El Obispo de Alcalá denunciado por “apología del discurso del odio”

La denuncia se basa en la comisión de varios delitos contemplados en los artículos 510 1) y 2) del Código Penal, por promover un discurso del odio contra las personas LGBT especialmente las personas transgénero, además de difundir un escrito cuyo contenido fomenta el odio y la discriminación contra las personas debido a su orientación sexual e identidad de género. En la denuncia se pide que se tome declaración a los denunciados, y se considera un hecho grave, por lo que se piden las penas máximas que establece la ley para este tipo de delitos.

Monseñor Reig Plá, obispo de la diócesis de Alcalá de Henares
Monseñor Reig Plá, obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, durante la Semana Santa 2016. Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

  • El Observatorio Español contra la LGBTfobia interpone una denuncia por apología del odio ante al Audiencia Provincial de Madrid al obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, y su auxiliar, José Rico Pavés, así como al obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, por su carta contra la Ley de Transexualidad de la Comunidad de Madrid, aprobada el 17 de marzo en la Asamblea.

Monseñor Reig Plá, obispo de la diócesis de Alcalá de Henares
Monseñor Reig Plá, obispo de la diócesis de Alcalá de Henares. Foto de Ricardo espinosa Ibeas

“Estamos consternados, insultados y humillados con esta grave injerencia y acusación por parte de la jerarquía católica de la Comunidad y pedimos que no se desestime nuestra denuncia y se tome declaración a los acusados” indica Estanislao Naranjo, representante legal de la organización, que espera que la Audiencia tome acciones legales contra los acusados, señalando que su misiva fomenta “un discurso del odio que propugna la exclusión social“. Francisco Ramírez, director del Observatorio, considera que la declaración de los dos obispos es “una intromisión por parte de la iglesia en las leyes de la Comunidad de madrid”, considerando que la iglesia no es “imponer su criterio en la esfera política de España”.

Esta denuncia hace referencia a las reflexiones de los religiosas después de que el pleno de la Asamblea de la Comunidad de Madrid aprobara el pasado 17 de marzo la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación, con la Abstención del PP y los votos a favor de PSOE, Podemos y Ciudadanos, con al que se concede la “plena integración social de las personas transexuales“, garantizando “la integridad corporal de los menores intersexuales hasta que éstos definan su identidad”.

Manifestando “todo el respeto hacia los que han promovido esta ley y sus posibles destinatarios“, los dos obispos condenaban la ley como injusta porque “niega lo que la recta razón conoce sobre el ser humano y olvida que el hombre no es solamente una libertad que él se crea por sí solo“. Según ellos la ley contribuye a la “pornificación de las relaciones personales y de la cultura, sexualidad sin verdad, manipulación hormonal o amputación y extirpación de órganos sanos”. Concluyendo que “la redefinición del matrimonio” abre “la puerta a que cualquier combinación afectiva pueda terminar, con el tiempo, siendo reconocida como matrimonio (…) con el tiempo se podrá exigir el presunto derecho a cualquier modificación corporal a la carta, por arbitraria que sea”.

Un delito contemplado en el artículo 510 del Código Penal

La denuncia se basa en la comisión de varios delitos contemplados en los artículos 510 1) y 2) del Código Penal, por promover un discurso del odio contra las personas LGBT especialmente las personas transgénero, además de difundir un escrito cuyo contenido fomenta el odio y la discriminación contra las personas debido a su orientación sexual e identidad de género. En la denuncia se pide que se tome declaración a los denunciados, y se considera un hecho grave, por lo que se piden las penas máximas que establece la ley para este tipo de delitos.

Entre los hechos denunciados al amparo del artículo 510 se consideran:

  • Negación de un derecho reconocido por la ley, denominándolo “supuesto derecho”, fomentando el incumplimiento de la norma.
  • Conculcación de la norma penal especialmente en los puntos 10, 12 y en las conclusiones.
  • En el Punto 10 considera que el derecho sancionador es un atentado a la libertad religiosa, lo cual es bastante ofensivo. Además se hace una clara llamada al odio contra los que se acojan a la ley, y a la insumisión a la ley.
  • En el punto 12 hace un llamamiento a la movilización contraria a la ley de sus feligreses, en un estado aconfesional, para facilitar un liderazgo católico como reacción a una supuesta conspiración mundial contra la Iglesia.
  • Concluye aludiendo a los “afectados por la ley” en lugar de a los beneficiados por la misma.
  • Fomenta el odio y la discriminación de los transexuales, rechazándolos no sólo del ámbito eclesiástico, sino del ámbito social que propugna.

“Desde el Observatorio consideramos la carta una grave injerencia en el estado de derecho, además de un insulto y una humillación fomentando un discurso del odio que propugna la exclusión social, la discriminación y injusticia contra las personas LGBT, y transexuales en particular”, ha declarado Paco Ramírez, director de STOPLGBTFOBIA.

“Además de fomentar la insumisión ante la ley, lo más grave consideramos las reflexiones para no defender la discriminación y los derechos de las personas transexuales por parte de los cristianos por basarse esos derechos en una interpretación equivocada del mundo y la naturaleza”, matiza Ramírez.

“La posibilidad de abrir la puerta a cualquier combinación afectiva debido a la aprobación del matrimonio igualitario muestra una sutil ofensa y escarnio de las personas homosexuales, comparando sus uniones con barbaridades oídas a determinados jerarcas como la unión entre un hombre y un animal, o un anciano y un bebé”, enfatiza Paco Ramírez.

“Poco tiene que ver este discurso del odio con otras voces que llaman a un acogimiento y a una inclusión de las personas LGBT en el seno de la Iglesia, manteniendo una interpretación fundamentalista de la moral cristiana que no se diferencia mucho del pasado al continuar con una concepción simplista y discriminatoria de la sexualidad, que tanto dolor y sufrimiento provoca en muchos feligreses que buscan el verdadero mensaje del Evangelio de amor, concordia y justicia”, finaliza el director del Observatorio.

Ante los ataques contra estos dos obispos, la delegación diocesana de Familia y Vida de la diócesis de Alcalá de Henares ha creado un manifiesto para adherirse al documento firmado por los prelados sobre la ley de transexualidad. Bajo el nombre “En defensa de nuestros hijos”, se propone a quien lo desee apoyar a los obispos de Alcalá de Henares y Getafe en su condena a la ley de transexualidad aprobada en la Asamblea de Madrid:

Manifiesto de adhesión al documento de los obispos de Alcalá de Henares y de Getafe sobre la «Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid» aprobada el 17 de marzo de 2016.

Delegación Diocesana de Familia y Vida de la Diócesis de Alcalá de Henares

Con profunda consternación y por responsabilidad como esposos, padres y miembros de la sociedad española, con profundo respeto a todas las personas, nos unimos, con voz potente y clara, a nuestros pastores para denunciar que, con apariencia de consenso y enraizada en la apostasía occidental “seréis como dioses”, asistimos atónitos a la aprobación de una ley arbitraria e injusta que amordaza nuestros derechos: la “Ley de  Identidad  y Expresión de Género e Igualdad  Social  y no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid”, aprobada el pasado 17 de marzo.

Esta ley ha sido aprobada, en línea con los nuevos paradigmas mundiales  que obvian, con escandaloso silencio, el lenguaje referido a la realidad de esposo, esposa, padre, madre, matrimonio, virginidad, fortaleza, esperanza, fe, pudor, verdad, belleza, bien, etc., sustituyéndolo por una construcción del lenguaje: consenso, democracia participativa, fecundación moderna, parejas, progenitor, miembro, género, ciudadanía, etc.; todo ello con dramáticas consecuencias a nivel personal y social, porque supone una verdadera colonización del corazón de nuestros hijos, de nuestras familias, de nuestra sociedad, impeliéndoles hacia el culto a la muerte, a lo feo, a la mentira, en definitiva, a la infidelidad; para todo lo cual, verdaderamente, no está hecho el corazón de nuestros hijos.

En nombre de una democracia autoritaria, se deconstruye, de forma sistemática y organizada, la realidad y la verdad. El ejercicio de este poder arbitrario se ha instalado en el campo de la educación, la sanidad y los medios de comunicación social, llevándonos a la dictadura del relativismo.

Para silenciarnos se levantan guetos contra quienes alzamos la voz afirmando que: a) la libertad sin verdad oprime a la persona (varón y mujer); b) que son nuestros hijos los que tienen derecho a un padre y a una madre; c) que somos los padres los que tenemos derecho a educar a nuestros hijos en la VERDAD PORQUE ES BUENA Y BELLA. Ahora, en cambio, nos imponen sanciones administrativas para callar nuestras voces, pero, estamos convencidos que si callamos cometemos un pecado de omisión.

Por todo esto,  AFIRMAMOS

1.Que la diferencia varón y mujer no es desigualdad, ni opresión, es diferencia para la comunión y la complementariedad.

2. Conocer el misterio de la sexualidad humana es conocer el lenguaje del amor humano: la sexualidad humana es constitutiva de la persona humana, es el modo de existir como varón (masculinidad) o como mujer (feminidad).

3. Que como padres tenemos la obligación de protagonizar la educación de nuestros hijos. Hacemos un llamamiento a todos los padres para unirnos y exigir el derecho a educar en la vocación al amor de nuestros hijos desde la infancia, adolescencia y juventud, de modo que ello les permita descubrir el don de su sexualidad como don para el amor.

4. Que madurar la masculinidad y feminidad es necesario en orden a que ello capacite a nuestros hijos para vivir una vida con sentido, belleza, verdad y con libertad: una vida de santidad.

Las familias cristianas debemos de ser hogares de acogida, acompañamiento, compromiso con el dolor del mundo; en especial con los más necesitados y sufrientes, sean cercanos o lejanos. Constatamos que las víctimas de esta trágica revolución antropológica son ya demasiadas.

La Familia cristiana es Escuela de comunión, justicia y solidaridad hacia los que son rostros vivos de Cristo crucificado entre nosotros. Creemos con firmeza y claridad que el futuro de la humanidad se fragua en la familia. No tenemos miedo. ¡Sabemos bien de Quien nos hemos fiado!

Alcalá de Henares, 23 de marzo de 2016 , Miércoles Santo

Nota :  Las adhesiones pueden mandarse, indicando nombre, apellidos y D.N.I., al email familia@obispadoalcala.org /También pueden adherirse las instituciones.


¡ ÚLTIMA HORA ! El Papa confirma el magisterio de los obispos de Getafe y Alcalá de Henares sobre la aceptación del propio cuerpo, la ideología de género, etc. A su vez, la Conferencia Episcopal Española ya se pronunció en 2008 sobre «ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas»


 

publicidad
B-Renault
B-Quadernillos-concursofotos
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

Comentar