La Universidad Laboral de Alcalá de Henares cumple 50 años

La legendaria Universidad Laboral del Alcalá de Henares, actualmente IES Antonio Machado, cumple 50 años desde que fue inaugurada por Franco en el año 1967. El acto central de la conmemoración, convocado por el Insitituto, tendrá lugar el próximo viernes 10 de marzo a partir de las 18 horas en el mismo edificio de la calle Alarpardo, barrio del Campo Ángel, donde se ubica la que fue una de las universidades laborales más emblemáticas.

  • La Universidad Laboral de Alcalá de Henares (ULAH o ULA) era un centro docente construido en 1966, perteneciente al Ministerio de Trabajo y financiado por las Mutualidades Laborales.

  • En 1979 fue renombrado como Centro de Enseñanzas Integradas de Alcalá de Henares (CEI Alcalá de Henares) y traspasado al Ministerio de Educación y Ciencia. En la actualidad se denomina Instituto de Educación Secundaria Antonio Machado (IES Antonio Machado).

Terminada en julio de 1966, la Universidad Laboral de Alcalá de Henares está situada en el denominado “Campo del Ángel”, en lo alto del cerro del mismo nombre y comenzó su primer curso en octubre  del mes de octubre de ese mismo año.

“Se parecía más a un gran hospital que a una residencia de estudiantes. Algo tuvo que ver, supongo, que su diseñador y arquitecto fuera Martín José Marcide Odriozola, uno de los líderes de esa tendencia, que muy poco antes había construido en Madrid la Ciudad Sanitaria de la Paz. Si a esa primera impresión añadimos que el mobiliario era escaso y muchas instalaciones, entre ellas las deportivas, estaban sin acabar, el panorama que ofrecía era de un provisional aplastante. Hasta el siguiente año no se normalizó todo. Recuerdo muy bien una visita de antiguos compañeros con los que había compartido estudios en Tarragona, que mostraron su extrañeza al ver las condiciones en las que habíamos arrancado. Con una capacidad para cinco mil alumnos (tres mil internos), aquel primer año apenas llegamos a mil quinientos y el retraso era tan grande que su inauguración oficial se tuvo que posponer un año”, relata uno de sus primeros alumnos en su blog

“Los alumnos estábamos repartidos en cinco colegios mayores y cuatro menores con más de 650 dormitorios, unos pocos habitaciones individuales. En aquellos primeros años, los colegios tenían nombres de colores: el Amarillo, el Verde, el Azul,… aunque más tarde se cambiaron por nombres propios: Juan de la Cierva, Gregorio Marañón,…Creo recordar que el mío era el colegio Amarillo. La verdad es que los “mayores” fuimos unos privilegiados. Nos trataban como a una “casta” y así nos lo hacían ver. No era para menos, teníamos las ventanas del futuro entreabiertas con nuestros estudios de Peritaje ya terminados. Con habitaciones en el piso once, en todo lo alto del edificio central, independientes, la mayoría individuales, un trato exquisito, una gran libertad de movimientos, vivíamos en verdad con muchas ventajas respecto al resto”.

El primer arzobispo de Madrid-Alcalá, Monseñor Casimiro Morcillo, bendice la Universidad Laboral de Alcalá de Henares en presencia del Jefe del Estado y de varios de sus ministros.

“Una curiosa anécdota, vivida en primera persona, ocurrió el día de la inauguración oficial de la Universidad. Las circunstancias: un poco cómicas. Ese día, al igual que lo hizo antes con el resto de las Laborales, acudía el general Francisco Franco. Nadie nos había dicho, o al menos yo no me había enterado, que era obligatorio asistir; así que preferí no ir. Son días de gran follón y decidí quedarme en el aula estudiando. Estaba solo, tranquilo, con mis asuntos pendientes, preparando un examen. De pronto, veo que se abre la puerta y asoma una metralleta, y detrás, como corresponde, su dueño. Me dio un buen susto, algo inesperado. Uno de los soldados encargado de la vigilancia, que de él se trataba, me pidió de buenas a primeras, con muy buenas maneras, que le sostuviera el arma mientras accedía por la ventana al tejado del edifico, una azotea plana, ideal para controlar a la masa. Así lo hice. Un momento irrepetible: ¡¡una metralleta en mis manos!!… y yo en medio de la sala. Ahora, desde la distancia, y antes también, lo recuerdo como ¡¡algo inenarrable!! Transcurría el mes de marzo de 1967 y hacía pocos meses que nos habíamos incorporado”.

