Una menor de 15 años muere por intoxicación de monóxido de carbono en Azuqueca de Henares

Una joven de 15 años ha muerto y otras ocho personas han tenido que recibir asistencia médica tras sufrir en la madrugada del lunes una intoxicación por monóxido de carbono en un local abandonado de Azuqueca de Henares (Guadalajara) donde se habían reunido para celebrar una fiesta de Halloween. La fallecida y al menos dos de los jóvenes que permanecen en la UCI son alumnos del instituto de secundaria Gaspar Sáiz de la vecina localidad de Meco.

Local de Azuqueca donde se produjo el suceso. Nacho Izquierdo, EFE
  • Otras ocho personas han necesitado asistencia médica, entre ellas los dos guardias civiles que entraron a auxiliar a las víctimas.

 

Una intoxicación por monóxido de carbono ha provocado la muerte de una chica de 15 años y ha dejado otras 8 personas heridas, según el 112. Los hechos se han producido en la madrugada del lunes en un local privado sin actividad de la Avenida de la Constitución de Azuqueca de Henares (Guadalajara). Hace años este local tuvo actividad social donde personas mayores iban a echar la partida. Ya llevaba tiempo cerrado.

Según informa el Servicio de Emergencias 112, nueve personas han resultado afectadas por inhalación de monóxido de carbono cuando se encontraban en un local de la Calle Constitución de Azuqueca de Henares, con el fatal resultado de que una menor de 15 años, vecina de Meco, ha fallecido. Otra joven, de la misma edad, ha sido trasladada al cercano Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares y varias personas más al Hospital Universitario de Guadalajara, entre ellos dos Guardias Civiles de 33 y 35 años.


Las primeras investigaciones apuntan a la mala combustión del grupo electrógeno que había en el local como el supuesto origen del gas que ha provocado la intoxicación, según fuentes de la Guardia Civil.

El suceso se ha conocido después de que a las 0.30 de este lunes la madre de una joven del grupo acudiese al cuartel de la Guardia Civil del municipio para denunciar que no localizaban a su hija, pese a que a esa hora tendría que haber regresado a casa. Esta persona aportó a los agentes la última localización de su teléfono móvil, que lo situaba en la avenida de la Constitución de la localidad alcarreña.

Hasta allí se desplazó una patrulla del instituto armado que, pese a que la ubicación que indicaba el móvil del joven no era precisa, localizó el lugar donde estaban los jóvenes. Al mirar por la ventana, los agentes observaron que había personas en el interior, pero que no se movían, por lo que decidieron romper el cristal y entrar, informa la agencia Efe. En el lugar encontraron a siete jóvenes en estado inconsciente. Los sacaron rápidamente al exterior y avisaron a los servicios de emergencia.

El local donde se produjo el incidente está abandonado desde hace años. Desde hace varios meses lo habían okupado algunos menores que lo utilizaban para celebrar fiestas y reuniones, según han explicado varios vecinos que habían denunciado varias veces la presencia de estos chicos durante la madrugada. Hace años el recinto albergó un bar y más tarde la sede de la Casa de Andalucía. En una de las paredes hay un letrero que anuncia su venta y el teléfono de una inmobiliaria.

Según informaba EL PAÍS, Un compañero de la adolescente que ha perdido la vida, Íker Rodríguez, de 17 años, señala que el grupo de jóvenes se reunió en el local para celebrar una fiesta de Halloween que había sido convocada unos días antes a través de WhatsApp y a la que él declinó asistir porque tenía “otros planes”. La fallecida y al menos dos de los jóvenes que permanecen en la UCI son alumnos del instituto de secundaria Gaspar Sáiz de Meco, una localidad a apenas seis kilómetros de Azuqueca de Henares. Íker, que este lunes ha acudido al lugar de los hechos acompañado de su abuelo, describe a la joven como “una chica muy sociable” y a la que le iba “muy bien” en sus estudios.

Un vecino del bloque de viviendas al que pertenece el local, Miflin Eduardo Cruz, señala que este domingo por la noche no oyó la fiesta: “Yo no escuché la música, solo me despertó la Guardia Civil cuando llegó, a la una de la mañana”. Indica que el local sufría deterioro y que parte de su techo se había desprendido cuando aún estaba abierto el bar. Lo confirma Alexandra, de 15 años, que vive cerca de la zona: “Yo venía aquí a bailar sevillanas hace cuatro años pero después lo cerraron porque se está cayendo el techo”.

El alcalde de Azuqueca de Henares, José Luis Blanco, ha atribuido el suceso al fallo de un generador eléctrico alimentado por gasóleo y ha reconocido la “rápida intervención” de la Guardia Civil: “Gracias a esto no estamos hablando de una gran tragedia”. El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha señalado que miembros de la Policía Judicial del instituto armado se han hecho cargo de las investigaciones para esclarecer las circunstancias que provocaron el suceso, “tan lamentable y con un resultado tan grave”.

 

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook