Según Marcelo Isoldi, la gestión del concejal de Medio Ambiente pone en riesgo la prestación del Servicio de Protección Animal

Nuevo capítulo en la pésima gestión del concejal de Medio Ambiente de Alcalá, Alberto Egido (Somos Alcalá), en relación con el Centro Integral Municipal de Protección Animal, CIMPA. Después de casi cinco meses de licitación, mañana la Junta de Gobierno va a tener que declarar desierto el concurso. “Lo grave es el vacío en la gestión, porque hace ya una semana que finalizó el anterior contrato”, ha destacado Marcelo Isoldi, portavoz del Grupo Popular en materia de Medio Ambiente.

Wilma, la perra maltrada que por una denuncia de la Plataforma para la protección animal suscitó la polémica sobre la gestión de la perrera municipal en enero del año pasado. Foto de la Concejalía de Medio Ambiente

  • El contrato acabó hace una semana, pero la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alcalá declarará mañana desierta la nueva licitación

Marcelo Isoldi posa junto a la perrera municipal

El CIMPA permanece abierto y atendido gracias a que la anterior adjudicataria, Desratizaciones Parque, ha accedido voluntariamente a extender su trabajo quince días”, ha añadido Isoldi. “Alcalá estaría hoy sin Centro de Protección Animal y sin nadie que se ocupara de los perros y gatos que allí se encuentran de no ser por esa voluntariedad de la empresa, a pesar de las acusaciones, incluso judiciales, y presiones a las que se ha visto sometida por parte del concejal”, ha destacado el concejal del PP en una nota de prensa.

Egido no se puede escudar en la falta de tiempo para buscar una solución eficiente y eficaz”, ha subrayado Isoldi. A principios de 2016, hace más de un año y medio, Alberto Egido anunció a bombo y platillo que iba a rescindir el contrato con la adjudicataria del CIMPA en ese momento (Desratizaciones Parque), por supuestas irregularidades y situaciones de maltrato, recuerdan los populares en la nota.

Egido, durante una comparecencia de prensa para desmentir las acusaciones deo PP sobre su concejalía. Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

Después de la alarma generada y de un expediente, no se pudieron acreditar esas acusaciones, aunque posteriormente –y tras otra investigación- Egido pudo sancionar a la empresa por incumplimientos menos graves. Tras esta complicada situación, fue la adjudicataria la quiso rescindir su relación con el Ayuntamiento, pero no se le permitió.

En marzo de este año se inició un nuevo proceso de contratación al que sólo se presentó una oferta que no ha podido acreditar su solvencia económica, “por lo que casi cinco meses después nos encontramos con el concejal Egido diciendo que van a convocar un nuevo concurso que, según hemos podido saber, lo aprobará mañana por urgencia la Junta de Gobierno Local, modificando las condiciones para ver si así consigue culminar el proceso”, ha referido Isoldi.

El plazo de 15 días de ampliación con Desratizaciones Parque finaliza el fin de semana del 29-30 de julio. La solución del concejal Egido es firmar mientras tanto un contrato menor (sin concurrencia pública) por dos meses, “periodo que nos parece corto teniendo en cuenta que la anterior licitación se ha prolongado más de cuatro meses”, señala el edil del PP.

El caso es que a Egido se le ha pasado otro plazo y ha dejado un servicio municipal en situación totalmente precaria, igual que ya le ocurrió, por ejemplo, con la desratización de la ciudad. Es una gestión totalmente desastrosa que demuestra su incapacidad para hacerse cargo del área”, ha concluido Isoldi.

 

publicidad
B- Navidad-2017-MS
B-Freday-Q-Outlet
B-Quaderernillos-Megamarte
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir