Desinventar la rueda

Tengo 65 años y mis articulaciones no me permiten caminar sin dolor más de cincuenta metros seguidos, aunque en bicicleta y a velocidad moderada me desplazo perfectamente. Tengo que soportar, si voy en bici, que algún guardia me llame la atención de vez en cuando y me diga: ¡Caballero, tiene que ir usted andando! (y hace bien su trabajo).

Rutas en bicicleta en Alcalá de Henares.
  • Remitida por ciclista urbano

 

Mi total apoyo a lo comentado a favor de las personas ciegas en esta selva de rotondas.

Añado mi caso, que también supone un olvido a otra minoría en los recientes cambios urbanísticos:

Tengo 65 años y mis articulaciones no me permiten caminar sin dolor más de cincuenta metros seguidos, aunque en bicicleta y a velocidad moderada me desplazo perfectamente.

Pues bien, con la peatonalización radical que se ha hecho en el centro de Alcalá, ya no puedo ir legalmente en bici desde mi casa (en Diego de Torres) al ambulatorio de Carmen Calzado, a Correos de la plaza, al banco en Libreros, al mercado municipal, a los Cuatro Caños, al mismísimo Ayuntamiento, etc.

Tengo que soportar, si voy en bici, que algún guardia me llame la atención de vez en cuando y me diga: ¡Caballero, tiene que ir usted andando! (y hace bien su trabajo).

Creo que es un abuso haber unido “desmotorizar” las calzadas con “desciclarlas”, como si una bicicleta a menos de 10 Km/h dejando un mínimo de un metro de separación al peatón y circulando por la CALZADA constituyese un peligro a suprimir a costa de la libertad de circulación del ciclista. No cabe ni bajo el paraguas de la descontaminación.

Es, directamente, como desinventar la rueda.

Es crear INMOVILIDAD CIUDADANA a un sector de población que por edad, capacidad deambulatoria mermada o por simples ganas de hacer con menor esfuerzo y duración los desplazamientos, quiera transitar por las CALZADAS en bicicleta.

Si es una cuestión de adjetivo, en vez de PEATONALES pueden adjetivar CICLOPEATONALES, que las calles, en sí mismas, no son lo uno ni lo otro.

Pueden hacer carril bici por Libreros y similares a la vez que limitar en las CALZADAS CICLOPEATONALES (que no digo aceras) una velocidad máxima (10 Km/h podría ser) y una distancia mínima al peatón (1 metro podría ser).

Con menos que eso (con nada), en el parque de La Isla del Colegio y en el paseo fluvial de Nuevo Alcalá conviven peatones y bicicletas sin problemas desde hace muchos años, por no mencionar paseos marítimos como el de Peñíscola, con un carril bici por el que circulan tranquilamente hasta ciclos de cuatro ruedas y seis plazas al lado de los peatones.

Gobernar no es sólo prohibir. Debería ser “regular, distribuir, administrar”, aunque sea menos fácil que prohibir.

Y tener siempre presentes a las minorías (ciegos, artrósicos, mayores, etc.).

Así las cosas, sugiero que no se celebre el día de la bicicleta. Asuman que Alcalá de Henares tiene un Ayuntamiento anti-bici.

Pónganse a pensar en el itinerario más corto para ir legalmente en bicicleta desde el Ayuntamiento hasta la plaza de los Santos Niños. A mí me sale hasta teniendo que pasar por la rotonda de GAL ¡Ya me contarán la broma!

publicidad
B-ayto-maraton2019
B-Hotel-Bedel-R-Catedra
C-elaguaesvida-sorbe2019
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

11 Comentarios

  1. El problema no es usted, el problema son los cafres (por desgracia demasiados) que montan en bicicleta en plan vuelta ciclista o, todavía peor, en plan carrera de obstáculos, a toda velocidad, sorteando peatones y rozándoles prácticamente al pasar a su lado, con un riesgo evidente (y ya ha habido alguno) de atropello. Aunque luego, claro está, paguen justos por pecadores.
    Evidentemente el problema no son las bicicletas sino su uso, y la crítica es extensible a cualquier otro artilugio de los que han proliferado últimamente: monopatines, patinetes (muchos de ellos motorizados) y demás familia. He llegado a ver, y no exagero, subir y bajar en bici por las escaleras (no por la rampa) de la pasarela de la estación.
    En definitiva, el problema es la falta de civismo de una parte significativa de la población, vaya ésta en coche, en bici, andando o en calesa. Y lo peor es que la cosa tienena empeorar…

    • Estoy de acuerdo con usted en que hay un problema de “cafres” con bicicletas y otros artilugios.
      Lo que no acabo de adivinar es qué solución propone, si que la policía local se dedique a sancionar a esos cafres o a impedir que los que no lo somos tengamos movilidad urbana desmotorizada. Es decir, si ve la solución en regular el uso civilizado de la rueda o en mantenerlo prohibido y que muchos no nos podamos desplazar.

