Alcalá acoge una exposición sobreTomás Meabe, fundador de las Juventudes Socialistas, en su centenario

Trascurrido un siglo de la muerte de Meabe (1915), la exposición que arrancó el año pasado en Bilbao ha llegado hasta Alcalá de Henares. La muestra, organizada por los comisarios Enrique Moral y Aurelio Martín. recoge las diferentes facetas de la vida de Meabe, como político, periodista, escritor y traductor a través de diversos objetos personales, publicaciones, carteles y libros.

Los Archivos del Movimiento Obrero, Colegio San Bernardino de la UAH, acogen la exposición-homenaje al fundador de las Juventudes Socialistas, Tomás Meabe

El portavoz de educación del grupo socialista, Rafael Simancas, el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, el rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván, han presentado en los Archivos del Movimiento Obrero (calle Colegios, 7) la exposición que rinde homenaje al fundador de la Junventudes Socialistas, Tomás Meabe.

En la exposición se recogen las diferentes facetas de la vida de Meabe, como político, periodista, escritor, traductor y fundador de Juventudes Socialistas a través de diversos objetos personales, publicaciones, carteles, libros…

La Fundación Pablo Iglesias ofrece visitas guiadas para grupos a la exposición y a las instalaciones del Archivo. Desde la Fundación Tomás Meabe se ofrecen a gestionar estas visitas intermediando entre las Agrupaciones de Juventudes Socialistas y la Fundación Pablo Iglesias. Para ello, basta que  escribáis al correo o que contactéis con la Fundación a través de sus perfiles en Facebook o Twitter.

  • Tomás Meabe 1879-1915: fundador de las Juventudes Socialistas. Desde el 12 de abril al 31 de mayo en la Sede del Archivo de la Fundación Pablo Iglesias (Edificio de los Archivos del Movimiento obrero) Colegios, 7 Alcalá de Henares. Teléfono: 91 885 50 46. Se ofrecen visitas guiadas de la exposición y las instalaciones para grupos. Lunes a viernes de 10 a 14 horas. Festivos cerrado.

Nacido en la capital de Vizcaya e hijo de una familia conservadora, católica y nacionalista, tras realizar estudios mercantiles trabajó en el Banco de Bilbao. Insatisfecho con aquel horizonte, cursó y ejerció también brevemente de marino mercante, coincidiendo en esta carrera con Luis Araquistain y Gustavo de Maeztu.

Incorporado a las filas socialistas poco después de que lo hiciera su hermano José, mayor que él, pronto polemizó con su pluma frente a los nacionalistas desde las páginas de la Lucha de Clases, órgano del socialismo vasco que no tardó en dirigir. En este semanario dedicó un número monográfico a la mujer trabajadora, al tiempo que tradujo y publicó artículos de conocidos dirigentes socialistas belgas como Louis Bertrand y Émile Vandervelde. Fruto de su conocimiento de los avances del socialismo internacional, muy pronto promovió la creación en Bilbao de la Casa del Pueblo, la Universidad Popular y las Juventudes Socialistas.

A causa de su incansable actividad pública y de la defensa del ideario socialista, no tardó en conocer la cárcel de Larrinaga, en la que los tribunales pretendieron sepultarle. En una de sus frecuentes fugas al país vecino, conoció en Biarritz a Jules Guesde. Traspasada la dirección del periódico obrero a Isidro Acevedo, inició su colaboración en Adelante de Eibar, junto a su correligionario y gran amigo el Doctor José Madinabeitia, junto al que pasaría fugazmente por la masonería.

Tanto Gustavo de Maeztu como Albero Arrúe nos legaron su imagen, interpretada del natural por sus pinceles. Ambos cuadros reflejan fielmente tanto la recia personalidad como el temperamento sensible que le caracterizaron.

Tan trascendente y digna de recordar como su militancia política y la intensidad de su pensamiento -diseminado en numerosas colaboraciones periodísticas-, fue su labor intelectual. Sus Fábulas del errabundo y los Apuntes de un moribundo, editados póstumamente por Indalecio Prieto, son sus obras más relevantes. Sin menoscabo de estas, conviene recordar también sus excelentes traducciones de clásicos como Platón, Horacio, Petronio y Píndaro.

A causa de la tuberculosis, falleció en Madrid en 1915.

 

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar