La Universidad de Alcalá celebra su tradicional Annua Conmemoratio Cisneriana

Con un aforo muy reducido por las restricciones actuales, el acto comenzaba con la conferencia ‘Pandemias en la época de Cisneros’, a cargo del profesor Santiago Moreno, catedrático de Medicina y Especialidades Médicas de la UAH y Jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal. Moreno ha recordado cómo la época del Cardenal Cisneros también estuvo condicionada por pandemias y epidemias.

  • Con este acto académico, la UAH rinde homenaje a su fundador, el Cardenal Cisneros.
  • Fotos cedidas por la Universidad de Alcalá

El Paraninfo de la Universidad de Alcalá ha acogido este martes, su tradicional acto de la Annua Conmemoratio Cisneriana, en homenaje a su fundador, el Cardenal Cisneros.

Con un aforo muy reducido por las restricciones actuales, el acto comenzaba con la conferencia ‘Pandemias en la época de Cisneros’, a cargo del profesor Santiago Moreno, catedrático de Medicina y Especialidades Médicas de la UAH y Jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal. Moreno ha recordado cómo la época del Cardenal Cisneros también estuvo condicionada por pandemias y epidemias.

‘La enfermedad forma parte de la historia de la humanidad de manera intrínseca. En la actualidad estamos sufriendo una pandemia causada por un coronavirus, pero desde que el ser humano empezó a organizarse en sociedad y a crear núcleos de personas que conviven juntos en un mismo espacio territorial, las enfermedades contagiosas han tomado un especial protagonismo’, ha señalado en su intervención. ‘A medida que la población mundial ha ido creciendo, cuando una enfermedad se extiende y afecta a varias regiones del planeta, convirtiéndose en una amenaza para la población, se empiezan a documentar las primeras pandemias. Estas pandemias, en ocasiones, transformaron las sociedades en las que aparecieron y, muy posiblemente, han cambiado o influido decisivamente en el curso de la historia’, ha destacado.

Moreno ha cerrado su intervención recordando ‘a los que fueron los protagonistas activos de aquella pandemia y a los que están siendo los protagonistas de la pandemia que estamos viviendo, que, de nuevo, son los mismos. Me refiero a esa masa, en gran parte anónima, de ciudadanos que viven, y muchos mueren, víctimas de esas enfermedades. Entre ellos figuran los verdaderos héroes de los acontecimientos: los que sufren las enfermedades, los familiares y amigos de los enfermos, los voluntarios de la asistencia en los hospitales y fuera de los hospitales, y, en fin, todos los que dieron y dan muestras de responsabilidad cívica’.

A continuación, se ha procedido a la investidura de una representación de los nuevos doctores que ha incorporado la Universidad de Alcalá, así como a la entrega de los Premios a la excelencia en la dirección de tesis doctorales de la Escuela de Doctorado de la Universidad de Alcalá.

La Sociedad de Condueños ha hecho entrega, además, de sus Premios a la mejor tesis doctoral del curso 2018-2019 en las diferentes categorías.

El rector de la UAH, José Vicente Saz, ha cerrado el acto con un acercamiento a la figura del Cardenal, que vivió, igualmente, ‘un momento de crisis como el que vivimos hoy. Era la época de Cisneros un tiempo de contrastes, en el que las estructuras sociales y culturales del Medievo se iban diluyendo a medida que se sucedían cambios políticos, sociales y culturales, acelerados por factores como la crisis social, económica y agrícola, el hambre, la guerra y otra pandemia, la peste’.

Fallecimiento del Cardenal Cisneros

El 8 de noviembre de 1517 moría en Roa (Burgos), durante un viaje en el que iba a encontrarse con el Rey Carlos V que venía a España, lo que impidió que ese encuentro tuviese lugar.

Fundador de la Universidad de Alcalá, en 1499, concibió su creación como proyecto educativo absolutamente novedoso, el que se conciliaban los mejores modelos de la tradición de entonces con otros más innovadores, como Bolonia y Lovaina.

Quiso que esta Universidad fuera el crisol donde se educara no solo el clero regular y secular dispuesto a afrontar la reforma eclesiástica, sino también los nuevos funcionarios competentes que necesitaban los reinos de España. El éxito de aquella empresa hizo que la Universidad de Alcalá fuese el gran centro de excelencia académica y que Alcalá se convirtiera en la sede de una aristocracia universitaria que hizo posible nuestro Siglo de Oro.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.