Cantando La Internacional puño en alto | Por Santiago López Legarda

"Pocas imágenes tan demagógicas y fraudulentas como esta de Pedro Sánchez cantando la Internacional con el puño izquierdo enarbolado a la altura de las orejas. Diríase que aspira a dirigir un partido que promete la toma de los cielos al asalto y no uno que abandonó hace 38 años el pensamiento marxista como guía para la acción política". Así inicia el perdiodista Santiago López su artículo en el que se pregunta ¿De qué color o tendencia eran los diez millones de votos que llevaron al poder al PSOE en octubre de 1982? ¿Y de qué color o tendencia eran las políticas llevadas a cabo durante el tiempo de aquellas tres mayorías absolutas consecutivas?

Pedro Sanchez durante un encuentro con militantes en Castellon FOTO MIGUEL LORENZO

 

  • Santiago López Legarda es un periodista alcalaino que ha ejercido en diferentes medios nacionales.

Pocas imágenes tan demagógicas y fraudulentas como esta de Pedro Sánchez cantando la Internacional con el puño izquierdo enarbolado a la altura de las orejas. Diríase que aspira a dirigir un partido que promete la toma de los cielos al asalto y no uno que abandonó hace 38 años el pensamiento marxista como guía para la acción política. El PSOE de sí es sí que promueve Sánchez por las carreteras de España parece que no tiene nada que ver con la OTAN, con la reconversión industrial, con las huelgas generales que los sindicatos le hicieron a Felipe González, con las corrupciones varias, con la congelación de pensiones decretada por Rodríguez Zapatero costase lo que costase. Con el PSOE que dice soñar Sánchez “nunca habrá un voto de izquierda para avalar políticas de derechas”.

¿De qué color o tendencia eran los diez millones de votos que llevaron al poder al PSOE en octubre de 1982? ¿Y de qué color o tendencia eran las políticas llevadas a cabo durante el tiempo de aquellas tres mayorías absolutas consecutivas? Creo que no nos equivocaremos mucho si decimos que aquellas políticas reformistas estaban un poquito más a la derecha de lo que habrían esperado los votantes que entusiásticamente acudieron a la llamada del “cambio”. Juzgadas retrospectivamente, aquellas políticas reformistas, socialdemocracia de libro, sin duda merecen cuando menos un aprobado alto, porque resultaron positivas para el conjunto de la sociedad española y consolidaron lo que hemos dado en llamar el Estado del Bienestar.

Y si miramos hacia el futuro, la continuidad de aquellas políticas reformistas es lo máximo y probablemente lo mejor que podemos esperar de una izquierda que recupere de nuevo la confianza de la mayoría de los ciudadanos. Pero en los últimos tiempos a la izquierda política y sociológica española le han pasado algunas cosas que a corto y medio plazo pueden ser letales: por un lado, se ha dividido en dos formaciones con un peso electoral casi idéntico, lo cual invalida aquel viejo recurso del “voto útil” y perjudica a ambas por igual en el reparto de escaños; por otro, una de esas formaciones ha abrazado los planteamientos nacionalistas, exigencias que, de aceptarse, nos llevarían muy rápidamente por el camino de la balcanización o cantonalización.

El propio Sánchez parece haberse convencido también de que no hay más remedio que entenderse con los nacionalistas en una España plurinacional. Seguramente sigue teniendo en la cabeza la idea de una mayoría de gobierno formada por PSOE, Podemos y los nacionalismos varios que obtengan representación en el Congreso. Una fórmula de gobierno que acabaría siendo un desastre, sin paliativos. Así que al Partido Popular le puede venir muy bien un PSOE encabezado por Pedro Sánchez, del mismo modo que al PSOE de las mayorías absolutas le venía muy bien un Partido Popular encabezado por Manuel Fraga, a quien generosamente concedieron el honorífico título de Jefe de la Oposición.

La realidad acaba imponiendo sus reglas de modo implacable y la acción de gobierno que llevaría a cabo un PSOE de nuevo instalado en La Moncloa sería más o menos igual de reformista o socialdemócrata que todas las llevadas a cabo por los gobiernos socialistas que hemos conocido en las décadas anteriores. Sería, por tanto, absurdo que los militantes socialistas convirtieran el actual proceso de elecciones internas en una competición para ver qué candidato es más genuinamente de izquierdas. Y más absurdo todavía que la piedra de toque para calibrar el presunto izquierdismo de los candidatos sea el grado de rechazo a cualquier posible colaboración con la derecha gobernante. El sectarismo no devolverá al PSOE la centralidad del tablero político español.

Santiago López Legarda . Fue periodista de Radio Nacional de España

 

 

 

 

publicidad
B- Navidad-2017-MS
B-Freday-Q-Outlet
B-Quaderernillos-Megamarte
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar