Aparecen restos arquelógicos en las obras de la calle Libreros

Los arqueólogos han detectado la aparición de restos de infraestructuras de saneamiento de época moderna o contemporánea (siglos XVI a XIX) debajo de los pavimentos actuales de la calle Libreros, principalmente una galería abovedada y restos de alguna atarjea.

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas
  • Las estructuras descubiertas van a quedar nuevamente tapadas y protegidas por debajo de los nuevos pavimentos que van a instalarse, no corriendo riesgo su conservación
  • Crónica gráfica de Ricardo Espinosa Ibeas para ALCALÁ HOY

Los restos están siendo sometidos a investigación por parte de los arqueólogos para determinar su exacta cronología y su funcionalidad dentro de la antigua trama urbana de época moderna o contemporánea de la ciudad de Alcalá de Henares. Se trata, por tanto, de restos de interés documental para profundizar en el conocimiento de la historia de nuestra ciudad.

Tal y como establece la normativa para protección del Patrimonio arqueológico, tanto de rango municipal como regional, la obra que el Ayuntamiento está desarrollando en la Plaza de Cervantes y en la calle Libreros cuenta con un permiso de supervisión arqueológica emitida por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid. Como consecuencia de esta supervisión ha sido posible la detección de estos restos.

El PP denuncia el daño a un hallazgo arqueológico en las obras de la Plaza Cervantes

Menos de 24 horas después de encontrarla, la bóveda del alcantarillado cisneriano del Siglo XVI ha aparecido hundida,  sin embargo, en esta ocasión las obras no se han paralizado y la comunicación a la Dirección General de Patrimonio Histórico se ha realizado después de su hundimiento, según denuncia el PP en una nota remitida a los medios.

Foto remitida por el grupo municipal del PP

Según ha explicado Markel Gorbea, concejal del PP en el Ayuntamiento complutenses, “las obras de la Plaza de Cervantes han revelado un importante hallazgo arqueológico bajo el firme de la calle Libreros, un hallazgo que demuestra cómo Cisneros planificó el desarrollo de la ciudad en torno a la Universidad, con toda la infraestructura secundaria que eso conlleva”.

Además – ha explicado el edil popular – este ordenamiento planificado permitió el diseño y la ejecución de la moderna red de abastecimiento y saneamiento que acercó el agua corriente a los colegios, residencias, conventos y centros universitarios”. Se trata de una bóveda de ladrillo y mortero, de unos 50 centímetros de ancho y una altura no superior al metro, por la que discurren de manera estanca por su interior los desagües de la ciudad.

 Para Gorbea “se trata de una obra de ingeniería de reconocido prestigio que en buena medida ayudó al reconocimiento de Alcalá de Henares como Patrimonio de la Humanidad y cuyo diseño integral de ciudad universitaria serviría como modelo a otros centros de enseñanza en Europa y América”.

Gorbea ha recordado que la edil de Patrimonio calificó de “importante hallazgo” el tramo de esta misma infraestructura que se descubrió el pasado año en la calle Colegios.

 

 

publicidad
B-ayto-recogidaenseres4
B-visiorama728x180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

1 Comentario

  1. Tanto este hallazgo como el similar de la calle de los Colegios el año pasado, son interesantes para conocer mejor el desarrollo urbanístico realizado por Cisneros en la zona comprendida entre la plaza de Cervantes y las puertas de Mártires (Cuatro Caños) y Aguadores, asentamiento principal de los edificios de la antigua Universidad.
    Sin embargo, se conoce muy poco de lo que con anterioridad fue un arrabal medieval, extramuros hasta la ampliación de la muralla en el siglo XV. Se sabe que allí estuvieron asentadas la primitiva parroquia de Santa María (donde luego Carrillo construyó el convento de San Diego, sustituido en el siglo XIX por el cuartel del Príncipe) y la ermita de Santo Tomé, en los terrenos del Parador. Pero poco más, pese a que la existencia de la parroquia parece indicar que hubo de existir un núcleo de población relativamente importante, en contra de las teorías de algunos historiadores afirmando que allí no existía nada, salvo el convento, hasta que Cisneros lo eligió como sede de la Universidad.
    Sería muy interesante, pues, el hallazgo de restos medievales en esta zona.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.