Isabel Díaz Ayuso gana el pulso a Génova y podrá presidir el PP de Madrid

Así se lo reconoció este miércoles el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que verbalizó por primera vez públicamente el giro de la dirección encabezada por Casado al menos por ahora en el debate sobre el liderazgo del partido Madrid. La dirigente madrileña nunca se ha postulado explícitamente para liderar el PP de la región, pero en su equipo inciden en que ha sido su «casa política durante los últimos 17 años», dando a entender que optará al cargo.

Díaz Ayuso en Fitur 2021. Foto de Ricardo Espinosa Ibeas
  • La dirección nacional del partido avala ahora su liderazgo en detrimento de la apuesta de José Luis Martínez-Almeida por la «tercera vía» de Ana Camíns
  • Fotos de Ricardo Espinosa Ibeas para ALCALÁ HOY

«Pablo va a optar por el modelo aznariano del divide y vencerás». Un alto cargo del PP de Madrid pronosticaba así en 2019 que Casado no permitiría a Isabel Díaz Ayuso que presidiera el partido en la región para evitar que acumulara un «excesivo» poder territorial.

Según revelan  M. Belver, J. Lamet  y J. Rodríguez en un artículo colectivo firmado esta misma mañana en EL MUNDO,  en la dirección nacional de Génova querían evitar a toda costa la reedición del hiperliderazgo de Esperanza Aguirre, que catapultada por el férreo control del Gobierno de la Puerta del Sol en conjunción con el orgánico de los populares madrileños había tratado incluso de desalojar a Mariano Rajoy de la cúpula. Y el veredicto de las urnas les proporcionaba entonces un argumento de peso para poder trazar esa suerte de cortafuegos.

Hace dos años una Ayuso desconocida había perdido las elecciones con el peor resultado de la historia del PP de Madrid, lastrado por los casos de corrupción del pasado. Aunque logró la Presidencia regional mediante un pacto de coalición con Ciudadanos tenso desde el principio y el inestable apoyo parlamentario de Vox, su posición interna estaba debilitada por las circunstancias.

Ahora el panorama ha cambiado diametralmente. En los comicios autonómicos adelantados del pasado 4 de mayo, la candidata popular se impuso con contundencia rozando la mayoría absoluta -obtuvo 65 de los 136 diputados de la Asamblea de Vallecas- y logró ella sola más representantes que los tres grupos de la izquierda juntos, lo que se traduce respaldo sin ambages a su gestión de la crisis del coronavirus. Además, le da la legitimidad que podía faltarle para afrontar esa otra batalla interna.

Así se lo reconoció este miércoles el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que verbalizó por primera vez públicamente el giro de la dirección encabezada por Casado al menos por ahora en el debate sobre el liderazgo del partido Madrid. Lo hizo apoyando explícitamente a Ayuso y en detrimento de las aspiraciones del alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, que en línea con lo manifestado hasta la fecha por la dirección nacional del partido, se había decantado por una «tercera vía», la de que tome las riendas la actual secretaria general de los populares madrileños, Ana Camíns.

«Si yo fuera afiliado lógicamente mi total apoyo sería para la presidenta Isabel Díaz Ayuso, que ha demostrado que trabajar con firmeza y trabajar por las personas es su santo y seña», señaló García Egea. Estas declaraciones contrastan con las que hizo el propio secretario general el lunes, en una rueda de prensa, cuando aseguró que él no podía «apoyar a nadie» porque son los afiliados los que deben decidir.

La dirigente madrileña nunca se ha postulado explícitamente para liderar el PP de la región, pero en su equipo inciden en que ha sido su «casa política durante los últimos 17 años», dando a entender que optará al cargo. En estos momentos es la única persona al frente de un gobierno autonómico popular que no controla también el partido territorialmente, un refrendo más para sus pretensiones al que se suma que el gallego Alberto Núñez Feijóo haya anunciado esta semana que va a optar a la reelección.

Distintas fórmulas

La apuesta inicial de Génova para Madrid era recuperar la fórmula que se aplicó entre 1993 y 2004. En aquella época Alberto Ruiz-Gallardón y José María Álvarez del Manzano estaban respectivamente al frente del Ejecutivo del Sol y del Consistorio de la capital, pero la dirección del partido la ostentaba Pío García Escudero.

Posteriormente, Aguirre sí simultaneó el cargo de presidenta de la Comunidad y el del PP regional durante sus mandatos concatenados, como también hizo Cristina Cifuentes hasta su dimisión en 2017. Desde entonces el partido está dirigido por una especie de gestora -aunque oficialmente hay recelos a ponerle esa etiqueta- a la espera del liderazgo definitivo.

A diferencia de García Egea, en el PP de Madrid oficialmente no se mojan apoyando a Ayuso y señalan que «el proceso todavía no ha comenzado y tampoco hay candidaturas». «Cuando llegue el congreso regional, que será a comienzos de 2022, serán los militantes los que decidan», zanja un portavoz.

 

 

 

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

1 Comentario

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.