El reloj del Encín ya ha regresado

Tras un tiempo de dudas e incertidumbre, el pasado día 17 pudimos ver por fin el antiguo reloj Canseco de El Encín de regreso a la finca, al lugar para el que don Federico Luque lo comprase hace ya más de un siglo, como hemos publicado en varias ocasiones. Aquí queda ahora, expuesto en la capilla de la finca, aunque no en la torre donde estuviera tantos años.

Foto remitida por el GDPC
  • Información remitida por el Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense

  • Fotos remitidas por el Grupo de Defensa del Patrimonio Complutense

Tras un tiempo de dudas e incertidumbre, el pasado día 17 pudimos ver por fin el antiguo reloj Canseco de El Encín de regreso a la finca, al lugar para el que don Federico Luque lo comprase hace ya más de un siglo, como hemos publicado en varias ocasiones. Tras tres años de seguimiento bastante infructuoso, finalmente conseguimos averiguar que el reloj estaba en proceso de restauración, desde hacía unos dos años; pero con la intención de dejarlo ubicado en Madrid capital. Una idea desafortunada a la que nos opusimos. Sin embargo, las gestiones realizadas ante los organismos directivos de El Encín encontraron buen eco, y el reloj finalmente ha vuelto a su casa complutense.

Aquí queda ahora, expuesto en la capilla de la finca, aunque no en la torre donde estuviera tantos años. A la presentación oficial del reloj Canseco asistieron el director del IMIDRA, Sergio López Vaquero y el subdirector, José Juan Castro Díez.

Los asistentes pudimos ver con detenimiento el reloj restaurado y su funcionamiento. Como parte del proceso de recuperación, se le han añadido varios elementos: un soporte de hierro, una campana, una cadena de aluminio y una esfera de metacrilato con los números romanos, en sustitución de la esfera original que se mantiene en su lugar, en la torre. Sin embargo, nos sorprende que falte el preceptivo informe de la restauración, que no hemos podido consultar, ni está disponible.

Es evidente, y así lo manifestamos al director, que el reloj necesita disponer de una vitrina de protección, pues queda muy accesible al público y a la suciedad, además de la conveniencia de colocar alguna placa o texto, con los datos explicativos del histórico reloj y sus avatares.

Las carencias más notables que encontramos son la citada cadena, que debería ser de bronce o al menos negra y los números, que al estar mal fijados, algunos se han caído.

A pesar de estas deficiencias, desde el Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense, junto con todos los ciudadanos amantes de su patrimonio, estamos satisfechos por el regreso del reloj a su casa, ya restaurado. Deseamos sinceramente que se cuide y mantenga en buenas condiciones.

 

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.