmiendo en la Moncloa, a costa de los madrileños. Las demoras diarias en los Cercanías no se combaten con aplausos, se combaten con inversiones. Y Javier Rodríguez aplaude.

Pedro Sánchez sólo ha entregado a Alcalá de Henares 700.000 euros de los 13 millones de euros necesarios para, según el propio alcalde, paliar los daños provocados por la borrasca Filomena en la ciudad complutense. Y Javier Rodríguez aplaude.

Los alcalaínos tendrán que poner de su bolsillo para arreglar las zonas verdes y los viales afectados por la nevada, dinero que se podría haber destinado a otras inversiones, tan necesarias en muchas zonas de Alcalá. Y Javier Rodríguez aplaude.

En los barrios de Alcalá se podrían dar mejor destino a los 4 millones de euros que vamos a pagar de más desde el Ayuntamiento por la luz y el combustible. Pero en lugar de solicitar medidas para paliar esta subida o ayudar a los ayuntamientos a hacerle frente, Javier Rodríguez aplaude.

Cuando toca reclamar el acceso norte en la reforma integral de la estación, dejando pasar la oportunidad de sanar la herida de una línea ferroviaria que divide en dos la ciudad, Javier Rodríguez calla y aplaude.

Aplaude y calla también ante una delegada del Gobierno de Pedro Sánchez que no envió los efectos policiales suficientes para las Ferias de Alcalá, y que, por segundo año consecutivo, volvieron a abrir todos los telediarios por los altercados, dejando la imagen de la única Ciudad Patrimonio de la Humanidad de la Comunidad de Madrid por los suelos. Primero silencio, luego aplausos.

También le pareció digno de aplauso que Pedro Sánchez quisiera cerrar la Comunidad de Madrid de manera discrecional en su guerra particular contra Isabel Díaz Ayuso, que demostró saber gestionar de forma ejemplar la pandemia, conjugando la economía y la salud. Cuando el ego herido de Sánchez podría haber supuesto la ruina de muchos de nuestros comerciantes, hosteleros y empresarios que madrugan cada mañana para subir la persiana, efectivamente, Javier Rodríguez también aplaudió.

Alcalá de Henares es una maravillosa ciudad, abierta y plural, pero necesita que esté gestionada por una persona que se quite la camiseta de su partido y se ponga la de la ciudad, un alcalde que pelee por sus vecinos y no aplauda al que los maltrata. Un alcalde leal… Otro alcalde.


(*) Judith Piquet es portavoz del PP en el Ayuntamiento de Alcalá y diputada en la Asamblea de Madrid

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

1 Comentario

  1. Lo más lamentable es que el alcalde de Alcalá de Henares aplauda las políticas para que no se imparta el castellano en Cataluña. Ojo. El alcalde de Alcalá de Henares . La de Cervantes, Cisneros Nebrija, Lope de Vega. Calderon. San Ignacio, etc,etc.

  2. Viví muchos años en Alcalá y nunca tuvieron interés en poner otro acceso a la estación, ahora se acuerdan de que les hace falta otra entrada, el PP nunca se interesó por hacer ninguna reforma toda vía recuerdo cuando prometió el metro.

Comentar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.