Valoración del 4M | Por Teresa López Hervás

Después de un día duro, como suelen ser siempre las jornadas electorales, creíamos que iba a estar más marcado por el hándicap de la pandemia, pero nos sorprendió, como imagino que le ocurrió al resto de partidos, la elevada participación en las primeras elecciones en Madrid después del Covid-19.

  • Carta remitida por el Equipo de Comunicación de Unidas Podemos – IU

Con los resultados finales de la jornada electoral en la mano ya puedo hacer un análisis más enfocado en la realidad que en lo sentimental, porque si algo tienen las campañas es que te empapas de sentimentalismo, de ilusión y de emoción y eso muchas veces nos hace ser menos críticos. Después de un día duro, como suelen ser siempre las jornadas electorales, creíamos que iba a estar más marcado por el hándicap de la pandemia, pero nos sorprendió, como imagino que le ocurrió al resto de partidos, la elevada participación en las primeras elecciones en Madrid después del Covid-19. Nos alegra mucho que la población en general haya conseguido ver la importancia de votar, porque a través del voto el pueblo encuentra una manera de manejar su destino.

No obstante, en primer lugar quiero hacer un poco de autocrítica, como militante de Podemos que soy. Y es que a pesar de que la coalición Unidas Podemos ha subido comparativamente con las elecciones de hace dos años en Madrid, la izquierda en general no ha sabido hacer frente a una derecha clásica, de partido único, que ha aglutinado a Ciudadanos y ha sabido mantener a la ultraderecha fuerte para poder contar con ella a su antojo. La indefinición ideológica del PSOE, que aquí en Alcalá de Henares baila al son de Ciudadanos y durante la campaña en lo autonómico ha intentado ir de la mano de Más Madrid, solo ha conseguido debilitar el frente de izquierdas. Su posición “de no posicionarse” al principio ha sido determinante a la hora de conseguir el resultado que ha conseguido y por ende, el sorpaso de Más Madrid, que ha ocupado el espectro socialista. Se demuestra entonces que no existe el centro político y que la equidistancia cuando uno de los extremos es el fascismo, no es posible.

En segundo lugar, quiero valorar el esfuerzo general de los partidos transversales de la izquierda, pese a que la suma apenas roza lo esperado. La jugada electoral de Ayuso le ha salido bien, pero los resultados reflejan que a pesar de las dificultades para ir a votar un martes día laborable después de festivo, los ciudadanos y ciudadanas se han movilizado y nos quedan dos años de trabajo como fuerza de coalición para defender la integridad de los servicios públicos y la dignidad de la gente de a pie. Hay que aprender de lo que ha sucedido en esta campaña para plantear las cosas de manera diferente en la próxima, que a su vez será municipal. No queremos los resultados actuales de la Comunidad en nuestra ciudad. En definitiva, desde la izquierda tenemos dos años por delante para trabajar y aglutinar fuerzas, dejando a un lado nuestras pequeñas diferencias. Tenemos claro quiénes somos: las que cada día defendemos los servicios públicos para cuidar la vida de todos y todas.

 

 

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook