Ampliación de Barajas: polo logístico conectado al Corredor del Henares para atraer inversión, riqueza y empleo

La ampliación de Barajas tiene como objetivo dotar al aeropuerto Adolfo Suárez Mardrid-Barjas un polo logística, para dar mayor cobertura al auge del ecommerce y el crecimiento del negocio de la carga aérea, con un total de 323 hectáreas de superficie, con una edificabilidad de 2,1 millones de metros cuadrados asociados con tres actividades diferenciadas de desarrollo. Y fomentar así la atracción de inversión, riqueza y empleo al Corredor del Henares.

Foto de agencias
  • Una de las metas de esta ampliación es equiparar Barajas a los aeropuertos de Ámsterdam o Fráncfort, y convertir el aeródromo madrileño en una gran ciudad aeroportuaria.

Según informa AEDHE ( Asociación de Empresarios del Henares), la Airport City Adolfo Suárez Madrid-Barajas incluye una primera fase que será el polo logístico que se estrena con la salida al mercado del área 1 formada por 32 hectáreas, de las cuales 28 están destinadas a la actividad logística y cuatro para zonas verdes vinculadas a los desarrollos verdes. Incluye un aprovechamiento máximo de 153.000 metros cuadrados a largo plazo.

El gestor aeroportuario lanzará un concurso público para buscar un único socio inversor con el que cerrar una joint venture en un proceso que se alargará hasta el segundo semestre de 2022, que será cuando se conozca al adjudicatario. La aportación del gestor portuario a esta sociedad conjunta será en especie, con un derecho de superficie a 75 años, mientras que la aportación del inversor será dineraria, para financiar todos los costes durante el periodo de desarrollo previstos en su oferta y, en su caso, aportaciones dinerarias adicionales para equilibrar la distribución de la sociedad.

Una de las metas de esta ampliación es equiparar Barajas a los aeropuertos de Ámsterdam o Fráncfort, y convertir el aeródromo madrileño en una gran ciudad aeroportuaria. Para ello, se contará con diferentes tipologías de activos como naves de almacenaje y logística, crossdocking, BPO (externalización de procesos de negocio-business process outsourcing) o empresas proveedoras de servicios a la aviación.

Dos de las áreas tienen acceso directo a la autovía A2 y, por tanto, al polo logístico del Corredor del Henares, uno de los corredores logísticos más importantes de Europa y donde se ubican grandes empresas logísticas y de ecommerce. La tercera área conectará con la A1.

El proyecto incluye una Air City con oficinas, hoteles y servicios destinados a pasajeros y usuarios. Esta parte contará con 62 hectáreas que estarán ubicadas frente a la T4 y tendrán acceso peatonal.

La última parte, la constituye la actividad aeronáutica con hangares para mantenimientos y otras labores dirigidas a la carga. Algo lógico teniendo en cuenta que este negocio es el que más ha crecido durante la pandemia haciendo que aerolíneas como Iberia reconviertan aviones comerciales en cargueros.

Terminal seca Guadalajara-Marchamalo en 2023

Ubicada en medio del Corredor de Henares, la nueva terminal seca de Guadalajara-Marchamalo, ocupará una superficie de 15 hectáreas en el flanco sur del polígono Puerto Centro- Ciudad del Transporte.

La terminal está a escasos metros del corredor ferroviario del Henares, de forma que se habilitarán los accesos ferroviarios necesarios para que los trenes de hasta 750 metros puedan importar o exportar sus mercancías. Según los primeros cálculos, la terminal supondrá cinco trenes diarios de entrada y otros cinco de salida, lo que representa entre 50.000 y 80.000 unidades anuales.


Las obras se ejecutarán en dos fases y en la primera se invertirán cuatro millones

La actuación representa una inversión de 15 millones de euros que se realizará en dos fases consecutivas. Inicialmente ya se llevó a cabo el terraplenado de los terrenos y ahora, en esta primera fase, se adecuará la superficie y se llevará a cabo la construcción de la plataforma ferroviaria.

En esta primera parte de los trabajos se destinarán 4 millones de euros y el periodo de ejecución será de aproximadamente unos siete meses, de manera que a principios de 2022 ya estará finalizada. Durante la realización de los trabajos en esta primera etapa, se sacará a licitación la segunda fase, que representa una inversión aproximada de 11 millones de euros, a fin de reducir los tiempos muertos en la ejecución del proyecto. De este modo, quieren acelerase los plazos marcados en el calendario.

Se prevé que la terminal esté finalizada durante el primer semestre de 2023, coincidiendo en fechas con la puesta en funcionamiento del Corredor del Mediterráneo, la finalización de los trabajos de urbanización y servicios de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) y la entrada en servicio de la terminal intermodal de La Boella.

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

1 Comentario

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.