Una alcalaína, en el equipo de investigadores que han diseñado un compuesto para prevenir el daño renal por diabetes

La joven bióloga alcalaína Susana Bernal Uribe forma parte del equipo de investigadores de la Fundación Jímenez Díaz y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) que han desarrollado un compuesto experimental que podría frenar la progresión de la enfermedad renal en pacientes con diabetes, que es el principal motivo por el que los diabéticos entran en diálisis. Susana, que hizo la carrera en la Universidad de Alcalá, realiza actualmente un máster en farmacología.

De izquierda a derecha, los investigadores Carmen Gómez-Guerrero, Jesús Egido, Laura López-Sanz y la alcalaína Susana Bernal

  • El trabajo ha sido publicado por la revista Journal of American Society of Nephrology, la más prestigiosa revista norteamericana. Susana, que hace poco se incorporó al equipo dirigido por la investigadora Carmen Gómez-Guerrero, estudia actualmente un máster en farmacología.

Así se desprende de los resultados de un estudio en ratones que publica la revista Journal of American Society of Nephrology, que han demostrado cómo este compuesto logra inhibir los efectos perjudiciales para las células renales de tener niveles elevados de azúcar en sangre, como consecuencia de la falta de producción de insulina causada por la diabetes.

La diabetes es la causa principal de insuficiencia renal que, de hecho, afecta a aproximadamente un tercio de los pacientes diabéticos, lo que se conoce como la nefropatía diabética. Sin embargo, las terapias actuales no son suficientes para prevenir la progresión de este fallo renal.

La alcalaína Susana Bernal en segundo plano de la foto
La alcalaína Susana Bernal en segundo plano de la foto

En este caso, esta prometedora estrategia, todavía experimental, se dirige a una vía de señalización celular llamada JAK/STAT, que se activa durante la diabetes y que acaba causando inflamación crónica y daño renal en los pacientes.

Los investigadores desarrollaron un compuesto que mimetiza una proteína llamada supresor de la señalización de citoquinas 1 (SOCS1) que ayuda a regular la vía JAK/STAT, lo que le permite entrar en las células del riñón e inhibir los efectos perjudiciales de los niveles elevados de azúcar en sangre.

Esto permitió retrasar la progresión de la enfermedad renal en ratones diabéticos y, del mismo modo, también han visto que es capaz de proteger a los riñones en fases tempranas y avanzadas de la diabetes, mejora su función y reduce la expresión de genes asociados con la inflamación y la cicatrización del riñón. Unos efectos que se produjeron de forma independiente de los niveles de glucosa en la sangre.

El nuevo compuesto ha demostrado ser capaz de reducir la excreción de albúmina en la orina y el daño renal, por lo que se perfila como un tratamiento de futuro para preservar la función renal en los pacientes diabéticos y evitar su entrada en diálisis“, explica la doctora Carmen Gómez-Guerrero, investigadora del Grupo de Nefrología del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD), profesora de la Universidad Autónoma de Madrid y responsable del estudio junto con el doctor Jesús Egido de los Ríos, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud y catedrático de la misma Universidad. En el estudio han participado también las investigadoras Carlota Recio, Iolanda Lázaro, Ainhoa Oguiza, Laura López-Sanz, Susana Bernal y Julia Blanco.

  • Nuestro objetivo es desarrollar el compuesto como un nuevo enfoque para combatir las complicaciones crónicas de la diabetes“, ha reconocido Carmen Gómez-Guerrero.

De hecho, el objetivo de los investigadores es iniciar el desarrollo preclínico del compuesto para “apoyar los ensayos clínicos en fases tempranas”.

publicidad
B-Renault
B-ayto-talleresigualdad
B- Panam-Navidad2017
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir