Crónica del Patrimonio, 18 años después del Título de la Unesco

La columna más antigua de la Calle Mayor. Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

Viernes 2 de diciembre de 2016 / Alcalá de Henares celebra el XVIII aniversario de su declaración como Patrimonio Mundial . El viernes 2 de diciembre se conmemora el decimoctavo aniversario de la inclusión de Alcalá en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO ( Kioto 1998 ).  ALCALÁ HOY ha captado las imágenes de los principales espacios y monumentos Patrimonio de la Humanidad el mismo dia 2 de diciembre 18 años después. … Entre las fotos destacamos la del escudo más antiguo en una columna de la Plaza de Cervantes frente al Corral de Comedias ( Ayuntamiento de la ciudad entre 1602 y mediados del siglo XIX ) y la columna más antigua de la Calle Mayor, proveniente de la ciudad romana de Complútum, situada en la esquina de la calle  porticada con la callle Nueva / Crónica gráfica de Ricardo Espinosa Ibeas y Pedro Enrique Andarelli  .

  • Texto íntegro de la Declaración de Kioto

La ciudad de Alcalá de Henares, que vio nacer a Miguel de Cervantes en 1547, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 2 de diciembre de 1998. Este reconocimiento de la UNESCO no solo se refiere al patrimonio histórico y artístico que atesora la ciudad complutense, sino también, a la trascendente aportación de Alcalá a la cultura universal especialmente en los siglos XVI y XVII. La UNESCO declaró en la cumbre de Kioto que “Universidad y Recinto Histórico de Alcalá de Henares” merecían ser incluidos en la lista del Patrimonio Mundial, justificando la inscripción en base al cumplimiento de tres criterios:

  • Criterio II. Alcalá de Henares es la primera ciudad diseñada y construida especialmente como sede de una universidad, y este diseño serviría como modelo a otros centros de enseñanza en Europa y América.
  • Criterio IV. El concepto de ciudad ideal, la Ciudad de Dios (Civitas Dei), se materializó por primera vez en Alcalá de Henares, desde donde se irradió al mundo entero.
  • Criterio VI. La contribución de Alcalá de Henares al desarrollo intelectual de la humanidad se muestra en la materialización de la Civitas Dei, en los avances lingüísticos que tuvieron lugar en la ciudad, especialmente en lo relativo a la Lengua Española, y a través del trabajo de su hijo más ilustre, Miguel de Cervantes Saavedra, y su obra maestra D. Quijote.

Es Patrimonio Mundial el conjunto histórico de Alcalá, desarrollado a partir de la Edad Media, y en el que judíos, musulmanes y cristianos vivían en tolerancia. También lo es la Universidad, fundada por Cisneros en 1499, que originó una gran explosión artística y cultural en los Siglos XVI y XVII. En estos años Alcalá se convierte en la ciudad del saber, los grandes personajes que hicieron posible el llamado Siglo de Oro Español aparecen vinculados, bien como estudiantes, bien como profesores, a la ciudad y a la academia complutense. Nombres como el de Elio Antonio de Nebrija, Francisco de Quevedo, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Mateo Alemán, Antonio Pérez, Benito Arias Montano, Santo Tomás de Villanueva, San Francisco Caracciolo, San Ignacio de Loyola o San Juan de la Cruz nos hablan de la grandeza intelectual Alcalá en aquellos tiempos dorados. Pero entre todos destaca, brillando con luz propia, Miguel de Cervantes, que nació en Alcalá en 1547, cuyo recuerdo impregna con fuerza el latido cultural de Alcalá de Henares.
Alcalá de Henares es hoy un referente turístico de primer orden en España. La antigua Complutum Romana, cambió de nombre y emplazamiento cuando el Islam se impuso en la península, llamándose Al’Qual’at en Nah’ar, denominación que fijaría el nombre definitivo a nuestra ciudad. Tras la reconquista, realizada en 1118, la ciudad se convirtió en señorío y residencia habitual de los Arzobispos de Toledo, prelados que la mimaron y embellecieron a lo largo de los siglos.

Un Arzobispo de Toledo, Francisco Ximenez de Cisneros, fundó mediante bula de Alejandro VI en 1499, la Universidad de Alcalá, que convirtió a la vieja Compluto en el centro intelectual de la España de los siglos XVI y XVII, viviendo la ciudad en estas centurias su momento de máximo esplendor. La huella de aquella época dorada puede verse en nuestros días contemplando los antiguos colegios universitarios como El Mayor de San Ildefonso, Jesuitas, Dominicos, Trinitarios, Caracciolos, Basilios o el Colegio del Rey que no son más que unos ejemplos de los más de cincuenta colegios universitarios que se asentaron en la ciudad a lo largo de los siglos.

Recorriendo Alcalá podemos conocer sus 2000 años de historia, la romana casa de Hippolytus, la fortaleza islámica de Alcalá la Vieja, el recinto amurallado medieval, la iglesia Magistral Catedral, el Palacio Arzobispal, el Colegio Mayor de San Ildefonso, la Casa Natal de Cervantes, el Monasterio de San Bernardo, el Corral de Comedias, la Puerta de Madrid o el Palacio de Laredo son una pequeña muestra del rico patrimonio histórico artístico que pueden disfrutar hoy tanto alcalaínos como visitantes.

  • HEMEROTECA / Rescatamos del baúl de los recuerdos este interesante artículo firmado por la alcalaína Arantxa García de Sola sobre las celebraciones en Alcalá el 2 de diciembre de 1998.

El espectáculo de fuego Demonis de Els Comediants
El espectáculo de fuego Demonis de Els Comediants

EL PAÍS 9 de diciembre de 1998 . Crónica de Arantaxa García de Sola /Comediants incendia Alcalá

Las palomas de la torre de la catedral fueron las primeras en ponerse a la defensiva. El voltear de ocho grandes campanas, capitaneadas por la Santa María (1.500 kilos de bronce), las sacó anoche de sus sueños. No era más que un aviso de lo que se avecinaba, una borrachera de luz, tañidos, explosiones, tambores, chispas y color con la que Alcalá celebró la consecución del título de patrimonio de la humanidad, que le concedió la Unesco el pasado día 2. Un brindis de fuego escanciado por Comediants.El tañido de las campanas, un concierto acompañado a pie de torre por el Laudeamus Igitur, el himno de la Universidad, sirvió para inaugurar la iluminación de la fachada principal de la catedral alcalaína. Aún no se había ido el obispo cuando empezó a oler a azufre y los demonios de Comediants asomaron por las ventanas de las centenarias casas de la plaza de los Santos Niños. “¡Belcebúes! ¡Luciferinas! ¿Queréis reír? ¿Queréis saltar? ¿Queréis bailar? Pues venid con nosotros a compartir la esencia del fuego”, arengó uno de los miembros de Comediants, convertido en maestro de ceremonias. “¡Sí!”, corearon miles de voces.

Comediants, que ha llevado este pasacalles a 206 ciudades desde que lo estrenó en Venecia en 1981, ha convertido una fiesta mediterránea de origen medieval, la de los dimonis o diables, en un espectáculo teatral, una orgía de chispas que provoca sensaciones opuestas de atracción y miedo. Así fue ayer en Alcalá. Oleadas de personas huyendo del fuego y corriendo tras los demonios que lo escupían. “Quizá haya demasiada gente para disfrutar a tope del espectáculo”, comentó Mari Cruz Becerril, una publicista de 40 años.

 

publicidad
B- Panam-Navidad2017
B-ayto-Navidad-barrios
B-aguamas-1
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar