Ángel Garrido dejará Ciudadanos y la política tras las elecciones del 4 de mayo

Nueva baja de impacto en Ciudadanos. Ángel Garrido ha anunciado este viernes que abandona la política. El de Garrido no es un nombre cualquiera en la Comunidad de Madrid. En su carrera ha ejercido altas responsabilidades, primero con el PP y después con la formación liberal.

Foto de la Comunidad de Madrid
  • Agradece a la formación liberal su acogida tras abandonar el PP madrileño cuando fue sustituido como candidato por Isabel Díaz Ayuso.

Asegura que la decisión ya estaba tomada hace tiempo, pero el anuncio se encuadra en momento en el que la formación de Inés Arrimadas se encuentra en una indiscutible descomposición y justo un día después de que su aliado y amigo Ignacio Aguado fuese sustituido como cabeza de lista en Madrid por el hombre de confianza de Arrimadas y diputado Edmundo Bal.

Tras una larga etapa como concejal en el municipio de Pinto y en la capital, dio el salto a la alta política de la mano de Cristina Cifuentes, quien le designó en 2015 consejero de Presidencia y Justicia. Ejerció como mano derecha de la presidenta hasta la caída de ésta y Génova lo eligió como el sucesor natural. Pero meses antes de las elecciones autonómicas de 2019, Pablo Casado decidió apartarle como candidato en favor de una por entonces desconocida Isabel Díaz Ayuso.

Garrido aceptó en principio la decisión de su partido, que a modo de compensación iba aparejada de un exilio dorado en Estrasburgo como diputado del Parlamento Europeo. No obstante, pocos meses después, el expresidente madrileño abandonó el PP y su oferta a la Eurocámara para pasarse a Ciudadanos. Ironías de la vida, por entonces los liberales soñaban con el ‘sorpasso’ en la derecha y abrían sus puertas a cuantos dirigentes populares quisieran abandonar un barco a la deriva.

De la mano de Ciudadanos volvió a la política madrileña. Pese al rencor que se le guardaba en el PP, los liberales impusieron su nombre como consejero de Transportes en la coalición para hacer presidenta a Isabel Díaz Ayuso. Resultó extraño que un expresidente accediera a rebajarse al cargo de consejero, pero Garrido lo hizo. En cualquier caso, en Génova nunca se le perdonó su traición, y su cese fue, con deleite, uno de los primeros que firmó la líder del PP madrileño tras anunciar hace una semana la convocatoria electoral y la ruptura con sus hasta entonces socios de gobierno.

«Radicalismo y crispación»

Con Ciudadanos en caída libre y con riesgo de siquiera superar el 5% de los votos que se exigen para obtener representación en la Asamblea de Madrid, Garrido ha preferido dar un paso al lado. A través de un comunicado, ha manifestado que «la política ha cambiado» y que en estos tiempos existe una «política de bloques, radicalismo y en buena medida crispación». «Reconozco -ha añadido- mi incapacidad de adaptación a este nuevo escenario, lo que no es culpa de la política, sino mía». Garrido asegura que si se le reclama hará campaña para pedir el voto a Ciudadanos.

«Termino mi vida política con una frase de la persona que me inspiró a emprender esta aventura, Adolfo Suárez: Pertenezco por convicción y talante a una mayoría de ciudadanos que desean hablar un lenguaje moderado, de concordia y conciliación«, concluye el comunicado.

¡NUEVO canal en Telegram! Si te ha interesado esta información, únete ahora a nuestro canal de telegram @alcalahoy para estar al tanto de nuestras noticias.

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.