El destete y las pernoctas

La autora se posiciona en este artículo, desde un planteamiento profesional, sobre la polémica suscitada por la petición de una una alcalaína a través de change.org , de la que ALCALÁ HOY se hizo eco, en la que pide “destete voluntario no obligatorio por una juez y su padre” . Para nuestra colaboradora, "nos encontramos con dos grandes principios que pueden redundar en favor de la niña y que sin embargo pueden contradecirse. Por un lado, es muy beneficioso que la hija sea amamantada por su madre durante los dos primeros años de su vida, e incluso más, como vimos. Pero por otro lado también es fundamental para la hija que se relacione igualmente de forma temprana con su padre". Y concluyen que "así que visto todo ello en conjunto, se entiende mejor la decisión de la jueza de Alcalá, que además se ve avalada por la cada vez más numerosa doctrina jurisprudencial".

El destete y las pernoctas
Artículo de Isabel Ruiz Maldonado. El destete y las pernoctas

Normalmente cuando accedo a redes sociales como “Facebook”, suelo ojear más que leer, el cúmulo  de noticias,  dado el escaso tiempo con el que cuento para deleitarme con las mismas. Menos mal que a veces me detengo a leer alguna de ellas, porque de no ser así me arrepentiría en algunas ocasiones al dar un inmerecido “me gusta”. Eso me sucedió el pasado lunes al detenerme en una noticia que publicaba este medio de comunicación, cuyo título era de por sí  sugerente, a saber: “el destete voluntario no obligatorio”. Decidí sacar tiempo para leer lo que en principio se iba a merecer mi aceptación. Al parecer una mujer alcalaína, mamá de una niña de dos años, pretende seguir amamantándola de forma indefinida, y una Jueza de Alcalá, a petición del padre de la criatura ha decidido acabar con dicha situación, que ha sido calificada por la madre como un destete antinatural. El motivo obedece a que  conforme al sistema normativo y jurisprudencial imperante, el régimen de visitas de cualquier padre, sufre una importante merma en el período en el que los bebés deben ser amamantados por la madre, e incluso se niega por lo mismo la posibilidad de custodia compartida en dicho período.

Pretendo ser lo más objetiva posible, y partiendo de mi natural  propensión a defender los derechos de la mujer, hacer un ejercicio de empatía, a fin de   comprender las razones que asisten a cada uno de los progenitores. En cualquier caso, toda opinión debe ineludiblemente tener en cuenta, el principio fundamental de atender siempre a la protección del interés de los más necesitados, máxime cuando ni siquiera puede recabarse la opinión de la propia interesada, la niña de dos años de edad.

Analizando el tema, resulta muy difícil sobrellevar una situación en la que durante los dos primeros años de vida de una hija, el progenitor paterno no hubiera podido dormir a su lado ni tan solo unas horas porque su madre ha decidido unilateralmente lo que es mejor o peor para ella, y es fácil suponer que se produce una merma en los derechos del padre. Pero la situación puede dar un vuelco, si se atiende a la consideración de la influencia  que pueda tener en la salud, el hecho de si la niña toma o no la leche materna y por tanto, del beneficio a largo plazo de dicha lactancia.

Como  defiende la madre, la Organización Mundial de la Salud recomienda un régimen paulatino de alimentación, recomendando la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses, para pasar a una introducción de alimentos apropiados para la edad, manteniendo la lactancia materna hasta los 2 años o incluso más. Es sabido, que la lactancia natural es la mejor forma de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sanos de los lactantes y también es importante para la salud de la madre. De los diversos estudios que se han llevado a cabo, se ha llegado a la conclusión de que la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los lactantes y a partir de esa edad deben empezar a recibir alimentos complementarios.

Llegados a este punto, es donde situamos la decisión judicial, disponiendo que con dos años de edad, esa hija ya puede pernoctar con su padre. Dicha decisión tampoco es arbitraria, pues los profesionales que nos dedicamos a los asuntos de familia, sabemos que cada  menor merece la máxima protección y debe atenderse en todo caso a lo que sea mejor para su interés, que pasa desde luego por relacionarse con su padre, desde su más tierna edad, como tiene igualmente dicho numerosa doctrina jurisprudencial. El interés del menor como principio rector de los procedimientos de familia exige, en primer lugar, un estudio personalizado de cada caso para poder emitir una resolución que proteja al menor en cuestión.

En definitiva, sin perjuicio de que cada caso es un mundo propio, nos encontramos con dos grandes principios que pueden redundar en favor de la niña y que sin embargo pueden contradecirse. Por un lado, es muy beneficioso que la hija sea amamantada por su madre durante los dos primeros años de su vida, e incluso más, como vimos. Pero por otro lado también es fundamental para la hija que se relacione igualmente de forma  temprana con su padre.

Así que visto todo ello en conjunto, se entiende mejor la decisión de la jueza de Alcalá, que además se ve avalada por la cada vez más numerosa doctrina jurisprudencial, que dispone que se ha de proporcionar a los hijos el mayor contacto posible con sus progenitores en tanto que ello es beneficioso para ellos.

En cualquier caso, lo que deseo de todo corazón, es que sus padres y la Justicia se pongan de acuerdo en hacer lo que mejor sea para ella.

Isabel Ruiz Maldonado. Abogada en Alcalá de Henares

publicidad
B-Navidad2018
B-mas-octubre18
B-tuktuk-728×180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook