Condenada a 20 años la auxiliar del Hospital de Alcalá por matar a una anciana

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Beatriz L.D., auxiliar de clínica en el servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe Asturias de Alcalá de Henares, a 20 años de prisión por acabar con la vida de una paciente de 86 años. 

  • Según la sentencia, por la elevada cantidad de gas detectada queda excluida “a todas luces” la hipótesis de que se tratara de un accidente.

 

El Jurado Popular ha tenido que determinar si inyectó o no aire en el cuerpo de sus víctimas. El fiscal solicitaba 40 años de cárcel por dos delitos, mientras que las acusaciones pedían prisión permanente revisable ante la vulnerabilidad de las afectadas

Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), se impone esta pena a Beatriz L. tras haber sido considerada culpable por un jurado popular del asesinato de una paciente a su cargo, a la que introdujo gas en el sistema circulatorio aprovechándose de su condición de personal sanitario y la confianza generada.

La condenada, según consta en la sentencia, se aprovechó para cometer el crimen de la indefensión de la víctima, una persona de 86 años que sufría un avanzado proceso de ceguera.

El magistrado, también en virtud del veredicto de no culpabilidad al que llegó el jurado popular, absuelve a Beatriz L. del asesinato en grado de tentativa sobre otra paciente y del asesinato consumado de una tercera mujer.

Además del tiempo en prisión, se ha impuesto a Beatriz L.D. la medida de libertad vigilada consistente en la prohibición de desempeñar actividades como la de auxiliar de clínica en cualquier hospital o centro médico por un periodo de 10 años y a indemnizar a los hijos de la fallecida en más de 40.000 euros.

Queda también establecida la responsabilidad civil subsidiaria del Servicio Madrileño de Salud y la directa de la entidad Societé Hospitalaire Assurances Mutuelles de España S.L.

El delito de asesinato consumado por el que ha sido condenada Beatriz L. es el resultado de la evidencia del material probatorio en su contra y del modo en que actuó. Según la sentencia, la auxiliar introdujo gas en el organismo de la víctima indefensa en una cantidad tal que es a todas luces incompatible con una entrada accidental, lo que supone el claro concurso de la circunstancia de alevosía, tal y como viene descrita en el artículo 22.1 del Código Penal.

La actuación de la condenada con respeto a esta víctima mortal ha quedado probada, pero no así en los casos de otras dos mujeres, también de avanzada edad, que estaban a su cuidado. En estos casos, el jurado popular la consideró no culpable ante la falta de evidencias definitivas, por lo que el tribunal la absuelve. Esta sentencia puede ser recurrida ante la Sala de lo Civil y Penal del TSJM

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.