La poeta uruguaya Ida Vitale gana el premio Cervantes 2018

La poeta uruguaya Ida Vitale (Montevideo, 1923) ha ganado el Premio Cervantes 2018, según el fallo del jurado hecho público este jueves por el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao. En esta ocasión no se ha cumplido la ley no escrita de que el Cervantes se alterna cada año entre un autor de España y América Latina y es la quinta ocasión en más de 40 años de historia que el premio recae en una mujer.

En 1984 regresó a Uruguay, donde dirigió la página cultural del semanario 'Jaque', y en 1989 se trasladó a Austin (EE.UU.), donde fijó su residencia junto a su segundo marido, el también poeta Enrique Fierro, que falleció en 2016. En la imagen, Ida Vitale en Madrid en 2014. SAMUEL SÁNCHEZ
  • El mismo día que lloramos la muerte de Fernando del Paso, Premio Cervantes 2015. Hemos conocido que la uruguaya Ida Vitale recibirá el nobel de las Letras Hispanas.
Ida Vitale. Foto de archivo: Juan Carlos Rojas

Se trata de la quinta ocasión en la que el Premio Cervantes, en sus más de 40 años de historia, recae en una mujer. Solo otras cuatro veces ha sido reconocida una escritora: las españolas María Zambrano (1988) y Ana María Matute (2010), la cubana Dulce María Loynaz (1992) y la mexicana Elena Poniatowska (2013).

Considerado el Nobel de literatura en castellano, este galardón que concede el Ministerio de Cultura y Deporte está dotado con 125.000 euros.

Esta una de las poquísimas ocasiones en las que no se ha cumplido la ley no escrita que reparte alternativamente el Cervantes entre Latinoamérica y España, ya que el año pasado el galardón se lo llevó el nicaragüense Sergio Ramírez.

Crítica, ensayista y traductora

En 1974 la dictadura uruguaya la obligó a exiliarse en México durante una década (1974-1984). En la imagen, la reina Sofía hace entrega del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2015 a Ida Vitale, en Madrid.JUAN NAHARRO GIMÉNEZ GETTY 

Crítica, ensayista y traductora, Vitale pertenece a la generación dorada de la gran literatura uruguaya de los años 40, posee el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2015) y hace apenas dos meses fue reconocida con el Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) de Literatura en Lenguas Romances 2018 por haber “enriquecido la lengua española”.

Considerada miembro de la llamada Generación del 45, junto con Mario Benedetti, Juan Carlos Onetti, Carlos Maggi o Idea Vilariño,  estudió Humanidades y tuvo como profesor a José Bergamín.

Fue profesora de Literatura hasta 1973, labor que compaginó con la dirección de la página literaria del diario Época o la codirección de las revistas Clinamen o Maldoror.

En 1974 la dictadura uruguaya la obligó a exiliarse en México durante una década (1974-1984).

En México formó parte del consejo asesor de la revista Vuelta, impulsada por Octavio Paz, y fue una de las cofundadoras del semanario Uno-Más-Uno, en 1982.

En 1984 regresó a Uruguay, donde dirigió la página cultural del semanario Jaque, y en 1989 se trasladó a Austin (Estados Unidos), donde fijó su residencia junto a su segundo marido, el también poeta Enrique Fierro, que falleció en 2016.

“Cuando murió Enrique, apunté muchas cosas y supongo que, si sale otro libro de poesía, será de un tono muy diferente al que estaba acostumbrada hasta ahora”, señaló la escritora en una entrevista con Efe el año pasado, en la que también señaló que algún día volverá a México porque es allí donde viven sus hijos, Amparo y Claudio, nacidos de su primer matrimonio con el crítico literario Ángel Rama.

Una larga carrera literaria

En su larga carrera literaria ha escrito obras como La luz de esta memoria (1949), que fue su primer poemario, al que siguieron Palabra dada (1953), Cada uno en su noche (1960), Paso a paso (1963), Oidor andante (1972) o Jardín de sílice (1980).

La antología Fieles (1976-1982) antecedió a Elegías en otoño (1982), Entresaca (1984), Parvo reino (1984), Sueños de la constancia (1988), Serie del sinsonte (1992), Procura de lo imposible (1998), Reducción del infinito (2002), Plantas y animales (2003), o El Abc de Byobu (2005).

En septiembre de 2010 publicó el poemario Mella y criba (poemario), en 2016 aparecieron Sobrevida y Mínimas de aguanieve y el año pasado su Poesía reunida 1949-2015.

Entre sus ensayos, destacan Arte simple (1937), El ejemplo de Antonio Machado (1940), Cervantes en nuestro tiempo (1947), La poesía de Basso Maglio (1959), M. Bandeira, C. Meirles y C. Drummond de Andrade: Tres edades en la poesía brasileña actual” (1963), La poesía de Jorge de Lima (1963), La poesía de Cecilia Meireles (1965).

Pese a su edad, participa habitualmente en destacados jurados literarios. En noviembre de 2014, visitó Madrid como miembro del jurado del Premio Loewe de Poesía Internacional.

La escritora es una referencia para los poetas de varias generaciones consecutivas

En su última visita a Madrid, en junio de 2017, para presentar Poesía reunida, afirmó que “es muy importante que en una cultura haya una figura de referencia, no para acatarla; pero sí para tenerla como referencia con posibilidad de acuerdo o de discusión a buen nivel, y eso es lo que hizo Octavio Paz”.

Otros de los premios que acumula en su trayectoria son el Octavio Paz de Poesía, que compartió en 2009 con Ramón Xirau, poeta y filósofo mexicano de origen catalán.

Además, Vitale está en posesión del Premio Alfonso Reyes (2014) y del Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca (2016).

publicidad
B-Navidad2018
B-Quadernillos-Navidad2018
B-mas-octubre18
B-tuktuk-728×180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.