Patriotismo, moralidad y pragmatismo

El autor aborda desde el asombro y la indignación, el problema de bloqueo en que se encuentra España . La política es el arte de hacer posible lo necesario, y de hacerlo con los mimbres de que uno dispone en cada momento, no es el mundo de los imperativos morales llevados hasta el extremo del martirio o el suicidio. El país necesita un gobierno, no puede estar repitiendo las elecciones indefinidamente, y si no se dispone de una alternativa viable, hay que dejar que gobierne quien ha obtenido un respaldo mayoritario, aunque esa mayoría no sea una mayoría absoluta. Así de simple.

© REUTERS/ Andrea Comas

 

  • Santiago López Legarda es un periodista alcalaino que ha ejercido en diferentes medios nacionales.

Desde hace tiempo se nos agotaron las palabras para describir lo que está pasando en España desde las elecciones de diciembre del año pasado. En el último debate se habló mucho de fidelidad a los principios, de cumplir las promesas hechas a los electores, de moralidad, regeneración y nuevas políticas más pegadas a las necesidades de la gente. Pero a la hora de la verdad se cometió una de las mayores indecencias que ha sufrido la democracia española en las últimas décadas. La indecencia de empeñarse en decir no a un candidato que había logrado reunir el apoyo explícito de 170 diputados, a tan solo seis de la mayoría absoluta. La indecencia de colocar al país entero ante la perspectiva de unas nuevas elecciones, sin que se pueda tener en absoluto la certeza de que esa nueva convocatoria resolvería de una vez por todas la cuestión.

Difícilmente los constituyentes del 78 habrían podido imaginar que algún día llegaríamos a padecer un bloqueo como el actual. Si lo hubieran sospechado, quizá habrían establecido para la elección del jefe de gobierno un procedimiento similar al establecido para la elección del presidente del congreso: en urna y con papeleta secreta y no por llamamiento nominal y voto de viva voz. No podemos estar seguros, pero es muy probable que en las votaciones de los pasados miércoles y viernes habría salido un resultado favorable al candidato si el voto hubiera sido secreto. En las circunstancias actuales, dado el sectarismo radical en que ha caído la política española, cualquier diputado que se salga del carril marcado por la dirección del partido se juega su carrera política. Y no es fácil que el espíritu patriótico de hacerle un favor a la ciudadanía pueda pesar más que el deseo de conservar el escaño.

La política es el arte de hacer posible lo necesario, y de hacerlo con los mimbres de que uno dispone en cada momento, no es el mundo de los imperativos morales llevados hasta el extremo del martirio o el suicidio. El país necesita un gobierno, no puede estar repitiendo las elecciones indefinidamente, y si no se dispone de una alternativa viable, hay que dejar que gobierne quien ha obtenido un respaldo mayoritario, aunque esa mayoría no sea una mayoría absoluta. Así de simple.

Resultó un tanto patético el llamamiento de Pedro Sánchez a las “fuerzas del cambio” para elaborar esa posible alternativa, intento que ya fracasó tras las elecciones de diciembre y que volverá a fracasar ahora posiblemente antes de nacer. A lo mejor es verdad que lo más adecuado para España en esta hora sería un gobierno apoyado por PSOE, Podemos y Ciudadanos (dos manifiestos de políticos y ciudadanos destacados en diferentes campos se han publicado durante las últimas semanas en este sentido) pero los partidos de Iglesias y Rivera se han apresurado a declararse incompatibles. Y para completar el cuadro, los nacionalistas, que dieron su voto a Aznar en el año 2000 cuando no los necesitaba para nada, ahora plantean exigencias exorbitantes a cambio de una mera abstención. Por eso cabe hablar de indecencia para calificar lo ocurrido en el Congreso la semana pasada.

Lo más grave del bloqueo que padecemos desde diciembre es la excelente oportunidad que está dejando pasar el Partido Socialista para imponer o pactar algunas reformas que redundarían en beneficio de toda la ciudadanía. Reformas en sanidad, en educación, en pensiones, en derechos laborales y libertades públicas, etc. La estrella de todas ellas es esa reforma de la Constitución que el PSOE viene defendiendo desde hace años y con la que podría resolverse, según su criterio, el conflicto territorial que nos incordia. Es muy dudoso que cualquier reforma imaginable que pudiera pactarse fuera suficiente para dar satisfacción a unos partidos nacionalistas aferrados a sus exigencias extremas. Pero en todo caso, ¿con quién creen los dirigentes socialistas que deberían negociar esa reforma? ¿Acaso no comprenden que sin el PP la posible reforma es simplemente inviable?

El PSOE tuvo en su mano la posibilidad de dar luz verde a la formación de gobierno tras las elecciones de diciembre. No lo hizo y salió perjudicado seis meses después. Podemos tuvo en su mano la posibilidad de liquidar la etapa de Rajoy y dar luz verde a un gobierno socialista con el que habría podido pactar desde su fortísima representación parlamentaria. No lo hicieron y ni ellos ni la gente que tanto invocan ganaron nada. Cabría exigir un poco de pragmatismo a las dos fuerzas de la izquierda española para aceptar que ni ellos ni la sociedad en su conjunto tienen nada que ganar con una nueva convocatoria a las urnas. También cabría pedir un gesto de patriotismo a Rajoy para que acepte retirarse a cambio de garantizar la elección de otro candidato del PP. Pero qué sentido tendría un sacrificio como ese cuando los propios socialistas han reiterado que su no es extensivo a cualquier candidato propuesto por los populares. Lo dicho, no hay palabras para calificar lo que está sucediendo ante nuestros asombrados ojos.

Santiago López Legarda . Periodista ( prejubilado de Radio Nacional de España)

publicidad
B-ayto-líneas autobuses18
B-MAS-video2
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

1 Comentario

  1. Pero bueno, que pasa en la clase política, cuando llegan al poder, hacen y deshacen a su antojo, y no consultan con los contribuyentes.

    Es lamentable que la clase política -TODA- nos conceptúe como imbéciles y encima borregos, claro ellos y ellas saben que en este país nadie se mueve, por eso a los ‘borregos’ dales fiestas, futbol, procesiones, y ya lo último, la caza de Pokémon.

    Parece que nadie se da cuenta que se están riendo de todos nosotros, estamos viendo que no son capaces de ponerse de acuerdo para gobernar el país, y si nadie lo remedia, pondrán las terceras votaciones el 28 de diciembre, día de los “inocentes”. Así que sigan ustedes votando, para que ellos y ellas sigan cobrando y encima haciendo lo que les sale del ‘forro de sus caprichos’.

    ¡¡TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS Y SEGUIMOS SIN DESPERTAR!!

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.