El escenario post-electoral ¿ Hay vida inteligente ?

El autor sostiene en esta entrega, una vez conocidos lo resultados electorales, que " El mensaje que sale de las urnas es el mismo que en la anterior ocasión: los españoles no quieren por ahora mayorías absolutas y prefieren que los partidos negocien y se entiendan para buscar la fórmula más adecuada de gobierno. Pero en el resultado del 26J hay un matiz, que ya estaba presente el 20D y que ahora resalta con especial rotundidad: los ciudadanos quieren que ese entendimiento se produzca con el PP al frente y desaprueban los intentos de buscar acuerdos para desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa.

El escenario post-electoral ¿ Hay vida inteligente ?
El escenario post-electoral ¿ Hay vida inteligente ? artículo de Santiago López Legarda para Alcalá Hoy . Foto: REUTERS/Miguel Vidal

 

  • Santiago López Legarda es un periodista alcalaino que ha ejercido en diferentes medios nacionales.

Recordaremos en el futuro la noche electoral del 26 de junio de 2016 por el fracaso estrepitoso de las encuestas,  que insistieron en anunciar, hasta el momento mismo de comenzar el recuento, que se iba a producir un hecho histórico: el Partido Socialista dejaría de ser la fuerza principal o hegemónica de la izquierda española. También recordaremos que los expertos demoscópicos no fueron capaces de elaborar un método para detectar el voto oculto hacia socialistas y populares. Finalmente no se produjo el esperado adelantamiento por parte de Unidos Podemos, el PSOE resistió bastante bien y el Partido Popular mejoró notablemente el resultado que había obtenido en diciembre de 2015.

El mensaje que sale de las urnas es el mismo que en la anterior ocasión: los españoles no quieren por ahora mayorías absolutas y prefieren que los partidos negocien y se entiendan para buscar la fórmula más adecuada de gobierno. Pero en el resultado del 26J hay un matiz, que ya estaba presente el 20D y que ahora resalta con especial rotundidad: los ciudadanos quieren que ese entendimiento se produzca con el PP al frente y desaprueban los intentos de buscar acuerdos para desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa.

El PSOE y Ciudadanos, los dos partidos que firmaron un pacto para intentar la investidura sin contar con el PP, han resultado castigados. Ciudadanos pierde un 20 por ciento de sus escaños a favor de los populares, muy posiblemente porque muchos o algunos de sus votantes no han visto con buenos ojos dicho pacto con los socialistas y han preferido regresar al redil de los populares. Es verdad, como se quejó Albert Rivera, en la noche electoral, que la ley electoral perjudica a los minoritarios y amplía los daños, pero la ley es la que es y hay que contar con ello. El Partido Socialista tampoco ha visto premiados sus esfuerzos casi desesperados para construir una alternativa al PP y pierde cinco escaños. Cinco escaños que no han ido a parar a Unidos Podemos, una coalición que no ha conseguido sumar los votos que Podemos e Izquierda Unida habían conseguido por separado.

El resultado global del centro-derecha sube hasta los 169 diputados, mientras que el centro-izquierda baja hasta los 156. Es cierto que, con los datos en la mano,  el llamado “espacio progresista” podría intentar la “machada” de desalojar a Rajoy por el procedimiento de ponerse de acuerdo con toda la caterva de nacionalistas-independentistas. Si tal cosa llegara a suceder, no le arriendo la ganancia ni al PSOE ni a Unidos Podemos, porque esa fórmula de gobierno sería catastrófica para España, y cuando digo España estoy diciendo el conjunto de la sociedad española. Así que, parafraseando al economista alcalaíno (de adopción) José Carlos Díez, cabe esperar que todavía haya vida inteligente en Ferraz.

Resulta un poco desalentador el terco sectarismo de los socialistas negándose a ver lo que es evidente: la salud y la prosperidad de la democracia en España necesita en esta hora el entendimiento de fondo entre populares y socialistas. No es verdad que sean fuerzas antagónicas, son más bien fuerzas fronterizas, porque donde acaban los límites de una comienzan los límites de la otra, como queda demostrado con sólo comparar las políticas que unos y otros han hecho cuando han estado en el poder. No se trata de que tenga que haber una gran coalición, sino simplemente que las dos principales fuerzas políticas no pueden dedicarse  a vetarse la una a la otra, haciendo así imposible la estabilidad y la gobernabilidad de España.

También cabe esperar de Mariano Rajoy un poco más de activismo en la búsqueda de acuerdos para formar gobierno. Algunos portavoces socialistas le han sugerido que lo intente con Ciudadanos, Coalición Canaria y el PNV.  Un consejo que viene a demostrar que los socialistas parecen ciegos frente a algunos aspectos del nuevo escenario en que estamos desde el mes de diciembre. Los nacionalistas vascos, como sus pares de Cataluña, ya han dejado claro que para pactar con ellos hay que aceptar lo que llaman la “agenda vasca”, que incluye, cómo no, el derecho a decidir, ese mantra con el que pretenden disimular la ley del embudo que desearían aplicarnos al resto de españoles. En esas condiciones, los nacionalistas, ya sean catalanes o vascos, no resultan ni aceptables ni recomendables como socios parlamentarios de ningún gobierno de España. Y si los socialistas no comprenden esto, si no aceptan con humildad y propósito de la enmienda los 52 escaños de diferencia, y se enrocan en su “no es no”, puede que no sólo vayamos hacia una nueva repetición de las elecciones, sino hacia una nueva mayoría absoluta del PP.

Santiago López Legarda . Periodista ( prejubilado de Radio Nacional de España)

publicidad
B-media-mark-black
B- Navidad-2017-MS
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar