Muere Jesús Leguina, catedrático y decano en la Universidad de Alcalá y exmagistrado del TC

La primera etapa de su actividad profesional la desarrolló en el ámbito universitario del País Vasco, donde fue decano de la Facultad de Derecho de San Sebastián y vicerrector de la Universidad del País Vasco. Más tarde sería catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Alcalá de Henares, donde también ejerció de decano en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

Muere Jesús Leguina tras una larga enfermedad

  • Jesús Leguina Villa, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Alcalá y ex-decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, quien fuera magistrado del Tribunal Constitucional desde 1986 hasta 1992  y miembro del Consejo General del Poder Judicial, falleció el pasado sábado en Madrid tras una larga enfermedad.

Nacido en Bilbao (Vizcaya) en 1942, Leguina se licenció en Derecho en la especialidad de abogado-economista por la Universidad de Deusto con premio extraordinario de fin de carrera, distinción que también obtuvo en su doctorado Derecho por la Universidad de Bolonia.

La primera etapa de su actividad profesional la desarrolló en el ámbito universitario del País Vasco, donde fue decano de la Facultad de Derecho de San Sebastián y vicerrector de la Universidad del País Vasco. Más tarde sería catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), donde también ejerció de decano en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

Fue elegido miembro del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) dentro del cupo correspondiente al Congreso de los Diputados y, tras esta etapa, el 12 de febrero de 1986, el pleno de esta Cámara, a propuesta del Grupo Parlamentario Socialista, le eligió magistrado del Tribunal Constitucional.

Desde esa responsabilidad Leguina hizo uso del voto particular en la sentencia de diciembre de 1987 sobre dos recursos de inconstitucionalidad contra la ley antiterrorista interpuestos por los parlamentos vasco y catalán.

Asimismo, en julio de 1990, con motivo de la decisión del Tribunal que respaldaba la decisión del Ministerio de Justicia de suministrar alimentación forzosa a los presos de los Grapo en huelga de hambre, redactó un voto particular en el que consideraba como no suficientes los motivos centrales de la resolución para forzar la voluntad de los recurrentes de negarse a ser alimentados y recibir asistencia médicas.

El 8 de julio de 1992 cesó en el Constitucional y regresó a su actividad docente en la cátedra de Derecho Administrativo de la Universidad madrileña de Alcalá de Henares.

Dos años más tarde fue nombrado consejero del Banco de España (1994). En julio de 2001 el Gobierno decidió no renovarle, pero tres años más tarde el Consejo de Ministros le nombró de nuevo a propuesta del PSOE.

Es autor de varios libros sobre Derecho Administrativo, entre los que destacan: “La responsabilidad civil de la Administración Pública” (1970), “Gasto público e incumplimiento de contratos de obras educativas” (1978), “Escritos sobre autonomías territoriales” (1984), “Nueva Ley de régimen jurídico de las Administraciones Públicas” (1993), “Acción administrativa y desarrollo rural” (1994), “Acción administrativa y mundo rural” (1994) y “La reforma de la Ley de la jurisdicción contencioso-administrativa” (1995).

Unos días antes de su salida del Tribunal Constitucional, el 3 de julio de 1992, el Gobierno le otorgó la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica.

También está en posesión de la medalla de la Orden del Mérito Constitucional, que le fue otorgada por el Consejo de Ministros celebrado el 8 de junio de 2005. Jesús Leguina estaba casado con la expresidenta del Tribunal Constitucional, Emilia Casas, con quien tuvo cuatro hijos.

 

publicidad
B-aguamas-1
B-abiertojugar-ayto
B- Navidad-2017-MS
B-Quaderernillos-Megamarte
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar