El Hospital Príncipe de Asturias aborda de una manera multidisciplinar los casos de sordera que precisan implantes cocleares

El Hospital Universitario Príncipe de Asturias, a través de su Servicio de Otorrinolaringología, realiza implantes cocleares de una forma multidisciplinar, para dar respuesta a los casos de sordera severa y profunda. Todos los profesionales contribuyen de forma decisiva en el proceso, que finalmente vira en el entorno del rehabilitador y logopeda, dos perfiles que resultan muy necesarios.

Foto de agencias
  • El Centro se ha sumado al Día Internacional del Implante Coclear, que se celebra el 25 de febrero.

Su implementación ha supuesto una mejora importante para nuestros pacientes, no sólo por la importancia de dar respuesta en nuestro área a un problema sensorial tan importante como la sordera severa sino también por facilitar las fases que siguen a la cirugía del implante, como el postoperatorio, la programación del procesador, el ajuste y la terapia del habla y rehabilitación.

Esto además hace necesaria para la colocación de los implantes cocleares la coordinación de un equipo multidisciplinar liderado por la jefe del Servicio de ORL, Dra. Teresa Rivera, y que está compuesto por un especialista en Otorrinolaringología, personal técnico para la programación del implante y logopeda para la rehabilitación. Son necesarias también otras especialidades médicas que intervienen en el proceso como anestesiólogos, personal de Enfermería y radiólogo.

El día 25 de febrero se celebra el Día Internacional del Implante coclear y gracias a los avances técnicos, a los profesionales especializados y a la financiación pública podemos celebrar hoy día el poder dar una solución a los pacientes con sordera.

Los implantes cocleares son dispositivos electrónicos que permiten que las personas con sordera profunda puedan oír. Se indica en aquellos casos en los cuales la sordera es severa y/o profunda y el audífono convencional no aporta el rendimiento deseado para una audición útil.

El implante coclear se diseñó en los años 60 y en el momento actual es de uso clínico habitual. La importante evolución tecnológica ha favorecido el tratamiento de los pacientes con sordera. Consta de dos partes, una interna que se coloca en el oído interno mediante una intervención quirúrgica, y otra externa que permite la captación del sonido y lo transmite al componente interno facilitando la estimulación del nervio auditivo mediante impulsos eléctricos.


Un avance muy importante sobre todo en los niños

Inicialmente se empleaban sólo en adultos y a lo largo de los años se han ido ampliando las edades de los pacientes implantados, de tal forma que actualmente no hay ninguna contraindicación de edad. Se pueden indicar en niños en los primeros meses de edad para dar solución a las sorderas congénitas, así como en ancianos, ya que se ha visto que la estimulación auditiva retrasa el deterioro cognitivo. En el caso del HUPA, los implantes se realizan a mayores de 4 años.

El dar respuesta a este tipo de sorderas ha supuesto un avance muy importante sobre todo en los niños, en los que el desarrollo del lenguaje depende trascendentalmente de una audición útil, y esto a la vez condicionará su desarrollo comunicativo, personal y social. También es muy importante en los adultos a diferentes edades, ya que impide el aislamiento social y facilita su comunicación laboral y familiar.

A lo largo de los años se han ido ampliando las indicaciones según el tipo de sordera. En un principio sólo se indicaban en casos de sordera profunda bilateral, y actualmente se ha visto que, en otros casos como sordera severa bilateral, sordera unilateral o acúfeno incapacitante, ha habido resultados muy satisfactorios.

Publicidad
¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comentar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.