Cinco siglos de gigantes en Alcalá | Por M. Vicente Sánchez Moltó

La mayoría piensa que los gigantes y cabezudos son cosas de niños, desconociendo la antigüedad y simbología de este festejo. Y, sin embargo, estamos próximos a celebrar los cinco siglos de gigantes en Alcalá. Aunque seguramente anteriores, la primera referencia documental de la presencia de este festejo en nuestra ciudad se remonta a una fecha anterior a 1525.

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

moltoweb

 

  • Manuel Vicente Sánchez Moltó es Cronista Oficial de Alcalá de Henares

 

Foto remitida por el ayuntamiento

Se acaba de inaugurar en la sala de la Capilla del Oidor una exposición de los gigantes y cabezudos de Alcalá que permanecerá abierta hasta las fiestas de la Virgen del Val (tercer domingo de septiembre). Con tal motivo el Ayuntamiento ha editado un pequeño libro y un tríptico destinado a los niños con el fin de que conozcan mejor los personajes de la comparsa de Alcalá, ilustrado con unos preciosos dibujos realizados por el humorista gráfico “Malagón” y textos del autor de este artículo.

Anónima

La mayoría piensa que los gigantes y cabezudos son cosas de niños, desconociendo la antigüedad y simbología de este festejo. Y, sin embargo, estamos próximos a celebrar los cinco siglos de gigantes en Alcalá. Aunque seguramente anteriores, la primera referencia documental de la presencia de este festejo en nuestra ciudad se remonta a una fecha anterior a 1525. En ese año sabemos que desfilaron, junto con la tarasca, en la procesión del Corpus Christi y en la entrada en la ciudad del arzobispo de Toledo, Alonso de Fonseca, señor de Alcalá y su tierra. Así pues, nuestra ciudad es la tercera más antigua de España con gigantes documentados, tras Toledo (1493) y Sevilla (1500). La falta de documentación nos impide confirmar hasta qué momento estos gigantes formaron parte de los desfiles.

De lo que no hay duda es que en 1651 el Ayuntamiento de Alcalá acuerda encargar cuatro nuevos gigantones (así se denominaban entonces) y una gigantilla al maestro carpintero Francisco González Bravo. Siete años después, en 1658 se decide ampliar la comparsa con una nueva pareja, que realiza el mismo artesano y pinta un artista muy conocido en Alcalá, Gregorio de Utande. De ese modo, a partir de ese momento la comparsa de Alcalá quedó integrada, además de la gigantilla, por tres parejas de reyes (rey y reina) españoles, turcos y negros, que representaban a los tres continentes: Europa, Asia y África. Los gigantes junto con la tarasca abrían el cortejo procesional del Corpus, siendo unos elementos básicos de este festejo, ya que se interpreta su presencia como un símbolo del reconocimiento de Cristo en todo el mundo. La llegada de los ilustrados puso en cuestión la presencia de los gigantes, la tarasca y las danzas en los festejos religiosos, considerándolos elementos irreverentes y contrarios a la fe. Finalmente una real orden de Carlos III terminaría por prohibirlos en 1780.

Después de más de un siglo de ausencia, el Ayuntamiento de Alcalá decide crear en 1902 una comparsa de gigantes y cabezudos como un nuevo festejo para las ferias y fiestas de agosto, pero ya con un carácter exclusivamente lúdico y festivo. La proximidad de la celebración del III Centenario del Quijote en 1905, fue determinante para que los gigantes representaran a los personajes más universales de las obras de Cervantes: Don Quijote y Sancho Panza, completándose con un gigante negro al que los niños enseguida empezaron a llamar “el negrazo”. Desde entonces desfilaron todos los días de ferias, acompañados de música popular de dulzaina y tamboril. Compañeros inseparables de los gigantes siempre fueron los cabezudos, siendo los más populares el “Tío Negro”, la “Pelines” o “Marí Pelos”, el “Aragonés” y el “Señorito” o el “Pollo pera”.

Suspendidas las ferias por la Guerra Civil, tras la contienda desaparecen Don Quijote y Sancho Panza y se incorporan nuevos personajes a la comparsa. Algunos muy populares en Alcalá, como Inés “la lotera” o el gitano y la gitana, siempre presentes en el ferial de ganados. Otros influidos por el enorme éxito de las películas de Walt Disney, como Blancanieves y los siete enanitos (como cabezudos) o Geppeto. En la década de los sesenta se fueron añadiendo nuevos gigantes, en la mayoría de los casos, de muy escasa calidad y que terminaron desapareciendo con el tiempo. Al contrario que otros lugares, en los que los gigantes se han ido restaurando, según se iban deteriorando, en Alcalá se optó en general por encargar nuevos personajes para sustituirlos.

Con indudable acierto, en 1974 se decide recuperar la comparsa cervantina con Don Quijote, Sancho Panza, Dulcinea, el cura y los duques. En las décadas siguientes se suman nuevos gigantes y algunos cabezudos, como el indio, el gitano y el demonio, se reconvierten en gigantes. En los últimos veinte años la comparsa no ha parado de crecer con “el negrazo”, la “Doctora de Alcalá”, el “pirata”, Cervantes o el “tuno”, estos dos últimos realizados por el reconocido artista catalán Toni Mujal. Aunque alguno también se ha quedado por el camino, como el “demonio” o Enrique VIII y la Infanta Catalina. Además de los gigantes y los cabezudos, hoy forman parte de la comparsa dos “caballitos” con sus jinetes. Aunque no es una figura de desfile, también hay que hacer una referencia al “tragaldabas”, un gigante “comeniños” siempre presente en las ferias de agosto.

Por último, en 1998 se creó una segunda comparsa, la de Navidad, con los tres Reyes Magos, que desfila exclusivamente en ese periodo festivo.

Del mismo modo que se hizo hace algunos años en la vecina Guadalajara, no estaría de más que se recuperara la tarasca, que ya desfilaba con los gigantes en 1525. Estoy seguro que la acogida de este atractivo representante del bestiario festivo sería excelente.

Esta es, a grandes rasgos, la historia de cinco siglos de gigantes en Alcalá. Pero si quieren saber más o profundizar en este festejo, pueden consultar en las bibliotecas municipales los siguientes estudios:

M. Vicente Sánchez Moltó: “Los gigantes y cabezudos de Alcalá. Antecedente e historia de una comparsa centenaria”. Alcalá de Henares, Ayuntamiento, 2002.

M. Vicente Sánchez Moltó: “Los gigantes y el bestiario festivo del Corpus, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”. Revista de la CECEL, nº 8 (2008), pp. 115-163.

M. Vicente Sánchez Moltó: “Lección inaugural. Imaginería festiva del Corpus en el Valle del Henares: los gigantes y la tarasca”. Actas del XII Encuentro de Historiadores del Valle del Henares”. Alcalá de Henares, Institución de Estudios Complutenses, 2010, pp. 15-41.

  • Manuel Vicente Sánchez Moltó es Cronista Oficial de Alcalá de Henares

 

 

publicidad
B- Navidad-2017-MS
B-Freday-Q-Outlet
B-Quaderernillos-Megamarte
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar