Tipos de adhesivos y cuál elegir según el trabajo que vayas a hacer

Cuando necesitas arreglar cosas o unir materiales, la opción más común es utilizar pegamento. No es sorprendente, ya que es una solución fácil de aplicar, accesible incluso para personas con poca experiencia, como los entusiastas de los bloques de construcción LEGO. Además, el pegamento es versátil, ya que puede unir prácticamente cualquier tipo de material.

  • ¿Qué es un adhesivo?

Un adhesivo es básicamente un material que no es metálico y que tiene la capacidad de unir diferentes piezas gracias a su capacidad de adherencia superficial y resistencia interna, también conocida como cohesión. Esto implica que el adhesivo debe ser capaz de unirse tanto a superficies externas como a sí mismo para cumplir su función correctamente.


¿Qué tipos de adhesivos existen?

A la hora de elegir el pegamento ideal es necesario conocer las diferentes opciones para quedarnos con la que más nos interesa. Actualmente podemos dividir entre los adhesivos de fraguado físico y los de fraguado químico. Vamos a hablar a fondo de cada uno de ellos

Adhesivos de montaje


Cuando usas adhesivos de fraguado físico, estos alcanzan su estado definitivo una vez aplicados, y a partir de ese momento, ya no experimentan cambios. Las características adhesivas de estos productos se desarrollan a través de procesos como el secado, la aplicación de presión o la solidificación. Es importante destacar que, una vez completado este proceso, las propiedades adhesivas quedan fijas y no sufren modificaciones posteriores.

Analizando el catálogo de adhesivos de montaje de    Soudalcenter.es podemos ver una amplia variedad de opciones entre las que elegir. Lo importante es tener claro qué trabajo se va a realizar para tener la certeza de que realmente vamos a conseguir un buen resultado.

Comencemos con los pegamentos húmedos. Estos se fraguan cuando el agua o disolvente presente se evapora. Para lograr un secado eficiente, es preferible utilizar materiales porosos, ya que facilitan este proceso. En el caso de materiales impermeables, la superficie adhesiva debe ser lo más larga y estrecha posible. Ejemplos de pegamentos húmedos incluyen el pegamento multiusos y el pegamento para madera.

Otro tipo de adhesivos son los adhesivos de contacto, que desarrollan su poder adhesivo mediante presión. Después de aplicar el adhesivo, es necesario dejar evaporar las superficies adhesivas para que el disolvente se evapore. Posteriormente, se presionan vigorosamente las piezas a unir. Es importante mencionar que el punto adhesivo se vuelve efectivo de inmediato después de la unión. Los adhesivos de contacto incluyen ejemplos como los adhesivos energéticos.

Los adhesivos permanentes, como su nombre indica, permanecen adhesivos de manera continua. Se utilizan cuando se busca una conexión desmontable. Un ejemplo de este tipo de adhesivo son los adhesivos sensibles a la presión, que pueden encontrarse en formato de aerosol.

Los adhesivos termofusibles se funden mediante calor, ya sea directamente en la junta adhesiva, como por ejemplo mediante planchado, o mediante una pistola de pegamento. Es importante destacar que las piezas a unir deben ser resistentes al calor. Una vez que el compuesto se enfría a temperatura ambiente, alcanza su resistencia final. Sin embargo, es posible desmontar la unión calentando nuevamente el adhesivo.

Adhesivos de fraguado químico o reactivo


Los pegamentos reactivos ganan su capacidad de adherencia al combinarse con otro elemento. Su endurecimiento ocurre a través de una reacción química entre sus componentes básicos.

Existen dos tipos de pegamentos reactivos:

  • Monocomponentes: Estos reaccionan con la humedad, la luz ultravioleta, el oxígeno del aire o en ausencia de aire, comenzando la reacción de inmediato. Algunos ejemplos comunes son el super pegamento y las siliconas.
  • De dos o varios componentes: Estos pegamentos están compuestos por aglutinantes y endurecedores almacenados por separado. Antes de su aplicación, es necesario mezclarlos en una proporción específica. Un ejemplo de este tipo de pegamento son las resinas epoxi.

Es importante destacar que cada tipo de pegamento reactivo tiene sus propias características y aplicaciones particulares, por lo que la elección dependerá de las necesidades y condiciones específicas de cada situación.


Tipos de espumas de poliuretano

Para conseguir un trabajo con resultado profesional también puede ser una buena opción usar una buena espuma de poliuretano. En el artículo de compramosbien.com nos explican que actualmente existen diferentes tipos de espumas de poliuretano. Para conseguir el resultado esperado siempre hay que usar la que realmente nos interesa.

  • Resistentes al calor: para poder disfrutar del resultado esperado lo mejor que se puede hacer es optar por la espuma inyectada. Gracias a las propiedades que tiene puede aguantar sin problemas las altas temperaturas. La espuma inyectada es una de las opciones más usadas en muchos proyectos por esa resistencia. Recuerda, es un tipo de espuma que no arde.
  • Para tejas: es la variedad de espuma de poliuretano que cuenta con propiedades especiales con las cuales consigue una buena adherencia. Normalmente se suele usar para fijar tejas por su alta potencia, pero también se puede usar para otros proyectos como cubiertas. Es una de las opciones más efectivas del mercado, de aquí que en el ámbito de la construcción se use mucho.
  • De interior y exterior: se adapta muy bien a todo tipo de temperaturas, de aquí que sea perfecto tanto para interior como para exterior. En el mercado podemos encontrar muchos tipos entre los que elegir, lo importante es optar por los de calidad para conseguir un buen resultado duradero.
  • Para juntas y grietas: es la variedad que cuenta con una gran flexibilidad, de aquí que sea perfecto para las grietas y las juntas. Esa misma flexibilidad es la que permite usar el poliuretano incluso en zonas de difícil acceso, de aquí que sea otro tipo a destacar. En muchas ocasiones se suele usar para tapar grietas y así evitar que por las mismas se pueda filtrar la humedad o escapar el aire. Realmente es la opción que debes buscar si quieres conseguir un buen aislamiento.

La espuma de poliuretano se puede usar para diferentes fines. En muchas ocasiones se suele usar para luchar de manera directa contra la humedad. Pero también se usa para reducir el riesgo de incendios en las edificaciones, realizar aislamientos de ruido o ahorrar en la climatización, tanto a nivel de calefacción como de aire acondicionado.

Publicidad
¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comentar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.