Yolanda Díaz se da un baño de sociedad civil en la puesta en marcha de Sumar

Sumar ya es una realidad, y arranca con un éxito de convocatoria que desbordó a sus organizadores. Varios miles de personas aguantaron de pie, al sol, en un caluroso viernes por la tarde, en una plaza del centro cultural Matadero de Madrid, para escuchar a Yolanda Díaz y aclamarla al grito de “presidenta”.

Foto tuiteada por Yolanda Díaz
  • Yolanda Díaz promete un «nuevo contrato social» para «ensanchar la democracia» en el estreno de Sumar.

 

Yolanda Díaz ya escucha. Y desde ahora mismo tiene por delante un año y medio para resolver el «ingente» reto de la izquierda española: sumar. Con la consigna de «no hacer politiqueo, sino política», la vicepresidenta segunda del Gobierno trabaja desde ya en superar la marca de Unidas Podemos y recoser las costuras de las fuerzas progresistas de cara a las próximas elecciones generales.

  • Fotos tuiteadas por Yolanda Díaz y David Cobo

Un propósito para el cual Díaz, por el momento, rehúsa apoyarse en las siglas políticas y centra todos sus esfuerzos en la sociedad civil. A la espera de conocer las alianzas y el reparto de pesos en la estructura orgánica de la plataforma, la ministra de Trabajo abrió este viernes un periodo de escucha con la ciudadanía que dará como fruto «una propuesta de contrato social para la próxima década que se presentará en 2023». Será elaborada por «diversos grupos y equipos temáticos» que tengan en cuenta las sugerencias recogidas desde este momento «en cada rincón del país».

Díaz se mostró «dispuesta a dar el paso» de encabezar un proyecto político que tenga el objetivo de «ensanchar la democracia» y «cambiar Europa»: «Queremos una democracia mejor que llegue a los hogares, a las escuelas, a los centros de día, que sea económica. Que llegue a los impuestos. Queremos justicia social», lanzó.

A pesar del éxito en este primer paso, el proceso al que se acerca Díaz se prevé largo y costoso. Ella misma pidió ayer a su público «paciencia» y «mucha calma»: «Me da igual lo que digan los estudios demoscópicos; me importa lo que diga la calle», lanzó.


Al ritmo de Alicia Keys

Ante 5.000 personas que desbordaron la organización del evento, la vicepresidenta segunda se conjuró ante su electorado y advirtió a los partidos de que no son los protagonistas de lo que viene ahora. Tanto es así que, en una imagen totalmente opuesta a la vista en Valencia en octubre durante el acto de Otras Políticas -abrazada a Mónica Oltra, Ada Colau, Mónica García y Fátima Hamed-, Díaz entró en el recinto apoyada en sus amigas de toda la vida. Ya dentro del espacio y rozando los 40 grados, la líder del espacio subió al escenario al ritmo de la batería y los acordes eléctricos de Girl on fire, de Alicia Keys. Toda una declaración de intenciones.

Ya sobre las tablas, Díaz cedió la palabra a los que serán los protagonistas de los siguientes seis meses: representantes de la ciudadanía, agentes sociales y ONG: acompañaron a la vicepresidenta en la puesta de largo de Sumar una jurista y activista ecologista (Irene Rubiera), una emprendedora digital (Valeria Castro), un rider y sindicalista (Fernando García), representante de la lucha de los trabajadores de Amazon (Miguel Ángel Castellano), una profesora de la Universidad de Málaga (Carmen Rodríguez), una abogada defensora de los derechos de las mujeres migrantes empleadas del hogar (Carolina Elías), y una psiquiatra en un centro de salud mental (Belén González).


“No nos vamos a resignar”

Díaz ya apunta muy claramente que será la candidata, algo que nunca ha llegado a dar por hecho, pero pide a los que estén interesados en este proceso que le ayuden a crear el movimiento ciudadano. “Yo no me resigno. Doy un paso adelante. Con una condición. Yo soy una pieza más, el protagonismo es vuestro, si vosotros queréis, yo me sumo, pero el protagonismo es ciudadano. Tienen que hablar la gente, las cajeras, los arquitectos, las cuidadoras, ya está bien de que hablen los de siempre”.

Lo cierto es que Díaz llama a sumar con únicamente el apoyo político explícito y sin fisuras de IU y de los comunes. De hecho, el concejal alcalaíno David Cobo asistió a la presentación. En Podemos nadie duda del liderazgo necesario de Díaz, pero cunde la incertidumbre sobre el papel que los morados jugarán en sus esquemas, motivo por el cual reclaman un peso «imprescindible» en la cúpula de su proyecto.

En Más País y Más Madrid, Íñigo Errejón y Mónica García se han mostrado dispuestos a dialogar con Díaz, pero todavía es pronto para asegurar que estarán dispuestos a compartir lista electoral con Podemos. Y en Compromís, la caída política de Mónica Oltra ha deteriorado la sintonía con la vicepresidenta. De hecho, sectores de la formación valenciana ya admiten no afrontar este proceso con la «ilusión» que desprenden otras siglas. En cualquier caso, todos estos partidos contaron este viernes con representantes de perfil bajo en el acto.

En las filas socialistas observan con atención el alumbramiento de Sumar, ya que es la semilla de la regeneración de izquierdas que puede permitir o no una revalidación de la victoria frente a la derecha en el próximo paso por urnas. Pero nadie por el momento se muestra temeroso ni concibe como una amenaza el plan de Díaz. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, deseó este viernes «lo mejor» al proyecto de la vicepresidenta porque, a su modo de ver, su éxito daría «una mayor estabilidad» al bloque de izquierdas en nuestro país. «Espero que les vaya bien», dijo.

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

1 Comentario

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.