Víctor Coyote: Electrorock a base de contrabajo y loops de guitarra en la Plaza de San Diego

La trayectoria musical de Víctor Coyote es larga. Empezó en los años 80, el momento en que estallaba la Movida. Los Coyotes inauguraron la escena punkabilly de la época, para años después, destrozar esa reputación a base de ritmos latinos y teorías panamericanas. El Jueves demostró en Alcalá su experiencia y buen gusto musical y ell público se  lo reconoció con creces con sus aplausos y admiración.

  • El powerpop de Víctor Coyote en la Plaza de San Diego de Alcalá de Henares
  • Crónica gráfica y video de Myriam Trujillo para ALCALÁ HOY

El pasado jueves 28 de julio y casi a punto de finalizar el ciclo de Música en las Terrazas Víctor Coyote dejó huella en la Plaza de San Diego dando lo mejor de si, cercano, simpático y sobre todo regalando buena música con su sello personal e inigualable.

La trayectoria musical de Victor Coyote es larga. Empezó en los años 80, el momento en que  estallaba la Movida. Los Coyotes inauguraron la escena punkabilly de la época, para, tres años después, destrozar esa reputación a base de ritmos latinos y teorías panamericanistas. En esa étapa de su carrera, Víctor adelantó un ideario musical alejado de la corriente del pensamiento imperante -la fascinación por la Europa rica- a base de dosis de horterada de culebrón y particulares letras de compromiso social. De ésta época son sus éxitos menores «Cien guitarras» o «Esta Noche me Voy a bailar».

Los Coyotes se disolvieron en el año 1992 y Victor comenzó una carrera en solitario caracterizada por lo que ya había defendido en el grupo: la incoherencia musical mas coherente. Esto es, intentar no aburrir al público, intentar a la vez que éste siga sus movimientos e intereses musicales y, sobre todo, practicar la fe en la música popular antigua y moderna, un experimento Electrorock a base de contrabajo y loops de guitarra eléctrica -Lucha de migajas-, un mini CD de excelentes canciones powerpop -¿A qué viene ahora silbar?-, un disco intimista, dramático, descreído, y de glam-folk -Dos años luz y cuarto- y una colección de canciones interpretadas para reivindicar la figura del crooner de pueblo -De pueblo y de río- . Su nuevo trabajo, un CD-single de tres canciones -Cumbia de Milagro- es tan arrebatador en el ritmo y tan riguroso en su lírica como siempre ha sido toda su discografía.

Este gallego de Tui (Pontevedra) es además artista multidisciplinar como  ilustrador,  diseño gráfico y  atrezo gráfico para el cine. También escribe. Ya publicó un libro de relatos (Cruce de perras, Visual Loop, 2006), o más recientemente se lanzó con un cómic (Tío Budo, Fulgencio Pimentel, 2014). Y también ha sido actor.

Víctor Coyote se presentó con un look muy personal acompañado de Gustavo Villamor al contrabajo, Técnico Superior en Diagnóstico por Imagen en el Hospital Gregorio Marañón y Contrabajista y bajista profesional de Blues, swing, soul, country, rock&roll, funk, jazz. Músico de sesión y que actualmente colabora entre otros con  Víctor Coyote, Border Caballero, Faraones, Zulu men, Michael Gillmer, Chencho Lebaniegos, Grey&González, Dirty Rhythms, Siete Muertes, Reverendo & The New Preacher Boys, Turbulentos, Rey Luy, Widow Makers, Castillo&Furilo, Nacho Solinís y un largo etcétera.

El artista gallego se define con una canción de Las Comarcales: «Soy trabajador, soy autónomo, soy artista». El Jueves demostró su experiencia y buen gusto musical. El público se  lo reconoció con creces con sus aplausos y admiración.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.