El alcalaíno Rayden sincroniza emoción con Zaragoza en inolvidable concierto de despedida en la capital aragonesa

El alcalaíno Rayden, que ha ritmado el verbo amar en un concierto de despedida inolvidable y ante casi 1.000 personas este sábado 3 de febrero en la sala Oasis de la capital aragonesa, ha confesado ser porque somos con Ubuntu al recordar con nostalgia y emoción su primer concierto en la capital aragonesa.

El cantante Rayden (i) y uno de los guitarristas de su banda durante el concierto que ha ofrecido en la sala Oasis, en Zaragoza, dentro de su gira "Quiero que nos volvamos a ver por última vez". EFE/Javier Cebollada
  • El artista  alcalaíno Rayden (1985) sorprendió el 23 de marzo del pasado año con el anuncio de su decisión de abandonar “de forma definitiva” la música.
Rayden durante el concierto ofrecido en la sala Oasis, en Zaragoza, dentro de su gira “Quiero que nos volvamos a ver por última vez”. EFE/Javier Cebollada

En este concierto, que ha significado un hasta pronto por su adiós definitivo que será en el escenario del Vive Latino el próximo mes de septiembre, han resonado entre euforia, energía y buen rollo temas como No hago rap, Habla bajito y Calle de la llorería.

Los cantantes Rayden (abajo) y Mediyama durante el concierto ofrecido en la sala Oasis, en Zaragoza, dentro de su gira “Quiero que nos volvamos a ver por última vez”. EFE/Javier Cebollada

Con dos costillas rotas, un nuevo corte de pelo, una camiseta de Britney Spears y un recuerdo al Benidorm Fest, la banda ha asegurado no haber tocado nunca para tanta gente en la ciudad, por lo que no han olvidado dar las gracias por dar alas a nuestra pequeña locura.

Entre canciones, rimas y versos, Rayden ha señalado que lo más bonito es sincronizar las emociones y ser uno, así que ha habido tiempo en las dos horas del sinfín de temazos y éxitos memorables tiempo para pedir un cambio, decir que no y cuidar la salud mental.

Y sí, el cantante de Alcalá de Henares ha gritado y reivindicado que quien nada nunca se ahoga, no hay imposibles, solo improbables y la felicidad tiene que ser la única emoción a poder sentir.

Os estáis dejando la vida. Es el primer concierto del año de los últimos, así que es posible que llore. Y no, que nadie os mienta cuando os diga que el mundo se acaba aquí, ha añadido.

Finisterre, Don Creiqué y El mejor de tus errores han sido una catarsis emocional en esta velada imborrable, en la que además de gritar al aire lo que no gusta, se ha recordado la importancia de olvidar y no depender de otra persona.

Del mismo modo, Rayden ha incidido en que hay que tener respeto, pero no aguantar una relación donde tengas miedo con su tema Caza de pañuelos, además de hablar de no tolerar los abusos de poder y sí refugiarse en aquellos que nos quieren.

Sin trucos ni spoilers, el cantante ha seguido con Lenguaje de los coleteros, donde ha cambiado la letra para gritar Zaragoza te quiero, y Ubuntu, una letra dedicada a sus seguidores.

El artista madrileño Rayden, que ha ritmado el verbo amar en un concierto de despedida inolvidable y ante casi 1.000 personas, ha confesado ser porque somos con Ubuntu al recordar con nostalgia y emoción su primer concierto en la capital aragonesa.

En este concierto, que ha significado un hasta pronto por su adiós definitivo que será en el escenario del Vive Latino el próximo mes de septiembre, han resonado entre euforia, energía y buen rollo temas como No hago rap, Habla bajito y Calle de la llorería.

Con dos costillas rotas, un nuevo corte de pelo, una camiseta de Britney Spears y un recuerdo al Benidorm Fest, la banda ha asegurado no haber tocado nunca para tanta gente en la ciudad, por lo que no han olvidado dar las gracias por dar alas a nuestra pequeña locura.

Entre canciones, rimas y versos, Rayden ha señalado que lo más bonito es sincronizar las emociones y ser uno, así que ha habido tiempo en las dos horas del sinfín de temazos y éxitos memorables tiempo para pedir un cambio, decir que no y cuidar la salud mental.

Y sí, el cantante de Alcalá de Henares ha gritado y reivindicado que quien nada nunca se ahoga, no hay imposibles, solo improbables y la felicidad tiene que ser la única emoción a poder sentir.

Os estáis dejando la vida. Es el primer concierto del año de los últimos, así que es posible que llore. Y no, que nadie os mienta cuando os diga que el mundo se acaba aquí, ha añadido.

Finisterre, Don Creiqué y El mejor de tus errores han sido una catarsis emocional en esta velada imborrable, en la que además de gritar al aire lo que no gusta, se ha recordado la importancia de olvidar y no depender de otra persona.

Del mismo modo, Rayden ha incidido en que hay que tener respeto, pero no aguantar una relación donde tengas miedo con su tema Caza de pañuelos, además de hablar de no tolerar los abusos de poder y sí refugiarse en aquellos que nos quieren.

Sin trucos ni spoilers, el cantante ha seguido con Lenguaje de los coleteros, donde ha cambiado la letra para gritar Zaragoza te quiero, y Ubuntu, una letra dedicada a sus seguidores.

Con Imperdible y recordando la frase Vivir es urgente de Pau Donés, la parte final de esta noche de ensueño se ha encarado con Haciéndonos los muertos y la gran esperada Haz de luz, que también ha dado paso a La mujer cactus y el hombre globo

Entre Multiverso, pero apostando por un final y clímax feliz con Matemática de la carne, el artista y el público se han prometido no olvidar este concierto porque, tal y como se ha coreado, las mejores cosas del mundo no se pierden del todo.


Una despedida que ha canalizado en la gira ‘Quiero que nos volvamos a ver por última vez’

El artista alcalaíno Rayden (1985) sorprendió el 23 de marzo del pasado año con el anuncio de su decisión de abandonar “de forma definitiva” la música para concentrarse en su faceta literaria. Una despedida que ha canalizado en la gira ‘Quiero que nos volvamos a ver por última vez’, que recaló este sábado 3 de febrero en la sala Oasis de Zaragoza

Un concierto, el de su adiós a la capital aragonesa, que lleva aparejado una emotividad que se ha plasmado en el hecho de que las entradas se agotaron apenas fue anunciado el evento. En el repertorio abordó gran parte de las canciones de su octavo y último disco de estudio, ‘La victoria imposible’, y también revisitará algunos de los momentos más soleados de una trayectoria musical de casi un cuarto de siglo de vigencia.

“Cuando terminé el disco sentí calma. Pensé que ya estaba, que tenía que soltar. Quise elegir mi cómo, abrazar la música desde otro lado y dedicarme a la novela. He seguido una carrera honesta que no quiero que se desvirtúe. Siento que es el momento de dejarlo y qué mejor que despedirme de mis seguidores con una gira ciudad por ciudad”, explica.

Como curiosidad, el ‘tour’ arrancó en la sala El Veintuno de Huesca el pasado 21 de abril ante un aforo de 100 personas. “Queríamos empezar como una declaración de intenciones, hacer lo pequeño grande y que las primeras personas que pudiesen ver cómo era este último disco más allá de un recinto grande, tuvieran la oportunidad de disfrutar de una gran sala como El Veintiuno, solo para 180 personas”, proclama.

¿Y a partir de ahora qué? A sus 38 años, David Martínez Álvarez (su verdadero nombre) lo tiene claro: “No voy a hacer lo que otros, que abandonan la música y vuelven poco después. Esto es una despedida definitiva. Yo no tenía vocación por la música, pero sí por la escritura. En eso me voy a volcar”, concluye.

Una faceta literaria en la que en 2023 firmó su primera novela, ‘El acercamiento de la mujer cactus y el hombre globo’ y anteriormente tres poemarios: ‘Herido Diario’ (2015), ‘TErminAMOs y otros poemas sin terminar’ (2016) y ‘El mundo es un gato jugando con Australia’ (2019).

Publicidad
¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

1 Comentario

Comentar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.