Ferias, raperos y toros | Por Carlos Cotón

Hace un mes que finalizaron las Fiestas y Ferias de Alcalá, pero aun así, y ante la ausencia de un balance sobre todo lo acontecido en nuestras fiestas locales, no me resisto a trasladar una serie de reflexiones que, humildemente, considero muy oportunas.

El actual convenio con la empresa taurina contempla la celebración de tres encierros populares.

 

  • Carlos Cotón es miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Portavoz en Alcalá de Henares

 

Si no recuerdo mal y no me equivoco, desde que comenzó esta legislatura allá por el año 2015, llevamos cuatro Fiestas y Ferias de Alcalá celebradas y en todas ellas, el nombre de nuestra ciudad ha aparecido en los medios de comunicación, nacionales incluidos. Y no precisamente para destacar nuestras fiestas en un sentido positivo o de interés cultural, sino más bien, por todo lo contrario.

Para ser sincero, sí leí un balance sobre las fiestas. El que hizo el Partido Popular. El PP Alcalá hacía un balance negativo y señalaba como fundamentos principales de ese balance, que en estas fiestas se habían producido más intoxicaciones etílicas, graves problemas con los conciertos y la ausencia de festejos. Yo me centraré en los dos últimos, y en alguno más, puesto que no tengo muy claro qué puede hacer un Equipo de Gobierno para conseguir que la gente no consuma alcohol durante las fiestas o se reprima.

Vayamos con el asunto de los conciertos. Polémica fue la contratación de los raperos “Kidd Keo” y “Kaydy Cain” que cerró el Ayuntamiento para que participasen en los conciertos de nuestras fiestas. Estos dos raperos se caracterizan por componer y transmitir letras de contenido, en mi opinión, bastante rechazable. Letras machistas y misóginas. Por este motivo, y por el revuelo mediático que generó su contratación, el Ayuntamiento finalmente acabó vetando a los raperos y éstos no actuaron en Alcalá. Pero la cuestión va más allá, puesto que ambos, “Kidd Keo” y “Kaydy Cain”, han seguido apareciendo en la publicidad de los Conciertos de la Muralla.

Lo que más me chirría de todo este asunto es que el Ayuntamiento, previamente, no se hubiera cerciorado de a quién estaban contratando. No era muy difícil echar un vistazo a la trayectoria de estos dos raperos, saber cuál es el contenido de sus letras y más aún, informarse de que tanto uno como otro fueron vetados ya, por ejemplo, en una localidad de Albacete –Villarrobledo- y en Santiago de Compostela. ¿Por qué no se informó el Ayuntamiento de todos estos antecedentes? ¿Por qué han seguido, aun vetados, apareciendo en la publicidad de los Conciertos de La Muralla? Y otra pregunta que se me viene a la cabeza y que creo que es importante, ¿cuál es el grado de coordinación entre los distintos partidos que conforman el Equipo de Gobierno? ¿Y entre la Concejalía de Festejos, a cargo del PSOE, y la Concejalía de Juventud, a cargo de Somos Alcalá?

No es la primera vez que la descoordinación entre estas dos áreas se hace pública y notoria. Todavía recuerdo el escándalo de los conciertos de las fiestas de 2016, cuando Somos Alcalá se lanzó a la piscina anunciando la cancelación de los conciertos del cantante Francisco por cuestiones ideológicas cuando todavía, el Ayuntamiento ni siquiera se había pronunciado al respecto. Ese año, como este, también salimos en todos los medios de comunicación por motivos que nada tenían que ver con nuestras fiestas.

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

La segunda de las cuestiones y que también ha protagonizado las Fiestas y Ferias de los años anteriores: los festejos taurinos. Es el tercer año consecutivo que Alcalá no celebra festejos taurinos durante las Fiestas y Ferias.

Plaza de Toros la Estudiantil. Foto de Noel Viñas

Los problemas entre el Ayuntamiento y la empresa promotora de estos festejos taurinos son más que evidentes. El Partido Popular no desaprovechó la celebración del Pleno municipal de septiembre para echarle en cara este tema al Equipo de Gobierno, olvidándose, intencionada o inintencionadamente, de que la adjudicación se produjo en el año 1998, siendo alcalde Bartolomé González, y se otorgó una concesión a la empresa promotora de uso de la Plaza de Toros por cincuenta años. Ahí es nada.

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

A la empresa promotora deberíamos preguntarle si realmente quiere, y puede, hacer uso de la concesión que tiene sobre la Plaza de Toros de Alcalá, y al Ayuntamiento, por qué no ha hecho nada en revertir esta situación, aunque sea, estudiar la posibilidad de rescindir la concesión y buscar otras alternativas. Pero lo que me parece más importante en esta cuestión y para que los partidos políticos dejen de echarse en cara el tema de los festejos taurinos, ¿por qué no se consulta a los vecinos si quieren o no quieren festejos taurinos durante las fiestas de Alcalá? Se trataría de una consulta, o referéndum, no vinculante y que puede realizar, si quiere, el Ayuntamiento, puesto que así está reconocida esa competencia en el Reglamento de Régimen Interno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares. A nuestros políticos se les llena la boca de hablar de participación ciudadana, de que lo más importante es escuchar y atender a las peticiones de los vecinos, y entonces, ¿por qué a la hora de la verdad no ponen en práctica todo aquello que predican?

En fin, como les he dejado entrever al principio de este artículo, me hubiera gustado disponer de un balance del Equipo de Gobierno sobre las Fiestas y Ferias de Alcalá, un balance sincero, que reconociera los errores cometidos. Y es que yo soy de los que creen que en la política, como en la vida, la autocrítica no es una muestra de debilidad, sino un síntoma de grandeza de quien la práctica. Quizá soy un iluso.

Carlos Cotón es  miembro del Consejo de Dirección de UPYD y Portavoz de UPYD Alcalá de Henares

publicidad
B-Navidad2018
B-mas-octubre18
B-tuktuk-728×180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.