Las tropas cristianas volvieron al cerro de Malvecino en el Día Internacional de las Montañas

En el año 1118 las tropas cristianas bajo el mando de Bernardo de Sedirac, Arzobispo de Toledo, sitia la fortaleza sarracena de Al-qal’a Nahar con el objetivo de conquistarla. Las catapultas se situaron en la cima del cerro Malvecino contiguo al castillo, sitiándolo desde allí con piedras y bolas de fuego.

Fotos: Asociación Nacional GN Medio Ambiente
  • Una actividad de Otra Forma de Moverte y GN Medio Ambiente. Ruta senderista y teatralizada al Cerro de Malvecino en el Día Internacional de las Montañas.
  • Fotos: Asociación Nacional GN Medio Ambiente

Este sábado 14 de diciembre Alcalá celebró el Día Internacional de las Montañas con una ruta senderista a pie de ascenso al Cerro Malvecino de los Cerros de Alcalá, organizada por Otra Forma de Moverte del Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Asociación Nacional GN Medio Ambiente.

En la primera ocasión que se celebra esta efeméride en la ciudad,  setenta aficionados a la naturaleza realizaron el ascenso histórico al cerro Malvecino,  una formación geomorfológica muy interesante, generada por la modelación de la erosión hídrica durante siglos.

El cerro Malvecino con 693 msnm es unos de los cerros de mayor altitud del Monte de Utilidad Pública, acompañado por el Cerro de las Hondas con 725,55 m y el cerro Ecce Homo que con 835,50 msnm corona los Cerros de Alcalá.

Las montañas son un ecosistema particular muy importante ambiental y socialmente. Las montañas albergan el 15% de la población mundial, dan cobijo a un cuarto de los animales y plantas terrestres y suministran agua dulce para más de la mitad de la humanidad. Su conservación resulta clave, tal cual especifica el Objetivo 15 de los ODS de la AGENDA 2030.

Los caballeros de Malvecino

Previo al ascenso, los participantes pudieron disfrutar de una recreación histórica de las batallas que acontecieron hace más de novecientos años en los alrededores del cerro, y que explica el peculiar nombre de cerro Malvecino.

En el año 1118 las tropas cristianas bajo el mando de Bernardo de Sedirac, Arzobispo de Toledo, sitia la fortaleza sarracena de Al-qal’a Nahar con el objetivo de conquistarla. Las catapultas se situaron en la cima del cerro Malvecino contiguo al castillo, sitiándolo desde allí con piedras y bolas de fuego.

Los participantes disfrutaron del contacto con la naturaleza con una recreación histórica muy interesante, un binomio fenomenal para disfrutar de una muy agradable mañana campera.

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.