Registro de Propiedad Intelectual | Por Jesús Millán Muñoz

Hasta donde sé el registro de propiedad intelectual es el archivo que contiene todas las obras intelectuales, libros y otros materiales, que los autores o herederos han registrado para archivar un ejemplar de una obra. Me pregunto si, se podría hacer publico por Internet, al menos los títulos de las obras y los autores.

 

 

Hasta donde sé el registro de propiedad intelectual es el archivo que contiene, todas las obras intelectuales, libros y otros materiales, que los autores o herederos han registrado para archivar un ejemplar de una obra, de tal modo, que un día, si es necesario por cuestiones legales o judiciales o por otras razones, se pueda demostrar la autoría, y por tanto, de quién es la propiedad intelectual. La sede para España está en Madrid. Y que yo sepa, al menos, dicho registro existe desde hace más de un siglo.

Un usuario descarga contenido de Internet. / LUIS SEVILLANO

Ustedes o quién tenga más datos, puede matizar las afirmaciones anteriores y posteriores, pero a raíz de esta realidad, llevo años haciéndome una serie de consideraciones, que podrían analizarse, estudiarse, aquilatarse, ponderarse y perfeccionarse desde los organismos públicos e institucionales y privados, de la cultura y de la educación.

Supongo existirán una enorme cantidad, de libros y de obras de otros géneros, de docenas de miles de autores, conservados durante al menos un siglo.

Me pregunto si, se podría hacer publico por Internet, al menos los títulos de las obras y los autores. Siempre preguntando a los autores si lo permiten, que esos archivos o directorios puedan ser públicos, o al menos empezar a serlos, es decir, una redacción de miles de autores, con las diferentes títulos de las obras de los autores o autoras que así lo deseen.

Esto podría permitir, ser una base o una masa de datos para investigaciones, a y en todos los niveles, porque suponemos existirán obras de autores del primer tercio del siglo veinte, posiblemente de finales del siglo diecinueve, que pueden esos datos ya constituir una materia esencial o una masa de conocimientos para un procesamiento posterior, para posibles investigaciones universitarias, y de otro tipo.

Incluso en autores todavía vivos y existentes, sus títulos de sus obras o de sus producciones culturales, sus nombres, podrían constituir una masa de documentación y conocimientos, para realizar después estudios, análisis, diccionarios, directorios, datos a y en todos los sentidos y formas y maneras. Ser una materia documental sobre la que utilizar en distintas funciones posteriores educativas y culturales.

Comprendo que los originales de las obras, no puedan ser consultados, pero quizás, si existen personas, que por labor de investigación, si necesitan los originales, se podrían ofrecer una posibilidad de copia, para investigadores, etc. Por lo cual la propiedad intelectual de los autores, del presente y del pasado quedaría bien cubierta, y al mismo tiempo el de la difusión, investigación, creación, etc.

Considero que posiblemente surgirían obras, obras de autores, de primera categoría o incluso de menor importancia, pero si teniendo un interés a nivel regional o provincial, que quizás, no se conocían, o que podrían aportar nuevos datos.

Si se encuentras obras, o el análisis de obras, que en un periodo estaban en un determinado modo de evolución, y que después se publicaron definitivamente de otro. Incluso en autores, de primera categoría a nivel nacional.

Si en un archivo online, dependiente del registro de propiedad intelectual, se vuelcan los datos de hoy, es decir, de estos treinta o cuarenta años, que suponemos ya estarán en sistemas informáticos, sería una riqueza de datos y documentación enorme.

Porque aunque solo se expusiera a consultar, los nombres de los autores, y los títulos de las obras registradas. Preguntando a los autores que quieran que sean públicas los títulos de sus  obras. Aunque solo fuese esos dos datos, nombre de autor y título de obra o producción cultural, sea libro o sea composición musical, o sean los otros tipos de propiedad intelectual. Creo que solo con esto se constituiría una masa de datos y de conocimientos que podría ser utilizado como una base enorme de complementación a todas las bibliotecas, nacionales y regionales y provinciales…

En un paso posterior de esta base bibliográfica y de otros géneros, obras que ya han pasado al dominio público, u obras que aunque no estén en el dominio público los autores, no se nieguen que se den a conocer, en la base de datos del Registro de Propiedad, podrían volcarse, completas o casi completas, para que el que quisiera pudiese consultar.

En esta modalidad, podría preguntarse a los autores si están vivos, o a los herederos, que estén bajo aún el dominio de propiedad si desean que se difundan parte o totalmente dichas obras. Podrían constituir una base ingente de conocimientos, para todas las materias y todas las actividades culturales. Una biblioteca que sería única, porque una parte importante de esa producción intelectual, posiblemente, nunca se haya convertido en libro editado y publicado… Igual en el resto de géneros que no son libro. Por lo cual, piensen ustedes, la enorme cantidad de información, cultura, datos, interpretaciones, etc., que pueden existir.

Para terminar y no cansar más, quisiera solo señalar la enorme riqueza cultural, de todos los niveles de calidad, que existe o debe existir en el Registro de Propiedad Intelectual. Solo quisiera señalar, que quizás, se deberían buscar formas y maneras, para que se hagan públicos esos datos. Siempre que los autores lo quieran. Y hoy la tecnología lo permite de forma fácil y eficiente.

 

©Jesús Millán Muñoz, artista, escritor y pensador

 

publicidad
B-Citroen-mayo2018 ( grande )
B-ayto-alcalasuena
B-Quadernillos-concursofotos
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir