Fuimos o éramos

Fuimos o éramos, elijan ustedes entre el pretérito o el imperfecto; las dos aplican a la debacle electoral sufrida por Somos Alcalá en las elecciones municipales del pasado domingo 26 de abril, que no tiene igual en la historia democrática de Alcalá de Henares.

Foto de Ricardo Espinosa

Foto de cierre de campaña de Somos Alcalá

Fuimos o éramos, elijan ustedes entre el pretérito o el imperfecto; las dos aplican a la debacle electoral sufrida por Somos Alcalá en las elecciones municipales del pasado domingo 26 de abril, que no tiene igual en la historia democrática de Alcalá de Henares.

Pasar de 18.350 votos y seis concejales en 2015 a tener sólo 3.943 y quedarse con cero concejales en 2019 y fuera de las instituciones municipales, es un viaje insólito, sin precedentes y posiblemente cruel; pero ya sabemos que la mayoría de las veces los resultados electorales tienen que ver poco que ver con la justicia poética o los méritos contraídos.

Ni el CDS en los años 90, ni la más reciente aventura de UPyD tuvieron un fin electoral tan catastrófico. El Centro Democrático y Social apareció en 1983 con unos modestos 1.990 votos que no le dieron representación pero que eclosionaron en la siguiente convocatoria electoral, la de 1987, con 11.415 sufragios y cinco concejales en el Pleno Municipal. Y a partir de ahí una progresiva agonía hasta 1999 (314 votos) y su integración en el PP. Pero al menos se reconoce en el CDS un “ciclo de vida” que tuvo una presencia en la vida de la ciudad durante diez años.

La historia electoral de UPyD es más breve y con mucho menos impacto: se presentó al rebufo de Rosa Díez en 2011 y consiguió 6.241 votos y dos concejales. En 2015, 2.640 votos y sin representación. Los ciclos de vida parecen cada vez más cortos en un tiempo que gusta de consumir opciones electorales como si fueran productos de temporada.

Foto de Ricardo Espinosa

Pero el impacto de Somos Alcalá en 2015 fue muy diferente: obtuvo más del 20% de los votos y se quedó apenas a 3.000 de ser la segunda fuerza política de la ciudad. El PSOE tuvo 7 concejales, Somos Alcalá, tuvo 6. Estamos hablando, en este caso, del éxito más fulgurante que nunca tuvo un partido político en la historia democrática de la ciudad. De no ser nada, a ser una cuarta parte de los concejales complutenses. Su éxito fue sorprendente, inverosímil; su aparición en la política local no fue un crecimiento paulatino, sino una explosión de votos que lo llevó a la cumbre y, sobre todo, al gobierno del socialista Rodríguez Palacios

Se han pasado cuatro años proclamando, con más soberbia que tino, a la luz de estos resultados, que ellos representaban la nueva política, el empoderamiento de los ciudadanos, la auténtica voz del pueblo. Y ahora que la voz del pueblo les ha enmudecido auténticamente, los exconcejales y concejalas de Somos no terminan de creerse que la nueva forma de hacer política les haya puesto de patitas en la calle. Abanderados de la participación y de la transparencia, la participación les ha vuelto transparentes.

Posiblemente Somos Alcalá era un compuesto demasiado complejo como para aguantar en el tiempo. Como movimiento ciudadano, plural, abierto y transversal, era un cóctel que subió como la espuma un 15 M y liquidó Vistalegre II, entre chalés de lujo, divisiones, traiciones, bajas por paternidad, sopa de siglas, etc…

Urbanización del aparcamiento de La Paloma
Juzgados de Alcalá en la Plaza de la Paloma. Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

Aquí en Alcalá, a partir de su desgaste general, parece claro que el puñal en la espalda se lo ha colocado su socio de gobierno: ha perecido en las fauces del voto útil y el PSOE ha devorado de pies a cabeza el otrora electorado de Somos. Al final no eran muy diferentes: sangraban como cualquier mortal, eran imputados como otros, subvencionaban a sus amigos, talaban árboles y se justificaban con la deuda recibida por herencia. Los socialistas se los llevaron a su terreno y ahí se han movido con comodidad y sueldos decentes durante cuatro años. La presunta simbiosis del pacto de gobierno era en realidad una capa de invisibilidad que el PSOE le puso por encima. Ni han hecho una política diferente ni se han diferenciado con sus políticas, así que entre el original y la copia, su electorado ha preferido el original. La gente, en cuanto puede, compra las marcas de verdad. Le da más confianza.

La hecatombe de Somos Alcalá convierte a ésta y a todo lo que representaba en un experimento fallido devorado por la “voluntad del pueblo”, por las cuñas de su propia madera y la inteligencia práctica del PSOE. En 2015 Somos Alcalá pareció salir de la chistera de un mago revolucionario y en 2019 esa misma magia los ha hecho desaparecer delante de todo el mundo. Son los campeones del voto efímero: fueron o eran, de eso estamos seguros; pero también que han dejado de serlo y no sabemos si volverán a ser.

 

 

publicidad
B-ayto-clasicos2019
B-ayto-recogida de enseres11
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

5 Comentarios

  1. Hoy hace un mes que les dijimos a los 6 de Somos Alcalá que pronto llegarían las elecciones, y ya han llegado, y es que los que vivimos en Alcalá de Henares no somos tontos, y claro a la hora de votar, ´BOTAMOS` a los que NO HAN CUMPLIDO con la obligación de luchar porque Alcalá de Henares sea una ciudad limpia, vigilada y sobre todo, cumplir con su trabajo, que para eso les pagamos.

  2. Esto os pasa, por ser unos déspotas, y tener al nepotismo como compañero de partido. La vergüenza increíble que hemos pasado con la Teniente Alcalde todos los alcalaínos, diciendo que cobraba una mierda, enchufando a colaboradores suyos en la Junta de Distrito III, haciendo que trabajasen como Administrativos y secretarios de la concejalía, personal con una oposición aprobada de subalterno, sancionando a otros por que no la bailaron el agua y denunciaban estos hechos. Lo tenia todo esta buena señora. Pues que siga igual en el Paro para recapacitar sobre su actitud con lo que es lo Público.
    No se si por ignorancia o por incompetencia esta mujer se comporto de esa manera.

  3. Que tal por el paro? Sra. María Olga, ex teniente alcalde de Alcalá, espero que cobres más de los 50000€ anuales que cobrabas y decías que era una mierda de sueldo. Tanta paz lleves como dejas.

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.