Terrorismo callejero | Por Jesús Salamanca Alonso

En otro artículo decíamos que había mucho miserable suelto, destapado a raíz del equivocado enfoque del caso Hasél. Mencionábamos a ‘Hundidas’ Podemos y a alguna persona que habían alentado las manifestaciones en la calle, la violación del orden público y la extensión del terrorismo callejero.

Varios manifestantes lanzan objetos a un vehículo de los cuerpos antidisturbios en Barcelona. Foto: EFE
  • En pocos países, como en España, la Policía es tan mansa y permisiva con el terrorismo urbano.

 

  • Jesús Salamanca /Analista político. Editor de «Análisis en Clave liberal»

 


En otro artículo decíamos que había mucho miserable suelto, destapado a raíz del equivocado enfoque del caso Hasél. Mencionábamos a ‘Hundidas’ Podemos y a alguna persona que habían alentado las manifestaciones en la calle, la violación del orden público y la extensión del terrorismo callejero. No han tardado en las redes sociales en apuntar con el dedo a un tal Pablo Echenique Robba quien, desde hace algún tiempo, vuelca su odio contra la ciudadanía, pero se esconde cuando prevé que le van a sobar el morro: eso hizo ayer en el Congreso de los Diputados donde, al ver subir a la tribuna Espinosa de los Monteros, aceleró el ‘troncomóvil’ de todos los españoles y abandonó el Parlamento sin comprobar los daños colaterales.

No tengo dudas respecto a que es uno de los personajes más denostados del Parlamento español en esta legislatura y al que ‘disparan’ todos los memes. Incluso se permite la licencia de desenfocar la realidad del caso Hasél, haciendo creer que se le condena por cantar, a la vez que se le priva de su libertad de expresión. La realidad es otra bien distinta: se le ha condenado por obstrucción a la Justicia, amenazas a un testigo, insultos e injurias reiteradas a la Corona y enaltecimiento del terrorismo. Entre esos “Miserables” a los que citábamos en otro artículo, estaba la tal Armengol, presidenta balear, quien maliciosamente también insistía en que iba a la cárcel por cantar. Si esta mujer fue incapaz de enterarse del caso de las niñas prostituidas en Baleares, escondiéndose e ignorando el caso, además de impedir una comisión de investigación, no me sorprende que no se entere de casi nada.

Recomiendo a la señora Armengol que vuelva a leer el párrafo anterior y compruebe que no se encarcela a un rapero sino a un DELINCUENTE y, como tal, tiene que cumplir la pena. Parece mentira que Armengol haya llegado a presidenta porque demuestra que sus conocimientos y preparación son los de un gazapo. Cuente, cuente presidenta: 50 heridos y de ellos 33 son policías nacionales sólo en Barcelona. Durante el fin de semana habrá muchos más. A eso hay que añadir que ‘Hundidas’ Podemos se está luciendo con su apoyo a las protestas, incluso las alienta a diario con el fanático pretexto de que la culpa es de la brutalidad policial. En pocos países, como en España, la Policía es tan mansa y permisiva con el terrorismo urbano.

Hoy es un hecho que Podemos es una anomalía democrática. Armengol no ha dudado en pronunciarse sobre Hasél: «No comparto que un rapero vaya a la prisión por cantar y por su libertad de expresión». La presidenta balear demuestra que es una cínica; cuando un político se empeña en algo, acaba llevándose ese estigma al otro mundo. Pero entiendo su reacción sectaria y brutalista porque en su comunidad gobierna gracias al apoyo de Unidas Podemos y de los nacionalistas de Más por Mallorca. Si levantara la cabeza el teniente Rivadulla y viera que su nieto había caído tan bajo….

Francina Armengol ha hecho suyo el discurso de sus socios de gobierno, pero sin llegar al fondo de la cuestión. Desde Podemos siguen alentando la violencia callejera y la ignorancia ha prendido en los manifestantes, incluso se ha extendido por varias ciudades españolas.

Hasta hoy, el PSOE guardaba silencio porque la extrema izquierda le tiene cogido por los bajos. La indignidad y la actitud miserable se ha apoderado del socialcomunismo. La falta de valores, la falsedad y el corrompido sectarismo está enterrando a la extrema izquierda. Un dato más: sabido es que, en uno de los altercados recientes, los terroristas callejeros acorralaron a un grupo de policías y apalearon a una mujer policía ¿Han oído decir algo a la mediocre, miserable y analfabeta titular del inservible Ministerio de “Muñecas y Niñeras”?

Confío en que se aparte a Echenique de la política o su jefe le ordene dejar de ser el “bocachanclas” oficial. Aprovechando su disposición a las excentricidades, deberían ponerle en órbita y que patrulle en un dron todo el espacio aéreo del casoplón de Galapagar. Y si, una vez puesto en órbita, puede hacer que aterrice en Argentina, mejor que mejor. Por cierto, debería aprovechar el viaje para llevarse a Francina Armengol para que patrulle la Pampa.

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

1 Comentario

  1. Viva la libertad de expresión incluso para este artículo, el cual no deja de ser una opinión que solamente la comparten personas con ideología fascista o que se sienten cómodos con esa situación que hemos sufrido a golpe de estado en nuestro país. La libertad de expresión es escuchar cosas que nos aborrecen, como el citado, todo el derecho del mundo a opinar, eso es lo bonito que luego todos convivamos y nos llevemos bien. Yo no comparto lo que hacen los políticos, me dan exactamente lo mismo, sus privilegios se los ponen ellos solitos con los votos de todos, pero cuando a un ciudadano se le condena por terrorismo por cantar… Por el co tenido de su letra… Por expresarse sin ni gun tipo de violencia, eso amigo mío es una vergüenza, una vergüenza como sociedad, como democracia que somos. No es político, no representa a nadie, no tiene cargo público, solo una persona que se representa a si mismo, un compatriota, que aunque no pienses como él tiene todo su derecho a expresarse como el que a escrito este artículo, si hiciéramos un rap o una rumba catalana o unas sevillanas de este artículo posiblemente heriria la sensibilidad de una buena parte de la sociedad, pero he ahí la parte fantástica de todos nosotros donde luego trabajamos y convivimos todos juntos. Mezclar la política, o las opiniones de los grupos políticos y posicionarse con ellos es no haber entendido absolutamente nada, tendemos a ser de uno de otro y pensar lo que ellos nos dicen que pensemos, error. En estos tiempos donde hay información imparcial toda la que queramos, es una lastima que la gente se informa de Facebook, Twitter, WhatsApp y demás fuentes, porque al igual que los grupos políticos ya piensan por los demás y te dan su «verdad» así ya no tienes ni que reflexionar, es como ir a comer y decirle al camarero, tráigame un plato de comida y lléneme el vaso con lo que quiera.

    Un saludo, y piensen que es gratis, de las pocas cosas que quedan gratis.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.