¿Vuelta a la normalidad? | Asociación Vecinal “El Val”

Queremos hoy hablar de la normalidad cotidiana que por causa de la COVID-19 perdimos ahora va para dos años. Pero en otros organismos públicos, Servicios Municipales, delegaciones de la Agencia Tributaria, Tesorería de la Seguridad Social, etc. y también en empresas privadas de servicios, como eléctricas, aguas, etc., ¿no creen ustedes que también es necesario volver a la normalidad?

La factura de la luz provoca colas en las oficinas de Naturgy
  • Carta pública remitida por la Junta Directiva de la Asociación Vecinal el Val

Queremos hoy hablar de la normalidad cotidiana que por causa de la COVID-19 perdimos ahora va para dos años. Los ciudadanos de a pie hemos actuado con respeto, aceptando y adaptándonos a cuantas instrucciones se nos han dado por parte de las diferentes administraciones y organismos, tanto públicos como privados.

Parece que esta sexta hola ya está llegando a su nivel más bajo y por tanto se nos siguen dando instrucciones, ahora, para recuperar aquella normalidad perdida y, como no puede ser de otra manera, modificaremos una vez más nuestras costumbres cotidianas.

Hemos podido comprobar cómo gracias a un movimiento ciudadano promovido por D. Carlos San Juan se ha conseguido, por lo menos inicialmente, sensibilizar a los bancos y hasta el propio Gobierno de la Nación para que las entidades bancarias modifiquen sus “normas de atención al cliente”, (porque para ellos somos meros clientes), y atendernos como personas, especialmente a las personas mayores. Esperamos ver pronto esas nuevas normas en el trato diario en todas las sucursales bancarias, aunque mucho nos tememos que gran parte de las promesas se queden en agua de borrajas. Muy bien, y muchas gracias a D. Carlos San Juan por esa iniciativa tan necesaria y mejor gestionada.

Pero en otros organismos públicos, Servicios Municipales, delegaciones de la Agencia Tributaria, Tesorería de la Seguridad Social, etc. y también en empresas privadas de servicios, como eléctricas, aguas, etc., ¿no creen ustedes que también es necesario volver a la normalidad? ¿No es hora ya de modificar esas normas implantadas con motivo del COVID-19 y que tan sumisamente hemos aceptado y respetado los ciudadanos?

Estos organismos y empresas también los necesitan las personas mayores, que en muchos casos carecen de medios y formación para solicitar esas citas previas, bien por Internet, que no disponen de él o no lo saben manejar adecuadamente, o por teléfono, que para ellos es muy complicado acceder porque las esperas son eternas o es una máquina la que les atiende. ¿Se imaginan que no existiera la tarifa plana del teléfono y de Internet, que la pagamos, por supuesto? No nos llegaría el sueldo y/o la pensión para pagar estos servicios, por las largas esperas que tenemos que soportar cuando se habla con máquinas y que, al final te cabreas y cuelgas. ¿Y por qué hemos de pedir a nuestros hijos, nietos y amigos que nos hagan estas gestiones?

Por tanto, creemos que ya es imperioso que se adopten sistemas mixtos para la atención al ciudadano, manteniendo las citas previas (que, ciertamente, tienen grandes ventajas) pero conservando la atención directa y personalizada, para quienes no puedan pedirlas.

Por otra parte, vemos oficinas de estos Organismos, en las que han limitado tanto el aforo de entrada que hay que formar colas en la calle, haga frío, lluvia o calor… mientras que, a veces, la mitad de los puestos de atención no están ocupados. Ya es hora de que se vuelva a normalizar el aforo y se trate a las personas con más dignidad.

Somos mayores, y veteranos, ¡sí! Nos falta información, ¡sí! Pero pedimos ser tratados como personas, no como clientes: ¡No a la cita previa obligatoria!

Si acudimos a estos organismos o empresas de servicios es porque necesitamos algo de ellos.  Porque si no tenemos la cita previa, no hemos sabido o podido conseguirla, en vez de ese frío “No puede pasar, solo se atiende con cita previa” o darnos ese papelito con una página web y cinco teléfonos, mejor, si no es posible la atención en ese momento, gestionarnos directamente la cita previa. ¿Por qué no? ¿Es tan difícil?

Así en vez de enfadarnos y sentirnos impotentes, nos marcharemos con una sonrisa y dándoles las gracias, seguro.

Solicitamos, pues, un trato personalizado y comprensión por nuestras carencias.


Nota: Cuando ya teníamos terminado este artículo, nos encontramos con una dura realidad que se ha desatado en Europa y que nos obliga a comenzar nuestra reflexión con esta consideración: este mundo nunca será normal mientras haya una guerra.

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

1 Comentario

  1. Ayer mantuve una conversación con una persona de una entidad bancaria (no la cito porque todas se comportan igual) que me pedia disculpas por un error cometido por la entidad y yo le dije que lo que queria era que a las personas mayores nos trataran con el respeto que nos merecemos, que nos ayudaran a hacer las gestiones, en lugar de ponerno travas, porque muchas no sabemos utilizar las redes informáticas ni tenemos siempre a mano a algún hijo o nieto que nos las hagan.
    Yo no pido disculpas, pido respeto.

  2. Miren Ustedes, esto tiene fácil solución, muchos de las per zonas mayores han sido jóvenes y recordaran que cuando vivían con sus padres muy a menudo llamaban a la puerta y al abrirla veías a una persona que te venía a cobrar el recibo de la luz, al día siguiente venia otra persona a tu casa a cobrarte el recibo del agua, otro día llamaban a la puerta y llamaba un policía para cobrarte una multa etc. etc.
    Con esto queremos decir que si alguien quiere cobrar, que valla al domicilio que pone en el recibo y si no estás por cualquier circunstancia, pues que vuelva otra vez.
    Se están riendo de todos los ciudadanos porque así todos y todas ellas están sentados en sus sillones, te tratan de una manera despectiva, si llueve como pues a aguantarte, y de esa manera cada vez despiden a más gente de los bancos incluso los cierran y tienes que ir a otro banco que está a cinco kilómetros de tu casa e incluso tienes que subirte a un autobús.
    Así que sigamos así que ya nos tienen considerados como imbéciles y ellos cada día más ricos, pero ojo ya estamos en una tercera guerra mundial y todo es porque los ricos quieren ser más ricos y los pobres cada vez hay más.
    Empecemos a movernos y si quieren los bancos forrarse de millones que contraten a trabajadores para que cualquier recibo lo pagues en tu domicilio, y el coste se los cobre a quien te lo mande.

Comentar

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.