En aquellos años, Alcalá de Henares ya era una ciudad de ambiente universitario, llena de estudiantes, y también de militares con la famosa Bripac al frente. En nuestros paseos por sus calles, su casco histórico, y lugares típicos de ambiente estudiantil, había también otros sitios que por la enjundia de sus personajes merecían esporádicas visitas. Uno de ellos, muy frecuentado por la brigada de paracaidistas con su boina y traje de “gala” al ristre, era el bar “La Chata”. Sus curiosos personajes parecían sacados de una novela. Me había olvidado de sus nombres hasta que hace muy poco tiempo, leyendo un relato sobre la historia de Alcalá, aparecieron de golpe en una obra teatral de Fernando Aguilera que contaba su singular historia. Allí estaban Dª María “La Chata”, y su famoso parche en el ojo, y el resto de la “compañía”: Gloria “la Ambulancia”, Florentino “el Perfumista”, Sagrario “la Churrera”, el sargento Ramírez,… Hoy, el famoso bar de entonces se ha convertido en una galería de arte·.

La Universidad laboral de Alcalá de Henares fue la séptima constituida de todas las Laborales. Una historia que comenzó en el año 1955 en Gijón, y a la que siguieron Córdoba, Tarragona y Sevilla al siguiente año. Iniciada el 1 de marzo de 1965, su construcción se terminó en un tiempo record; tanto que en el mes de octubre de 1966 ya se cursaban estudios, eso sí en condiciones aún precarias. Un edificio “gigante”, emblemático, al que por primera vez se incorporaba, no por mucho tiempo, el curso común de todas las Escuelas Técnicas Superiores. Una pequeña gran ciudad de estudiantes.

Foto de Ricardo Espinosa Ibeas

En la actualidad, el edificio central tiene unas cuantas plantas menos. En el año 1991 sufrió una reforma radical y se demolieron cinco plantas de golpe. Antes se veía desde gran parte de la ciudad, no solo por la altura de sus once pisos sino también por estar ubicado en la parte más alta del “Cerro del Ángel”; ahora el conjunto tiene una apariencia más discreta. Hoy, la antigua ULAH, convertida en el instituto “Antonio Machado”, pasa por ser el centro de enseñanza media con más alumnos de toda la Comunidad de Madrid.

  • Aquellos maravillosos laborales / Subido el 29 may. 2011 / Celebración del 40 aniversario de la llegada a la Universidad Laboral de Alcalá de Henares

 

 

 

 

publicidad
B-alcalaymas
B-ayto-ferias2017
B-Quadernillos-muestrafotos
B-Pedro Valero
Suscríbete a ALCALÁ HOY / Si te ha interesado esta información, suscríbete a ALCALÁ HOY y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias

Comenta desde tu cuenta de Facebook

Compartir

3 Comentarios

  1. Uffffffff,1º decir que aunque yo soy de otra época,mas cercana,me ha encantado el video.
    Yo estudié en la ULA ,desde el 89 al 93 ,en FP rama Delineante,no olvidaré aquellos días del primer curso,compañeros nuevos,libertad,cafetería,césped….ummm ese césped,si hablase de las mañanas de toros al sol jugando al Mus jajjaajja .
    Aun hoy hay noches que sueño que sigo alli, aunque mas que sueños son pesadillas, porque en ellas aparece uno de nuestros mas temidos profes,Don Felípe de Marco,nos daba tecnología que para nosotros era 1 clase de lo mas aburrida y le añadíamos que él , era muy serio y estricto .
    Ya han pasado unos añítos desde entonces y mas aún,de aquellos tiempos en los que salían los internos a las ventanas a saludarnos allá por los años 80 y siento nostalgia,de ver como cambia todo,como cambió el entorno de El Campo del Ángel (mi barrio) y sobre todo La Universidad,su edificio alto de internos,su entrada con estanque,poco después la piscina… pero quedan en mi memoria, profesores y compañeros ,que aún hoy,con algunos tengo contacto…
    Por estos 50 años…y otros 50 mas.
    Un saludo a todos.

  2. Unos buenos años pasamos en esa Universidad, donde puedo decir que recibí la mejor formación, en todos los sentidos, que he tenido nunca. Una pena que no sigan existiendo estos centros. Yo estuve desde el principio e hice 5, 6 y preu. Después de haber realizado 3 y 4 en Zamora

  3. Muy buenos tiempos allá por los años 80 (1982/1987). Estudié BUP en el edificio contiguo y posteriormente COU en el principal. Recuerdo aquellos pasillos sin fin y la famosa “nevera” dónde hacíamos los exámenes, la “cafeta” en la planta baja, también la piscina y los laboratorios y sobre todo algunos profesores como el Fiti en Matemáticas, Secundino y Gómez Llorente en Filosofía, Roa en Historia, Cañabate en Gimnasia… y tantos otros docentes a los que les debemos parte de lo que hoy somos. Una del mejores épocas sin duda, había mucho respeto por todo y mucho compañerismo.

    Un saludo para todos en especial para los antiguos compañeros: Gómez, Frutos, Gete, Gálvez, Barroso, Hernán, el Delicao, el clan de los Lafita y a todos y cada uno de aquellos que hicieron de aquel tiempo algo imborrable.

Comentar