Detenida una auxiliar del Príncipe de Asturias por matar a una paciente de 86 años

Beatriz L. D., una auxiliar de enfermería de 37 años del hospital Príncipe de Asturias, en Alcalá de Henares, ha sido detenida acusada de matar a una paciente de 86 años que estaba a punto de recibir el alta médica. La policía, que mantiene un estricto silencio sobre la investigación, estudia casos anteriores en los que intervino esta auxiliar y hasta la fecha ha encontrado al menos otro de una enferma que falleció en circunstancias extrañas.

La auxiliar de enfermería en una imagen de TELE 5 el dia de su detención en agosto.

  • El hospital notificó a la policía un posible caso de asesinato después de investigar las causas de la muerte de una mujer de 86 años, el pasado jueves por la noche, que iba a recibir el alta.

  • Una burbuja de aire en el corazón les dio la pista del homicidio.
Hospital Príncipe de Asturias. Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

Una auxiliar de enfermería del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares ha sido detenida acusada de matar a una paciente octogenaria. Según informa ‘El País’, la policía ha encontrado al menos otro caso anterior en el que intervino esta trabajadora, Beatriz L. D., y en el que también falleció una paciente de edad avanzada en extrañas circunstancias.

Las investigaciones comenzaron el pasado jueves. Esa noche, una mujer de 86 años ingresada en la unidad de Medicina Interna estaba a punto de salir del hospital de Alcalá de Henares dada su mejoría en los días anteriores, según explicaron varios compañeros de la detenida. De repente, la octogenaria sufrió una recaída y falleció a los pocos minutos. Ese cuadro y esa rapidez en la muerte sorprendieron a los médicos que la estaban atendiendo. La mujer no había sufrido ningún síntoma previo que hiciera pensar en un desenlace semejante. Los facultativos empezaron a buscar posibles fallos en la medicación y alguna eventual reacción anafiláctica.

Los doctores hicieron un examen visual externo del cuerpo de la mujer, sin apreciar nada extraño. A continuación, realizaron una prueba de imagen (un TAC, que es similar a un escáner) para averiguar qué lesiones internas presentaba. Entonces descubrieron que posiblemente había una burbuja de aire en su corazón, y se dieron cuenta de que estaban ante un posible asesinato, por lo que informaron de inmediato al juzgado de guardia y a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

  • Trabajadores interrogados

Los agentes iniciaron una investigación conjunta con los médicos y la gerencia del hospital Príncipe de Asturias para determinar qué personas habían estado en las horas previas con la paciente y averiguar quién pudo inyectarle la burbuja de aire que le costó la vida.

Interior de la Unidad de Medicina Interna del hospital de Alcalá de Henares. Luis Sevillano

La policía interrogó a todos los profesionales que trabajaron en la planta donde estaba ingresada la fallecida, hasta detener el pasado sábado a la auxiliar Beatriz L. D., de 37 años.

Los investigadores están revisando ahora todos los historiales de las muertes de pacientes mientras trabajaba la acusada, que se encuentra ingresada en prisión provisional comunicada y sin fianza en la cárcel de Alcalá-Meco. La jueza ha decretado el secreto del sumario.

  • Un delito de asesinato con alevosía

La forma de actuar de la auxiliar de enfermería del hospital Príncipe de Asturias hace que la muerte de la paciente sea tipificada por el artículo 139 del Código Penal. En este caso, se podría apreciar la agravante de alevosía, ya que el fallecimiento de la mujer se produjo sin que tuviera la oportunidad de defenderse, al inyectarle el aire en las venas. Este artículo recoge una pena de 15 a 25 años de prisión.

El artículo 140 recoge que esta condena podrá ser sustituida por la pena de prisión permanente revisable si concurre, entre otras, la circunstancia de que la víctima “sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad”. Este es el caso del crimen del hospital de Alcalá: se trata de una paciente de 86 años, de ahí que pueda ser englobado en este artículo.

Un jurado popular será el encargado de juzgar el caso de Beatriz L. D., si al final se demuestra su posible autoría en la muerte de la octogenaria muerta el pasado jueves y de otras que posiblemente se produjeron con anterioridad en el hospital. Es uno de los delitos que recoge la Ley Orgánica de 1995 que regula esta figura jurídica.

 

publicidad
B – Aguas Sorbe – video
B-Quaderernillos-Megamarte
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar