“Marlaskada”: un neologismo más | Por Jesús Salamanca Alonso

Grande-Marlaska ya ha cometido varias “MARLASKADAS” desde que es ministro. En los últimos tiempos nos han invadido con neologismos y expresiones absurdas, al decir de la RAE y que no podemos encontrar en el DRAE; pero no nos han dado explicaciones sobre innumerables temas o nos los han tergiversado.

Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso el pasado día 20./ Efe
  • Vemos a Fernando Grande-Marlaska como el ariete de Sánchez para socavar la democracia y debilitarla por la torpeza de gestión del Ejecutivo.

 

  • Jesús Salamanca /Analista político. Editor de «Análisis en Clave liberal»

No ha hablado el Ejecutivo sobre la persecución y represión a los disidentes; ni sobre las órdenes represivas a la Policía; ni respecto a las amenazas a la Guardia Civil si no comían de su mano; ni… ni… Y así hasta enumerar toda la obra del Ejecutivo; es decir, mentiras, represalias, amenazas, desprestigio, traición, bloqueo, manipulación, desinformación, sectarismo, indignidad…

Todos esos vocablos se compendian en uno solo. Ya aparecieron otros como “miembras”, “postavozas”, “jóvenas”, “Fuerzos y Cuerpas”, “machirulo y machirula”… Ese vocablo al que me refería no es otro que “MARLASKADA”. Soy consciente de la lluvia de críticas que pueden llegar y lo asumo, como asumo que donde las dan, las toman. En otra ocasión hablaremos de lo que caracteriza al presidente: la mentira y la falsedad. Lo mismo que trataremos lo más destacable del líder de la ultraizquierda, Pablo Iglesias: falsedad, amenaza y siniestralidad. Pero hoy le toca al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ariete “sanchista” para socavar la democracia y debilitarla con su torpeza. Ya vemos que, su reiterada falta de argumentos y su actitud represora, le llevan a ser el onomatopéyico “pim pam pum, catapum” de la oposición.

Pocos tenemos dudas de que el ministro de Justicia  ha sido uno de los artífices de que la legislatura esté crispada y agotada, en tanto que el Ejecutivo esté abrasado. Comprobamos estos días que el presidente se ha convertido en un tenderete de mercadillo o tómbolo graciable y ofrece de todo: a Bildu y al nacionalismo vasco el acercamiento de los presos etarras; al golpismo y separatismo catalán el cese de Pérez de los Cobos; a ERC le da largas equilibradas y a la extrema izquierda le garantiza la anulación “íntegra” de la Reforma Laboral y el conocimiento de los presuntos secretos del CNI sobre Venezuela, entre otros.

Cada vez somos más los que nos hemos sentido defraudados con este personaje. Aún recuerdo el día que lanzó el bulo del asesinato de una mujer a manos de su marido, en Valladolid,  y lo definió como violencia machista; tanto los médicos que la trataron como la autopsia demostraron que había sido un suicidio, sin más. A partir de ahí ha multiplicado los bulos y ha esputado en la cara de medio mundo. Y como “el que a hierro mata, a hierro muere”, ahora le toca a él y le está cayendo la del pulpo. No sólo no mejora su gestión sino que va de “marlaskada en marlaskada”.

Sus compañeros de profesión no le van a perdonar la traición y el desprecio a la democracia o el intento de asesinato de Charles Louis de Secondat, barón de Montesquieu, al igual que miembros del ya desaparecido comando Vizcaya no han olvidado sus peripecias; al menos la sección más radical que quiso asesinarlo siendo titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional. Pero los “recuerdos” que dejó en Ezcaray los dejamos para otro momento. ¡Cuánto se arrepienten decenas de periodistas y analistas de haber sacado la cara por él en los años duros de plomo! Hoy los ha dejado tirados, traicionados, menospreciados y humillados; es decir, no se cansa de cometer “maslaskadas”

El desprestigio de Fernando crece de día en día: lo mismo el político que el profesional o el personal. Nada que ver su situación actual con la que le aupó a la fama como vocal del CGPJ. Mantuvo un equilibrio de reconocimiento tanto en la diestra como en la siniestra.  De poco le van a servir sus servicios a la perforada ultraizquierda. Por mucho que persiga y dañe a la libertad de expresión nunca ganará la batalla. Lo mismo que no conseguirá matar a Montesquieu por mucho que traicione a sus compañeros de profesión o se baje los calzones ante el Ejecutivo de Sánchez.

Su gran error ha sido intentar “abofetear” a los jueces y mirarlos por encima del hombro porque ni siquiera con esa actitud conseguirá borrar las barbaridades cometidas en la gestión del COVID19. Sin duda, su indignidad hará que siga en el Ejecutivo de Pedro I “El Enterrador” aunque ya solo cabe su dimisión tras  arrastrar la toga por el lodazal del totalitarismo. Si hubiera aprendido un mínimo de dignidad, o la que creíamos que tenía durante los “años de plomo”, ya hubiera dimitido. Si sigue, será el ministro de los chistes y chascarrillos como ahora lo es la “marquesa” consorte y ministra de Igual-Da.

Yo me pregunto, respecto a la obediencia de De los Cobos a la investigación judicial, ¿Qué hubiera pensado Grande-Marlaska si sus policías judiciales –en vez de aportarle pruebas sobre una investigación concreta y encargada por él– hubieran aportado pruebas a ETA de la vivienda de verano que su familia tenía en ‘El Cardizal’ y en el mismo bloque que uno de los pisos alquilados por ETA en Ezcaray?

 

publicidad
B-ayto-culturaenlamuralla-julio2020
B-ayto-alcinedeverano-julio2020
¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.