Alcalá podría perder también los mejores científicos de criminalística

El mayor desprecio sufrido por Alcalá en la historia contemporánea, la construcción de un edificio que iba a ser referente en la medicina del siglo XXI, la medicina molecular, y que por una decisión del gobierno de España de Mariano Rajoy al frente se quedó sin estrenar, vacío y sin científicos, puede tener una solución en los próximos días o continuar como un edificio vacío y sin investigación por mucho tiempo.

Edificio del Instituto Molecular Príncipe de Asturias en el Campus de la Universidad de Alcalá
  • Una reunión en los próximos días determinará se la Guardia Civil se instala en el IMMPA
Foto de Noelia Viñas

Si desgraciadamente ocurriera esta vez, habría que cargarle la responsabilidad al gobierno de España, aunque probablemente también mucho más cerca, en el poco interés de la Universidad de Alcalá y del Centro Superior de Investigaciones Científicas ( CSIC ), de que en el edificio del IMMPA se instale la Guardia Civil con un servicio de criminalística que sería el más importante de España y uno de los más prestigiosos de toda Europa.

 

El problema es que se ha llegado a un punto de no retorno en el que la Guardia Civil necesita tener una solución para que su laboratorio de criminalística  pueda trabajar en un nuevo espacio, moderno y funcional, y que ya ha recibido ofertas para instalarse en otros lugares.

De ahí que la reunión que se celebrará en los próximos días y en la que probablemente participará la universidad, el CSIC y la propia dirección de la Guardia Civil tenga una gran importancia porque de ella puede depender el futuro de un edificio que sigue siendo una herida abierta en nuestra ciudad.

La situación se plantea complicada. La Guardia Civil tiene que gastar alrededor de cuatro millones de euros para readaptar algunas estancias del edificio y equiparlo para poder trasladar al mismo su Servicio de Criminalística ( SECRIM ), que se trata de una importante cantidad de dinero.

El problema se produce por la intención de la Universidad de Alcalá y del CSIC de poder disponer de una parte de del edificio. Ese sería un primer conflicto latente, pero hay una situación de fondo mucho más importante y es que una parte de la Universidad de Alcalá no quiere que en el campus externo se haya un edificio con garitas y guardias armados controlando su seguridad, algo por otra parte esencial puesto que la Guardia Civil es un instituto armado, y en segundo, que en esos laboratorios se realizarán investigaciones que tendrán que ver con el narcotráfico y con organizaciones criminales muy poderosas por lo que la seguridad de las instalaciones tiene que ser fundamental.

La Universidad de Alcalá no quiere saber nada de las Fuerzas Armadas

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

De todos modos, la Universidad de Alcalá no quiere saber nada de las Fuerzas Armadas a pesar de que la institución académica ha ocupado tanto en  su campus externo, como en el casco histórico de la ciudad inmuebles que llegaron a ella mediante cesión de esas Fuerzas Armadas, que durante décadas los mantuvieron e hicieron posible su existencia hoy en día.

En el rectorado anterior al de José Vicente Saz, el de Fernando Galván, hubo un intento de que se reservara un espacio en el antiguo cuartel del Príncipe para que se reservara un espacio para un  “Museo de la Brigada Paracaidista” recordando el paso de la BRIPAC por ese edificio, pero fue imposible. La Universidad de Alcalá se negó por completo.

Pero además desde el primer momento en que surgió la posibilidad del traslado del SERCRIM al edificio del IMMPA en el campus ya comenzaron las primeras reticencias por parte de un sector importante de la dirección de la Universidad relativas a la presencia de personal armado en el campus externo, frente a la escuela politécnica, junto a la escuela de enfermería y a pocos metros del Hospital Universitario.

El ayuntamiento quiere que el SECRIM se instale en Alcalá

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

En el verano de 2017, el pleno municipal aprobó por unanimidad de todos los grupos en la que se consideraba “muy positivo para la ciudad la instalación de un proyecto de estas características y se pone a disposición de las tres instituciones, Guardia Civil, Universidad de Alcalá y CSIC, para colaborar en lo que se considere oportuno con el objetivo de que se convierta en una realidad de futuro”.

La pregunta que surge a partir de ahí es la posición que tomará la institución municipal ante la posibilidad de que la Guardia Civil acepte alguna de las otras ofertas que tiene ante las diferentes ofertas que se le ofrecen por las dificultades para instalarse en Alcalá.

Lo que sí parece claro es que si al final el SECRIM no se instalara en el edificio del IMMPA, este seguiría vacío por mucho tiempo, dada la dificultad de dotar de contenido a un inmueble que costó 40 millones de euros y que tiene importantes costes de mantenimiento.

 

 

publicidad
B-Navidad2018
B-mas-octubre18
B-tuktuk-728×180
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Comentar

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.