      En caso de optar por la prohibición, quizá fuera también conveniente prohibir la circulación de los coches por todas partes, pues también atropellan.
      Y, de paso, prohibir también los peatones. Quitando la ocasión, quitamos el peligro.

      Espero que su propuesta, si la hace, sea la de regular, hacer cumplir las reglas y sancionar los posibles incumplimientos.

      • Para empezar, he de reconocer que no tengo una varita mágica para solucionar el problema ni, por supuesto, competencias para ello puesto que soy un simple ciudadano, por lo que difícilmente podría proponer y mucho menos imponer una solución por más que padezca las consecuencias de esta situación.
        El problema, o por decirlo con más precisión, la raíz del problema, es la epidemia de falta de civismo (o mala educación) que nos asola a todos los niveles. Sería injusto centrar las críticas en un colectivo determinado porque el que va a su bola, por decirlo de manera coloquial, lo hace con independencia de las circunstancias y absolutamente en cualquier entorno, y si no pongo ejemplos es porque me eternizaría.
        Dando por asumido, por mucho que nos pese, que la falta de conciencia cívica es un problema difícil de solucionar ya que no existe voluntad social y la educación de los niños es cada vez más laxa en el peor sentido de la palabra, lo único que se me ocurre es que la policía sea más activa a la hora de sancionar estos comportamientos incívicos que en la práctica gozan de una inmunidad casi absoluta quizá por esa falsa idea de que la represión es fascista por muy justificada que pueda estar en un caso determinado.
        Tanto me da que sea un ciclista avasallando a los peatones, un coche aparcado donde estorba, un vándalo pintarrajeando una pared, el dueño de un perro que no recoge sus extrementos, etc.
        Por supuesto estoy en contra de las prohibiciones generalizadas porque son intrínsecamente injustas y acaban pagando los justos incluso más que los pecadores, pero también lo estoy del dejar que cualquiera haga lo que le dé la gana cuando esta conducta perjudica a los demás.
        Así pues asumo totalmente su último párrafo, no podía ser de otra manera.
        Reciba un saludo.

        • Celebro que esté de acuerdo conmigo en mi último párrafo (regular, hacer cumplir las reglas y sancionar los posibles incumplimientos).
          De lo contrario (prohibir el uso civilizado de la rueda) estaríamos encajando un gol más de los «cafres», que sería MANTENER INMOVILIZADAS a las personas que necesitamos desplazarnos en bicicleta.
          Además, ellos no están esperando a que se les permita o prohíba circular. Lo hacen de todos modos.
          Reciba también mi saludo.

          • Es que no puede ser de otra manera. E insisto, no sólo hay cafres ciclistas, hay muchos más tipos de cafres. O, para hablar con más propiedad, hay sólo uno sin necesidad de adjetivos.

  2. Amigo. Que llamen la atención al niñato de turno que se cree Baamontes urbano. Y que le requisen el vehículo si es preciso.
    Para que todos pudiéramos «desplazarnos», que es de lo que se trata, deberían condicionarse más vías llamemoslas ciclables aunque no lo admita la RAE, carril bici, o simplemente compartidas con el peatón, con preferencia para este. Es como existe en otras ciudades que no son mojigatas y se han abierto a la movilidad.
    Lo que hay es que facilitar que los estudiantes se desplacen al colegio, instituto y universidad por este medio, pero SEGURO no entre coches y autobuses, es contradictorio utilizar vehículos tracción humana, sin contamina ion y obligar a estos a respirar los gases de coches y autobuses y jugarse el pellejo.
    Vamos a apostar por la Ecologia, la Seguridad y la Tolerancia.

  3. Hola.
    Me siento totalmente identificado con estos comentarios. Me desplazo mucho en bici por la ciudad pero cada vez más parece que estoy haciendo algo en contra de la ciudadanía. Es penoso que viviendo en una ciudad llana y de un tamaño mediano no se aliente realmente a hacer uso de la bici, y cuando se hace sea tratando al ciclista como si fuera un motorizado más que debiera ir por la calzada con el resto de vehículos.
    Quizás, la mala fama de los ciclistas sea debido a cuatro cafres que se empeñan en circular entre peatones como si estuviesen en una carrera.
    Por favor dejen hacer uso de las bicicletas aunque en ciertos momentos haya que compartir el mismo espacio con el peatón.Que la educación y la ciudadanía sean la única exigencia al ciclista.

  4. Alcalá es una ciudad pequeña y llana, perfecta para la bicicleta. Las nuevas modificaciones de cruces, con nuevas rotondas, en mi opinión y pese a mi escepticismo inicial, ayudan mucho a moverse con más seguridad por esas calles pedaleando.

    Por supuesto, no tiene sentido que en el centro peatonalizado no se pueda ir en bici. Habrá que ir a baja velocidad, con cuidado y quizá no por cualquier vía. Pero se debe poder ir. ¡Denúnciese al incívico, y aprovechemos lo que tenemos!

    ¡Necesitamos una apuesta valiente y firme por este medio de transporte en nuestra ciudad! Es sano, no contaminante, divertido y MUY barato para todos. No dejemos que se pongan colores políticos a un medio de transporte tan magnífico.

  5. Agradezco todos estos comentarios apoyando lo que expreso en mi carta solicitando que se permita en todas las CALZADAS PEATONALIZADAS el uso civilizado de la bicicleta.

    Es lamentable que, por culpa de unos cafres a los que nunca he visto sancionar, tenga la ciudadanía una mala impresión generalizada sobre los ciclistas urbanos, y seamos los ciclistas tranquilos quienes recibamos las indicaciones de la policía local para que nos bajemos de la bicicleta aunque vayamos a “paso” similar al del peatón o levemente superior y respetando suficiente distancia a los mismos.

    Anoche (10.09.2019), en Telemadrid, pasaron un “Madrileños por el mundo” rodado en Cremona (Italia). Daba gloria y gran envidia ver cómo la gente iba en bici compartiendo vía con los peatones sin el menor problema.
    Y no sólo es en Cremona. No digamos ya en Holanda y resto de Europa.
    Esto pasa en todas partes menos en el centro de Alcalá de Henares, que yo haya visto.

    Esperemos que nuestro Ayuntamiento tenga la necesaria y suficiente sensibilidad para permitir esta forma de MOVILIDAD CIUDADANA también en el centro de nuestra ciudad.

    De momento, ya he visto anunciado:
    “Alcalá de Henares celebra la Semana Europea de la Movilidad del 16 al 22 de septiembre”
    En que se dice…
    “El Ayuntamiento de Alcalá de Henares celebra una nueva edición de la Semana Europea de la Movilidad, organizando más de una veintena de actividades dirigidas a concienciar a la ciudadanía sobre los beneficios de la movilidad a pie, en bici y en transporte público, reduciendo el uso del vehículo privado.
    El lema elegido por Europa es ¡Camina con nosotr@s! ”

    Espero que la movilidad a pie (¡Camina con nosotr@s!) no nos la impongan como obligatoria, pues muchos no podemos ni queremos tener que ir andando desde los Cuatros Caños hasta la Puerta de Madrid (1’08 Km peatonales) ni otros recorridos por el centro que necesitamos realizar con frecuencia (ir al ambulatorio, a Correos, a conciertos, al mercado, etc.). Necesitamos poder ir en bicicleta a estos sitios.

    Y los escolares a sus escuelas o institutos, como ya se dice en algún comentario anterior.
    Y la gente al mercado municipal, trayendo las compras enganchadas al manillar de la bici o sobre el soporte trasero, en especial los que tenemos indicaciones médicas de no seguir desgastando nuestras articulaciones andando mucho y/o portando pesos (y los que aún no las tienen).

    Y muchos casos más. Facilitar la vida, en general, también por el centro de una ciudad.
    Y no entro en colores políticos, sino en decisiones municipales de andar por casa gobierne quien gobierne.

  6. Se está trasladando al peatón el » problema»de movilidad de las bicicletas. El espacio de estas es la calzada. Habrá que luchar para que las bicicletas sean respetadas por los coches, porque lo que hay que conseguir es reducir el tráfico de estos, no llevar el peligro a los que vamos andando.

Responder a Alcalaina Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.