Los transportistas mantienen la presión: “Que se metan la subvención donde les quepa”

Para no ganar, mejor parar”. Lejos de quedar satisfechos con el acuerdo anunciado de madrugada entre el Gobierno y la patronal, con una subvención de 20 céntimos al litro de gasoil a partir del 1 de abril, como parte de un paquete global de 1.050 millones de euros en ayudas, la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte mantiene su ofensiva.

Protesta del transporte en Madrid. (Reuters/Susana Vera)
  • La Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte rechaza el acuerdo alcanzado entre el Ministerio y la patronal y exige abordar la problemática de los costes.
La ministra de Transportes Raquel Sánchez / Agencias ( archivo de AH )

Tras el paro, que dura ya 12 días, este viernes movilizó a miles de huelguistas en Madrid a pocas horas de que la ministra Raquel Sánchez recibiera a su presidente, Manuel Hernández. “Que se metan la subvención donde les quepa. El problema está en lo que se paga por los portes. Si hay que subir los precios finales, que se aguanten”, señala José María Rosiña, un camionero de Don Benito desplazado a la capital.

Según relataba este viernes  Álvaro Villalobos para El Confidencial, entre bocinazos y banderas de España y autonómicas -Extremadura, Andalucía, Euskadi, Asturias-, los simpatizantes de la plataforma, ataviados con chalecos amarillos, se manifestaron a pie ante la sede del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que hasta ahora no los ha recibido por ser una organización minoritaria. La movilización cortó un pequeño tramo de la Castellana, los carriles centrales ubicados entre la plaza San Juan de la Cruz y la plaza Gregorio Marañón. El mensaje de la Plataforma es muy claro: denunciar el acuerdo de esta madrugada con la patronal, el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), que según ellos no es más que un parche y no soluciona el problema estructural de los costes de porte.

La cuestión es primordial para la Plataforma, aunque desde el ministerio son claros: la cuestión de los portes tiene que ver con la patronal, no con el campo de acción actual del gobierno. “No se puede ni se va a negociar nada con la plataforma”, afirmaron a El Confidencial fuentes del Ministerio, que insisten en que la CNTC es el “órgano democrático” de los transportistas.

“Siguen sentándose con la gente equivocada, y siguen ofreciendo migajas y propinas para desconvocar un conflicto que para nada pasa por un descuento en el precio del gasóleo”, había avisado Hernández en declaraciones a RNE esta mañana.

Según él, el gasoil tendría que bajar “más de 60 céntimos” para remediar una situación de “ruina” agravada por las consecuencias de la guerra en Ucrania, y sobre todo, urge asegurar un mecanismo destinado a “cubrir costes de explotación”, de manera que ningún transportista trabaje por debajo de los mismos: “Nos están robando los portes, se están quedando con el 40 o el 50% que lleva un transporte”. Una cuestión que según él debe negociar el gobierno con la patronal del sector, y no su plataforma. “Mientras eso no se regule y no se controle, no va a haber solución”, enfatizó. El argumento de los costes fue central en la movilización de este viernes en Madrid, donde Hernández fue recibido como un héroe, entre vítores de los manifestantes y gritos de “presidente, presidente”.

“No queremos que nos bajen el gasóleo. Lo que queremos es que se garantice que no trabajamos por debajo de coste”, dijo a El Confidencial José Demetrio Mayo, un camionero de 60 años que vino desde Oviedo y trabaja como autónomo. Con los precios actuales de la energía y la estructura de costes, asegura que antes de ir a la huelga los gastos de explotación se estaban “comiendo” 520 euros de los 580 que cobraba por un porte entre Oviedo y Madrid. Y afirma que sólo la Plataforma puede negociar la cuestión de los costes. “Esa gente, los de la patronal, no me representan. Ellos se llenan los bolsillos. A mí me representa Manuel Hernández”.

Rubén Monge, madrileño de 43 años y dueño de una pequeña empresa dotada de 2 camiones, cree que haría falta incluso “instaurar sanciones al cargador para que no se trabaje por debajo de coste”. “Llevo en pérdidas tres años. Vivo de la pensión de mi padre”, dice este transportista. A su lado, José Sienes, su único empleado, asiente: “sale igual estar parado que trabajando”.

“Tres meses no nos solucionan nada. Yo prefiero estar tres meses parado. Estar trabajando no me compensa. Pierdo al mes entre 1.500 y 2.000 euros. Me compensa más poner mi camión en venta o encontrar otro trabajo”, apunta Antonio Aranda, un transportista que vino con su mujer desde Villanueva de la Concepción (Málaga).


1.050 millones en ayudas

El acuerdo de este viernes se articula en un paquete de 1.050 millones de euros, el doble de los 500 millones anunciados a inicios de esta semana, que a falta de concreción no hicieron sino dar alas a las protestas. La medida estrella es una rebaja de 20 céntimos por litro de combustible del 1 de abril al 30 de junio, un plazo prorrogable en función de la evolución del mercado de la energía. De esa bonificación, 15 céntimos irán a cuenta del Gobierno y 5 a cuenta de las petroleras. El ejecutivo calcula que cada camión se ahorrará así unos 700 euros en gasóleo. Este dispositivo representa 600 millones de euros del acuerdo global.

Igualmente, se movilizarán 450 millones de euros en forma de ayudas directas al sector, tanto para el transporte de mercancías como de viajeros. Según los cálculos del gobierno, el ahorro será de 1.250 euros por camión, 950 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por vehículo ligero (taxis, VTC y ambulancias). Cada empresa del sector podrá recibir un máximo de 400.000 euros.

El gobierno de Pedro Sánchez sigue así los pasos de otros países vecinos que también subvencionarán el precio del gasóleo profesional, como Francia (15 céntimos), Italia (25) y Portugal (30). “Es un gran acuerdo”, dijo la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, en una rueda de prensa pasadas las dos de la madrugada, pidiendo “responsabilidad” al sector “ahora que el gobierno ha cumplido con su parte”. “Pensamos que son medidas que ayudan importantemente al sector”, comentó a su lado el presidente del CNTC, Carmelo González. “No entendería que se mantuviesen los paros”, enfatizó poco después. Fuentes del ministerio enfatizaron que las medidas no se paran aquí, y que antes del 31 de julio habrá un borrador de proyecto de ley sobre la cadena alimentaria, para garantizar una “rentabilidad digna” en el trabajo.

El enfrentamiento con el Gobierno era visible entre muchos de los huelguistas, que en los primeros compases de la protesta se encontraron con un ejecutivo que los acusó de estar azuzados por la ultraderecha y de hacerle “el juego” a Putin. Un posicionamiento que causó escozor, y que obligó al gobierno a dar un giro de 180 grados a su discurso, con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, afirmando que quienes han estado en huelga son “los más vulnerables”.

La ministra Raquel Sánchez “tiene que pedir perdón a miles de familias del transporte, que ha criminalizado, que ha tratado de ultras. Son trabajadores con una necesidad que no se nos está atendiendo”, dijo en ese sentido Manuel Hernández este viernes en la manifestación en Madrid.

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.