Diez de Octubre de 2017, Cataluña | Por Antonio Campos

Si el Gobierno Nacional no se muestra fuerte en la defensa y cumplimiento de la Constitución y la ley, estará transgrediéndola, agravado el asunto si lo que está en juego es la España asimétrica, plurinacional, federal o de concesiones económicas y fiscales a favor de unos y en contra del resto de los españoles. No se puede negociar con los golpistas. Detención, juicio y cumplimiento de sentencia.

 

Hoy día diez de octubre de 2017, el Presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, ha declarado en el Parlamento Catalán que “propone suspender la declaración de independencia para abrir un diálogo, asumiendo el mandato de hacer de Cataluña una república independiente”, sin haber declarado la independencia. Declaración que jurídicamente puede provocar dolores de cabeza a más de uno, por las diversas interpretaciones que se pudieran hacer. Parece que la opinión de la Unión Europea y la salida masiva de importantes empresas de la geografía catalana, le han empujado a “conceder” a España, y al mundo entero, un tiempo adicional para que los políticos nacionales, y la intervención internacional, se arrodillen a sus pretensiones, apoyado por radicales, anti sistema, okupas, vividores de los impuestos ajenos, del odio, podemitas, y de aquellos que quieren pasar a la historia negra como mártires de un sueño roto por la realidad.

Si el Gobierno Nacional no se muestra fuerte en la defensa y cumplimiento de la Constitución y la ley, estará transgrediéndola, agravado el asunto si lo que está en juego es la España asimétrica, plurinacional, federal o de concesiones económicas y fiscales a favor de unos y en contra del resto de los españoles.

Somos muchos los que juramos la defensa de España: “¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?”.  “Si cumplís vuestro juramento o promesa, España os lo agradecerá y premiará y si no, os lo demandará”.

Estamos ante un Golpe de Estado, en el que todo el mundo se anda con mucho cuidado en sus expresiones, incluso con pronunciamientos favorables por parte de ciertas personas y organizaciones políticas y sociales, cuya defensa ante todo el que no esté de acuerdo con ellos, es que son/somos fascistas. Dejaremos para otro momento la definición de fascista. ¿Se vería con los mismos ojos de transigencia un Golpe de Estado de las Fuerzas Armadas para hacer valer el artículo 2 de la Constitución …  “se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”; y del artículo 8 que dice: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional?

No se puede negociar con los golpistas. Detención, juicio y cumplimiento de sentencia. Elecciones generales autonómicas en Cataluña y en España. Y nuevas negociaciones por diferentes personas de las que hasta ahora se han encargado de ello. Todo por ese orden. Por la unidad y la paz en España.

 

Antonio Campos . El blog de Campos

 

publicidad
B- Panam-Navidad2017
B-ayto-Navidad-barrios
B-aguamas-1
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar