A las puertas de la recesión

El 2022 ha sido un año definido por marcados vaivenes en los mercados financieros y que muchos han calificado de nefasto e incluso como uno de los peores de la historia. La inestabilidad generada por el conflicto entre Rusia y Ucrania sumada a las políticas restrictivas en pleno auge inflacionario, han sido los principales desencadenantes.

  • Panorama geopolítico

Si bien en un principio la previsión auguraba un aumento de la demanda petrolífera ante la recuperación económica tras la pandemia, pronto la invasión rusa en territorio ucraniano sembraba la incertidumbre geopolítica en una Europa que comenzaba a sufrir las consecuencias de una rápida escalada en el precio de la energía.

Mientras en China, los rebrotes de Covid mantenían los sectores manufactureros y petroquímicos paralizados durante el primer semestre.

Pero además, la política de “Covid cero” ordenada por Xi Jinping a lo largo del pasado año, afectaba a otro de los elementos clave de la economía mundial y se convertía en un lastre para la demanda de petróleo. No obstante, ante la apertura de sus fronteras y tras el giro actual en su política para enfrentarse al virus, se espera que la demanda se dispare.

Es más, tras anunciarse el final de su restrictiva política anti Covid, el mercado del crudo experimentó una notable subida y la confianza en el mercado no se mermó aún a pesar del extremo aumento de los inventarios que fue dado a conocer por el Departamento de Energía estadounidense.

El precio del petróleo Brent se sitúa en torno a los 85 dólares y el WTI supera los 80 y, a pesar de que aún están lejos de los máximos alcanzados en 2022, parecen haber afianzado una base sólida en torno a los 80 dólares.

Y es que las buenas noticias parecen haber llegado al mercado del petróleo y, en opinión de los analistas, aunque aún es pronto para saber el nivel al que llegará la recuperación, la demanda china podría suponer la mitad de la demanda global esperada para el 2023, que representaría alrededor de 1,7 millones de barriles diarios de crecimiento.

Por su parte, la OPEP prefiere esperar y observar cómo evoluciona el mercado antes de siquiera plantearse modificar sus objetivos de producción.


La recesión llama a la puerta

El rápido aumento en el precio de la energía del pasado año, dio fuelle al aumento de la inflación, por lo que los bancos centrales se pusieron manos a la obra cambiando el rumbo de la política monetaria para tratar de contenerla.

Así, en la rueda de prensa ofrecida por el presidente de la Reserva Federal de EEUU, el pasado mes de diciembre, se concluía que aún era necesaria una mayor evidencia de desaceleración inflacionaria por lo que no se contemplaba cambiar el objetivo actual de inflación y continuaría, por tanto, con el aumento de los tipos con el fin de frenar la demanda, con una política restrictiva que equilibre el mercado laboral.

Sin embargo, los últimos datos dados a conocer por la Oficina Laboral de Estadísticas, anunciaba una moderación en la inflación subyacente que la situaría en el 5,7%, por lo que se entendería una importante desaceleración de los precios.

Este dato dejaría paso a la posibilidad de que la Reserva Federal modere las subidas de tipos y de que el PIB evite la recesión.

Por su parte, el BCE -que llevaba más de una década sin subir los tipos de interés- continuará subiendo los tipos de interés para llevar la inflación a su objetivo del 2%. De hecho, se teme que la próxima subida en los tipos supere a la de la Reserva Federal, algo que no se ha vuelto a producir desde el 2011.

Pero no sólo la Reserva Federal y el Banco Central Europeo han subido los tipos. Tanto el Banco Nacional de Suiza como el Banco de Inglaterra, han movido ficha en el mismo sentido.

Teniendo en cuenta el escenario macroeconómico actual, las previsiones del Banco Mundial no se muestran en absoluto optimistas y los más perjudicados serán, una vez más, los países más pobres, ya que las subidas de los tipos de interés en las economías desarrolladas les privará del capital necesario en sus inversiones nacionales y acentuará sus carencias en educación, sanidad e infraestructuras.

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comentar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.